Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia Por el abandono a la paz El Día del Señor ¿Quién es Jesús?  

 

 

 

Lecturas del díaOración de acción de gracias José A. Pagola Abad de la Trapa
Rezar con el salmo Vivid vigilantes Pedro M. Zalbide Jean-Pierre Bagot
Adviento: primavera al final del otoño_ Patxi Loidi José M. Castillo Javier Garrido
Comentarios de las lecturas Ayer y hoy: Vigilantes Josetxu Canibe Gustavo Gutierrez

 

 

 

DOMINGO I DE ADVIENTO

1 de Diciembre de 2019

Misa pr. sin Gl, Cr, Pf I o III Ad.

 

 

CANTOS PARA LA CELEBRACION

 

Entrada. Ven, ven, Señor, no tardes; Vamos a preparar los caminos del Señor; Tened encendida la lámpara.

Acto penitencial. Señor, ten piedad.

Salmo. Qué alegría cuando me dijeron.

Aleluya.

Ofertorio.

Santo.

Aclamación.

Comunión. Libertador de Nazaret; Señor, ven a nuestras almas; Cerca está el Señor.

Final. La Virgen sueña caminos.

 

 

 

PORTICO

La espera de la venida de Cristo al final de los tiempos no hace de los cristianos unos holgazanes que duermen el sueño beatfico de la evasión, sino que hace de ellos los seres más activos y operantes del mundo.

De aquí la exhortación primordial de Jesús: «Velad»,«¿Cuidado con el sueñe religioso!»

Aún queda un imprevisible camino para que la promesa de la nueva tierra, la tierra pacificada, tenga cumplimiento.

La Eucaristía es la plegaría del «maranatha» («ven, Señor») en el entretanto. Es la memoria que se convierte en profecía y esperanza.

Gracias a ella no temblarán nuestros pies cuando tengan que entrar cada año en la oscuridad de lo nuevo.

 


 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

Comenzamos un nuevo año litúrgico con el Adviento, que es el tiempo en que nos preparamos para celebrar la Navidad, el nacimiento de Jesús; para esperarlo, porque un día volverá como nos ha prometido; para descubrir que ya está con nosotros, porque cada día viene.

Recibimos al Sacerdote cantando.


 

 

SALUDO

En el nombre del Padre…

El Señor Jesús, a quien esperamos en este tiempo de Adviento que hoy comenzamos, esté con todos vosotros.



El símbolo que nos acompañará durante las cuatro semanas de Adviento, son cuatro velas que iremos encendiendo, una a una, cada domingo, unido a una pequeña oración:

Ven, Señor Jesús, que andamos perdidos y sin luz; ven y que tu Luz ilumine nuestra oscuridad.


El lector enciende la vela

(Mientras, el organista toca la melodía del canto de entrada)

 

 

O esta otra opción

 

MONICION DE ENTRADA. Bienvenidos a la Eucaristía de este primer domingo de Adviento, en el que inauguramos de modo predominante la lectura del evangelio de san Mateo casi todos los domingos. En este momento, la Iglesia atraviesa, como a los adolescentes, una crisis de identidad, en un mundo donde campea la increencia, donde nos sentimos pequeños, como los humildes de ese evangelio.

A lo largo de este nuevo curso litúrgico que empezamos, dejémonos encontrar con Jesús que viene a nosotros: él abrirá los ojos de nuestra fe... curará nuestros bloqueos... calmará nuestras tormentas interiores... nos liberará de nuestros enemigos... saciará nuestras hambres con su plus de misericordia...


Saludo


Que el Señor Jesús, que viene a despertar lo mejor que hay en cada ser humano, esté siempre con todos vosotros.
 

 

Acto Penitencial. Lo sabéis muy bien: es el momento, la hora ha llegado de salir de nuestra inconsciencia, de nuestra noche, para abrirse al nuevo día que no tendrá ocaso. Dejemos pues las obras de la tiniebla. Revistámonos de la luz, que es Cristo.

- Tú, Jesús, has venido como obrero de la paz: Señor, ten piedad.

- Tú, Jesús, nos liberas del miedo y la desconfianza: Cristo, ten piedad.

- Tú, Jesús, volverás otra vez a nuestro mundo a culminar tu obra de paz. Señor, ten piedad.


ORACION COLECTA. OREMOS
. Dios y Padre nuestro, despierta en nosotros el deseo de descubrir tu camino, un camino que nos conduce a la esperanza, y nos hace estar más atentos al sufrimiento que existe en este mundo. Te lo pedimos por medio de J. N. S.
 

 O

 

ORACION COLECTA. OREMOS. Oh Dios, nuestro Padre, en este mundo náufrago por la injusticia, no dejes que nos gane el sueño de la inconsciencia y la irresponsabilidad ante el hermano solo y desamparado. Dirige nuestra mirada hacia aquel que viene a hacer florecer la paz entre nosotros. Ayúdanos a estar siempre alerta en la fidelidad hacia ti, para prepararte los caminos a la llegada de tu Reino, del mundo nuevo. Te lo pedimos Por J.N.S.

 

Monición a las lecturas.

El Señor no podrá venir a nosotros si estamos ocupados y llenos de cosas.

Él necesita espacio en nuestra vida, en nuestras relaciones y en nuestro corazón.

Hoy, como siempre, tiene algo que decirnos, escuchémosle.

 

Primera lectura.

Abramos el oído y el corazón a la Palabra de Dios, hoy como Palabra de paz, Palabra que sale de Jesucristo y que convoca y reconcilia a todos, para construir con él la "ciudad de la paz", que eso es lo que significa el nombre de Jerusalén.

 

Segunda lectura.

Escuchemos cuáles son las recomendaciones de san Pablo para mantenerse despiertos: ¡no hay un minuto que perder!

 

Evangelio.

Nos sentimos sin saber el momento de la vuelta de Jesús resucitado. Por eso, cada momento de nuestra vida adquiere un valor nuevo: está marcado por la posibilidad de encontrarnos con Jesucristo, el que está viniendo a nuestras vidas en este mismo momento.
 

 

CREDO. Porque confiamos en la Palabra de Dios, proclamamos el credo de nuestra fe.

 

Oración universal: En este momento, vamos a hacernos portavoces de tantas personas que están pasando por situaciones muy dolorosas y se las presentamos al Padre. Respondemos diciendo: “Ven, Señor, Jesús”

1.- En nuestro mundo hay demasiada violencia, guerras, odios, asesinatos, injusticias; para que no nos enfrentemos pueblo contra pueblo, sino que todos podamos vivir en paz, libertad y justicia. Oremos. “Ven, Señor, Jesús”

2.- Adviento es tiempo de fortalecer la esperanza; para que vivamos con los ojos bien abiertos, siendo conscientes del sufrimiento de tanta gente, y ofrezcamos gestos de ánimo, apoyo y cariño a quienes tenemos cerca. Oremos. “Ven, Señor, Jesús”

3.- Vivimos atrapados por el consumismo, que en este mes se manifiesta de una manera exagerada; para que seamos austeros y ayudemos a quienes están pasando hambre y necesidad. Oremos. "Ven, Señor, Jesús”

4.- Por nosotros, que no sabemos qué día vendrá el Señor; para que dándonos cuenta del momento en que vivimos, dejemos las actividades de las tinieblas y caminemos a la luz de Cristo. Oremos. “Ven, Señor, Jesús”

Te lo pedimos por JNS.

 

 

O

 

Oración universal: En este día en el que Dios nos descubre el gran regalo del tiempo presente, como tiempo para el encuentro con Dios, como el tiempo de cortejar entre los novios, oremos para que se supere la irresponsabilidad y la inconsciencia ambiental ante los problemas sociales y medioambientales:

-Por los cristianos que estamos divididos en multiplicidad de confesiones, para que nos una el compromiso común en favor de la paz y del cuidado de la Casa Común... roguemos al Señor.

-Por los países ensangrentados por las guerras y el hambre, para que el amor, que es más poderoso que el odio, vuelva a sembrar la paz y la prosperidad... roguemos al Señor.

-Por las familias que sufren mucho, o por la división de sus miembros, o por el duelo ante la pérdida de sus seres queridos... roguemos al Señor.

-Por nuestra comunidad cristiana, por los hermanos presentes y también los ausentes, especialmente los que han dejado de encontrarse con nosotros y no encuentran camino para volver... roguemos al Señor.

Señor Jesucristo, tú dijiste: "Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios". Ayúdanos, Jesús, a trabajar sin descanso, hasta instaurar contigo la única justicia que garantice a todos una paz firme y auténtica. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.


 

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

Padre misericordioso, sentimos cuán fiel eres con nosotros, por eso, creemos en tu promesa de que a este mundo tú lo transformarás en el cielo nuevo y la tierra nueva donde habitará la justicia. Traemos, pues, este pan y este vino, para que se conviertan en el signo anticipado de esa novedad y tome cuerpo ya tu promesa en el tiempo presente.

 

 

PREFACIO

En verdad es justo y necesario darte gracias, Padre,

en todo momento de nuestra existencia.

Pues tú nos has elegido para que vivamos felices contigo por toda la eternidad.

A veces, los afanes de la vida

nos hacen olvidar que todo tendrá un final feliz,

y no pocas personas se olvidan de la grandeza de tu designio.

Pero tú sales a nuestro encuentro, cada día, en los hermanos;

cada año, en la celebración de la Navidad,

para recordarnos que tú también vendrás al final

para purificar todo pecado y suprimir el sufrimiento y el dolor, que tanto nos ahogan.

Por eso, Padre, queremos celebrarte y darte gracias,

y, unidos a los ángeles y los santos,

cantamos, unánimes, el himno de tu gloria y tu alabanza.

Santo, Santo, Santo...

 

Monición al Padre nuestro.

Jesús vino a traernos todo el amor de Dios que es nuestro Padre y nos quiere y nos da el pan y el perdón. Con amor de hijos en nuestros corazones rezamos como Cristo nos enseñó: PADRE NUESTRO...

 

 

Monición a la paz.   

El Señor que regaló su paz a sus más íntimos amigos, nos la conceda hoy a nosotros, como señal y signo del Reino al que nos invita y como exigencia de que la hemos de sembrar en nuestras casas, en nuestro pueblo, en la convivencia y en la amistad, para que no haya lugar entre nosotros a las divisiones y al desamor. 

Nos damos la paz con cariño y alegría.                  

 

 

Invitación a la comunión.

En paz unos con otros, encendida la esperanza, preparémonos para comulgar el pan de los cielos. Quien coma de este pan no puede dormir más, porque el Espíritu le guarda en vela.

 

 

POSCOMUNION. OREMOS. Te damos gracias, Señor por habernos invitado a tu mesa. Concédenos que, en este tiempo de Adviento vivamos despiertos y vigilantes, y descubramos tu presencia en quien nos necesita. Por J. N. S.
 

 

 O

 

POSCOMUNION. OREMOS. Al darte gracias, Padre de bondad, por darnos la vida de Cristo en esta Eucaristía, te pedimos que la esperanza puesta en ti nos mantenga siempre en alerta, para que la venida de tu Hijo Jesucristo no nos coja de improviso, sino que siempre nos sorprenda tu amor inmenso e incondicional.


 

 AVISO:

El próximo domingo, día 8, es la fiesta de la Inmaculada.

Ese día, se celebra en nuestra Diócesis el Día del Seminario. La oración y la colecta de serán destinadas a este fin.

 

Monición del sacerdote al canto de la Virgen antes de la bendición

 Adviento es el tiempo oportuno para recordar a María, la primera creyente; la primera que esperó con enorme gozo la llegada de su Hijo Jesús. Juntos cantamos a María:

 

Bendita tú entre las mujeres

Y bendito el fruto de tu vientre

 

Proclama mi alma la grandeza del Señor,

Se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador;

Porque ha mirado la humillación de su esclava.

 

Bendita tú entre las mujeres

Y bendito el fruto de tu vientre.

 

 

DESPEDIDA

Id con la luz de Cristo. Despertad como vosotros habéis sido despertados. Estad alerta y alertad a todos de la trascendencia del tiempo presente: es el Resucitado quien vuelve a sus hermanos. Podéis ir en paz...

 

ORACION DE ACCION DE GRACIAS


Señor, no te canses de venir a nuestras vidas,
aunque estemos distraídos o dormidos.
Despiértanos, sacude nuestros corazones
para que se nos abran los ojos
y podamos captar la belleza oculta
en los acontecimientos, por cotidianos que sean,
por irrelevantes que nos parezcan.

Inunda nuestro corazón del anhelo de encontrarte,
de un deseo profundo de estar contigo.

Estamos rendidos de tanta banalidad,
de ignorar el verdadero valor de lo que Tú nos das.

Convierte las espadas y las lanzas
de nuestro corazón,
la violencia que permanece en nuestro interior,
en arados y hoces
para que la cosecha sea copiosa,
porque damos fruto abundante.

Prepáranos para la paz,
que renunciemos a las rivalidades
y al afán de protagonismo
para que puedas sosegar nuestros corazones
y nuestras relaciones.

Ayúdanos a subir a tu montaña,
necesitamos ponernos en camino
para encontrarte una vez más.
 

         

 

  

Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia Perdón, Amor El Día del Señor ¿Quién es Jesús?