Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

PARROQUIA DE SAN VICENTE MÁRTIR DE ABANDO. BILBAO

 

 

Celebración de la Eucaristía de días laborables

 

primera semana de adviento

Del 3 de Diciembre al 8 de Diciembre

 

 

LUNES de la primera semana de adviento

 

 

SAN FRANCISCO JAVIER

 Lecturas del día, continuadas

 

En el nombre del Padre...

El Señor, que nos ofrece su Palabra como Palabra de vida, esté con todos vosotros.

 

Monición de entrada. La liturgia de hoy, nos invita a acoger el Mensaje de Jesús con fe y a ponerlo en práctica con decisión y alegría.

Todos sabemos que ser fieles a la verdad, a la Palabra de Dios, es la que en los momentos de dificultad nos ayuda, nos libera.

Precisamente con este mensaje, hacemos memoria de Francisco Javier, misionero incansable, que puso su vida al servicio del evangelio, recorrió la India y el Japón durante diez años y convirtió a muchos a la fe.

Damos gracias a Dios en esta Eucaristía por todo ello.

 

Acto Penitencial: El mandamiento del amor, es la base de todo creyente. En un momento de silencio, revisemos nuestras actitudes y pidamos perdón por todas nuestras faltas.

 - Por las veces que decimos amar y no lo hacemos. Señor, ten piedad.

- Porque edificamos nuestra vida sobre valores puramente humanos. Cristo, ten piedad.

- Porque recibimos tu Palabra de modo superficial y con miedo a practicarla. Señor, ten piedad.

 Dios, nuestro Padre, tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

 

Oración Colecta. Oremos. Señor y Dios nuestro: tú has querido que numerosos pueblos llegaran al conocimiento de tu nombre por la predicación de San Francisco Javier, te pedimos que también nosotros imitemos su espíritu de servicio por la expansión de la fe, y que tu Iglesia encuentre su gozo en evangelizar a todos los hombres. Por NSJC, tu Hijo...

 

  Oración del día

Oración Colecta. Oremos. Señor, ven en nuestra ayuda; que tu amor y tu perdón apresuren la salvación que nuestros pecados retardan. Por NSJC, tu Hijo...

 

Monición a la primera lectura. (Is. 26, 1-6)

El profeta Isaías ofrece un himno de acción de gracias a Dios porque ha transformado la situación de su pueblo.

La promesa del Señor se cumplirán: los enemigos serán derrotados y reinará una paz perfecta por la fidelidad de los humildes.

 

Salmo. 117

 

Monición al Evangelio. (Mt 7,21.24-27)

El verdadero discípulo de Jesús oye su Palabra y la pone en práctica.

Jesús no se contenta con ser aceptado como Señor y Maestro, sino que quiere conducirnos a actuar según la voluntad del Padre.

 

Oración universal: Presentamos nuestras necesidades al Señor, confiados en que él siempre nos escucha.

 1.- Para que no edifiquemos nuestra vida sobre valores puramente humanos que se derrumben a la menor contrariedad. Roguemos al Señor.

2.- Para que en medio de tantas crisis, incertidumbres, discusiones, y diferencias, los cristianos hagamos un esfuerzo por volver a la verdad del Evangelio. Roguemos al Señor.

 3.- Para que las personas que sufren en el cuerpo o en el espíritu, encuentren esperanza en el amor de Dios Padre y consuelo en todos nosotros. Roguemos al Señor.

 4.- Para que siguiendo el ejemplo de Jesús, intentemos escuchar a los de sin techo, acoger al inmigrante y, colaboremos en la sociedad con sensatez y justicia. Roguemos al Señor.

5.- Para que el ejemplo de San Francisco Javier sea estímulo para los misioneros y crezca en nosotros el interés en el anuncio del Evangelio a los que lo desconocen.  Roguemos al Señor.

6.- No podemos olvidar hoy, a todos los misioneros-as que están trabajando incansablemente por los valores del Reino de Dios, arriesgando incluso sus vidas. Pedimos especialmente por los que están en el Zaire y Ruanda. Roguemos al Señor.

 Escucha, Señor, la oración de tu pueblo. Te lo pedimos por JNS.

 

Poscomunión. Oremos. El sacramento que hemos recibido, Señor, despierte en nosotros el mismo amor que tuvo San Francisco Javier por todos sus hermanos; así trabajando según los compromisos de nuestra vocación, conseguiremos el premio que tú has prometido a aquellos que te sirven con un corazón sincero.  Por JNS.

 

Oración del día

POSCOMUNION. OREMOS. Señor, que la celebración de esta Eucaristía dé frutos en nosotros; y descubramos, en nuestra vida, el misterio de tu amor. Por JNS.

 

Despedida. Cuando la misa termina, comienza nuestra misión: llega la hora de poner en práctica la palabra, el mensaje aquí escuchado. Seguro que hoy el Señor nos ha dicho algo que quiere de nosotros. Vamos a procurar hacerlo, porque esa es nuestra misión. 

 

 


 

martes de la primera semana de adviento

 

En el nombre del Padre...

El Señor, que dirige nuestros corazones para que amemos a Dios, esté con todos vosotros.

 

Monición de Entrada. Este segundo día de la semana de Adviento es una oportunidad que se nos brinda para acercarnos a Jesús con nuestra pobreza y sencillez de corazón y él nos llenará de sus dones. Así lo pedimos en esta Eucaristía.

 

Acto Penitencial: Comenzamos pidiendo perdón, en un momento de silencio, con sencillez y humildad.

 -      Señor, ten misericordia de nosotros.

     Porque hemos pecado contra ti.

-      Muéstranos, Señor, tu misericordia.

     Y danos tu salvación.

 

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

 

ORACIÓN Colecta. Oremos. Señor y Dios nuestro, acoge favorablemente nuestras súplicas y ayúdanos con tu amor; que la presencia de tu Hijo, ya cercano, nos renueve y nos libre de caer en pecado. Por NSJC, tu Hijo...

 

Monición 1ª lectura. (Is. 11,1-10)

Cuando los problemas aprietan, cuando la situación del pueblo es angustiosa por la amenaza del enemigo, el profeta enciende la esperanza con el anuncio de los tiempos mesiánicos: “Un retoño florecerá de la raíz de Jesé y devolverá a la creación la armonía rota por el pecado".

Será el Espíritu del Señor quien establecerá la paz basada en la justicia.

 

Proclamación de la lectura

 

Salmo 71

 

Monición al Evangelio. (Lc. 10, 21-24)

“Has escondido estas cosas a los sabios y las has revelado a la gente sencilla”.

Sólo los sencillos, es decir, los abiertos, los siempre en búsqueda, los no satisfechos, los conscientes de su limitación, los preocupados, los inquietos, los que se esfuerzan cada día por mejorar el mundo actual y de los hermanos. Sólo ellos, y nosotros, si sabemos hacernos como ellos, podremos creer y esperar, trabajando por la llegada del Reino de Dios.

 

Oración universal: Al Padre del cielo, que quiere traer su reino a la tierra y que se revela a los sencillos, presentamos nuestra oración.

 1.- Para que en nuestra vida abunde más el amor, la justicia y la paz. Roguemos al Señor.

 2.- Para que por nuestro testimonio cristiano, aumente en la sociedad una mayor armonía entre los hombres y una mayor esperanza en el Reino de Dios. Roguemos al Señor.

 3.- Por todos los hombres, mujeres y niños que están sufriendo por las guerras y por las injusticias de los hermanos. Roguemos al Señor.

 4.- Particular o del día.

 Ven, Señor, Jesús y convierte nuestro corazón. Por JNS.

 

Poscomunión. Oremos. Te pedimos, Señor, que esta comunión que hemos recibido nos prepare a las fiestas que se acercan, purificándonos de todo pecado. Por JNS.

 

Despedida. Dios va a continuar convirtiendo en realidad la bella poesía de su promesa: “Lobos y corderos pacerán juntos”.

Que la sencillez que nos pedía el evangelio se traduzca en disponibilidad, para que seamos instrumentos de su paz, facilitando la convivencia, el diálogo, la comprensión a nuestro alrededor.

 

 

 

MIERCOLES de la primera semana de adviento

 

En el nombre del Padre...

 El Señor, que dirige nuestros corazones para que amemos a Dios, esté con todos vosotros.

 

Monición de Entrada. La promesa de un festín suculento y su cumplimiento simbólico en la multiplicación de los panes, constituye el mensaje de esta celebración.

El banquete es símbolo de alegría y de vida. Por eso se celebra alegremente el triunfo definitivo de la vida; porque Dios ha intervenido trayendo la salvación y destruyendo todos los signos de llanto y de duelo.

 

Acto penitencial: Con sencillez y confianza pedimos perdón.

 - Porque con frecuencia vivimos desanimados pensando que no hay solución para nuestros problemas. Señor, ten piedad.

 - Porque somos ambiciosos de poder, de riqueza, de saberlo todo. Cristo, ten piedad.

 - Porque no buscamos a Dios como el centro de nuestra vida. Señor, ten piedad.

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

 

Oración Colecta. Oremos. Señor y Dios nuestros, prepara nuestros corazones con la fuerza de tu Espíritu para que cuando llegue Jesucristo, tu Hijo, nos encuentre dignos de sentarnos a tu mesa y él mismo nos sirva en el festín eterno. Por NSJC, tu Hijo...

 

Monición a la primera lectura. (Is. 25,6-10ª)

La imagen de un festín de manjares suculentos y vinos de solera, es la que hoy nos ofrece Isaías para anunciar el día del Señor. Será el gran día de Dios. Enjugará nuestras lágrimas, aniquilará la muerte para siempre, cumplirá nuestras esperanzas. Todo será fiesta y gozo con su salvación.

 

Proclamación de la lectura.

 

Salmo. 22

 

Monición al Evangelio. (Mt. 15,29-37)

Al igual que Dios alimentó a su pueblo, en su peregrinación por el desierto. Jesús también "toma el pan, da gracias y lo reparte a todos". Jesús tuvo compasión de la multitud: les atendió y se interesó por ellos. No fue frío ni indiferente porque su misma naturaleza consiste en actuar con amor y compasión.

 

Oración universal: Presentamos al Señor nuestras inquietudes, con sencillez y confianza.

 1.- Para que la Palabra de Dios sea el fundamento de nuestros criterios, de nuestra conducta y de nuestro modo de actuar. Roguemos al Señor.

 2.- Por quienes no viven en paz a causa de su falta de salud, de trabajo, de familia, de amistad; y por quienes siembran en nuestra sociedad el desconsuelo, el rencor, y la muerte. Roguemos al Señor.

 3.- Para que por nuestro testimonio cristiano aumente en la sociedad una mayor armonía entre los hombres y una mayor esperanza en el Reino de Dios. Roguemos al Señor.

 4.- Por quienes no sienten necesidad del Señor porque se hallan hartos de otros muchas cosas innecesarias. Roguemos al Señor.

 Escucha, Padre, las peticiones de tus hijos, y ayúdanos a intensificar la presencia de Jesús en nosotros. Por JNS.

 

Poscomunión. Oremos. Señor, que fructifique en nosotros la celebración de estos sacramentos, con los que tú nos enseñas, ya en nuestra vida mortal, a descubrir el valor de los bienes eternos y a poner en ellos nuestro corazón. Por JNS.

 

Despedida. Dios nos ha repartido a manos llenas su pan. No tengamos miedo a compartirlo durante el día con generosidad en mil detalles de atenciones y delicadezas con los que nos rodean. No tengamos miedo, porque cuanto más se da, más se multiplica hasta sobrar.


 
 

 

JUEVES de la primera semana de adviento

 
En el nombre del Padre...

El Señor, que nos ofrece su Palabra como Palabra de vida, esté con todos vosotros.
 
Monición de entrada. La liturgia de hoy, nos invita a acoger el Mensaje de Jesús con fe y a ponerlo en práctica con decisión y alegría.

Todos sabemos que ser fieles a la verdad, a la Palabra de Dios, es la que en los momentos de dificultad nos ayuda, nos libera.

Damos gracias a Dios en esta Eucaristía por todo ello.
 
Acto Penitencial: El mandamiento del amor, es la base de todo creyente. En un momento de silencio, revisemos nuestras actitudes y pidamos perdón por todas nuestras faltas.

- Por las veces que decimos amar y no lo hacemos. Señor, ten piedad.

- Porque edificamos nuestra vida sobre valores puramente humanos. Cristo, ten piedad.

- Porque recibimos tu Palabra de modo superficial y con miedo a practicarla. Señor, ten piedad.

Dios, nuestro Padre, tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.
 


Oración Colecta. Oremos. Señor, ven en nuestra ayuda; que tu amor y tu perdón apresuren la salvación que nuestros pecados retardan. Por NSJC, tu Hijo...
 


Monición a la primera lectura. (Is. 26, 1-6)

El profeta Isaías ofrece un himno de acción de gracias a Dios porque ha transformado la situación de su pueblo.

La promesa del Señor se cumplirán: los enemigos serán derrotados y reinará una paz perfecta por la fidelidad de los humildes.
 
Salmo. 117
 


Monición al Evangelio. (Mt 7,21.24-27)

El verdadero discípulo de Jesús oye su Palabra y la pone en práctica.

Jesús no se contenta con ser aceptado como Señor y Maestro, sino que quiere conducirnos a actuar según la voluntad del Padre.
 


Oración universal: Presentamos nuestras necesidades al Señor, confiados en que él siempre nos escucha.

1.- Para que no edifiquemos nuestra vida sobre valores puramente humanos que se derrumben a la menor contrariedad. Roguemos al Señor.

2.- Para que en medio de tantas crisis, incertidumbres, discusiones, y diferencias, los cristianos hagamos un esfuerzo por volver a la verdad del Evangelio. Roguemos al Señor.

3.- Para que las personas que sufren en el cuerpo o en el espíritu, encuentren esperanza en el amor de Dios Padre y consuelo en todos nosotros. Roguemos al Señor.

4.- Para que siguiendo el ejemplo de Jesús, intentemos escuchar a los de sin techo, acoger al inmigrante y, colaboremos en la sociedad con sensatez y justicia. Roguemos al Señor.

Escucha, Señor, la oración de tu pueblo. Te lo pedimos por JNS.
 


POSCOMUNION. OREMOS. Señor, que la celebración de esta Eucaristía dé frutos en nosotros; y descubramos, en nuestra vida, el misterio de tu amor. Por JNS.
 


Despedida. Cuando la misa termina, comienza nuestra misión: llega la hora de poner en práctica la palabra, el mensaje aquí escuchado. Seguro que hoy el Señor nos ha dicho algo que quiere de nosotros. Vamos a procurar hacerlo, porque esa es nuestra misión. 
 

 

 

VIERNES de la primera semana de adviento

 

Saludo

 En el nombre del Padre...

 El Señor que viene a visitar a su pueblo con la paz y a comunicarnos la vida eterna, esté con todos vosotros.

 

Monición de entrada.

La liturgia de hoy, nos ha saludado con un mensaje gozoso y esperanzado, como el que acabamos de escuchar. El Señor viene a visitar a su pueblo con la paz; él nos trae de verdad una vida libre de toda limitación, para poder gozarla con ojos nuevos, los de la fe.

Pidamos al Señor que nos conceda la paz de su perdón para disfrutar de su amor hecho vida en la Eucaristía.

 

Acto Penitencial: (Un momento de silencio)

 - Porque pedimos paz, y nuestras actitudes son con frecuencia violentas. Señor, ten piedad.

- Porque no somos capaces de perdonar, ni de olvidar, cualquier faena que nos puedan hacer. Cristo, ten piedad.

 - Porque no te agradecemos lo suficiente la vida, y el amor que nos tienes. Señor, ten piedad.

 Dios, nuestro Padre, tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

 

Oración Colecta. Oremos. Señor, tú que hiciste al obispo S. Ambrosio doctor de la fe católica y ejemplo admirable de fortaleza apostólica, promueve en medio de tu pueblo hombres y mujeres que, viviendo según tu voluntad, sirvan a tu Iglesia con sabiduría. Por NSJ, tu Hijo...
 

 

Oración del día

Oración Colecta. Oremos. Ven, Señor Jesús, que tu corazón liberador nos salve de los peligros que nos amenazan a causa de nuestros pecados. Te lo pedimos por JNS.

 

Monición a la 1ª lectura. (Is. 29, 17-24)

 Junto a la imagen poética del desierto convertido en vergel, el anuncio concreto de que los ciegos verán, los sordos oirán, los pobres y oprimidos se alegrarán en el Señor, se anuncia una liberación total: de las limitaciones personales, de la opresión social y hasta de la esterilidad de la tierra. Es la salvación de Dios para los hombres en su historia y en su realidad personal.

 

Salmo 26

 Monición al Evangelio. (Mt. 9, 27-31)

¿Creéis que puedo hacerlo? Y se le abrieron los ojos.

Preciosa enseñanza sobre la fe, que hoy nos brinda Mateo. Vivir atentos a Cristo que pasa; saltar y acudir a Él insistiendo: “Ten compasión”. ¡Sí creo!, ¡Sí puedes!. Luz nueva para unos ojos ahora luminosos; actitud nueva: seguirle, ir hablando de él. ¡Qué ocasión tan buena para analizar nuestra fe!

 

Oración universal: Con ojos nuevos, iluminados por la fe, acudimos al Padre en quien Jesús nos invita a confiar y a quien nos enseña a rezar, pidiéndole por todas las necesidades del mundo.

 1.- Por la Iglesia, por todos los bautizados, para que seamos capaces de dejar a Dios realizar una profunda transformación en nosotros. Roguemos al Señor.

 2.- Por los que tienen dificultades en creer, para que encuentren en la esperanza de los cristianos una luz que los conduzca a su encuentro con el Señor. Roguemos al Señor.

 3.- Por las familias, para que se vivan un ambiente donde sea fácil escuchar la voz de Jesús y se dé a los hijos el apoyo que necesitan para seguirlo. Roguemos al Señor.

 4.- Por los que celebramos esta Eucaristía, para que no tengamos miedo de proclamar y testimoniar nuestra condición de cristianos, en donde nos encontremos. Roguemos al Señor.

 Gracias, Padre, por los buenos deseos que nos inspira el Espíritu de tu Hijo, Jesucristo nuestro Señor.

 

Poscomunión. Oremos. Alimentados con esta Eucaristía, te pedimos, Señor, nos concedas sabiduría para valorar los bienes de la tierra amando intensamente los del cielo. Por JNS.

 

 

Despedida. La luz de Cristo ha iluminado nuestros ojos. Que seamos capaces de ver la salvación que hoy nos seguirá llegando a través de mil detalles en los que el Señor se nos va a acercar pasando a nuestro lado.

 

 

 

SABADO de la primera semana de adviento

 

FESTIVIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía