Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

Indice de Adviento

 

 

PARROQUIA DE SAN VICENTE MÁRTIR DE ABANDO
UNIDAD PASTORAL ABANDO-ALBIA
BILBAO


CELEBRACIÓN COMUNITARIA DEL SACRAMENTO DEL PERDÓN
ADVIENTO - ESPERANZA

18 Diciembre 2018



1.- Canto de entrada

Ven, Salvador, ven sin tardar, tu pueblo santo, esperando esta.

Zatoz, Jauna, zatoz lurrera, zure erria salbatzera.



2.- Monición de entrada

En este momento en que nuestra sociedad vive un ambiento de desaliento y desesperanza tanto a nivel político, laboral y económico, como en nuestras relaciones sociales, nos reunimos para esta celebración penitencial, que debe ser un paso adelante en nuestro caminar. Ella nos va a ayudar a descubrir que la esperanza no es una ilusión engañosa, que quien vive con esperanza es porque quiere tomar en serio la vida y quiere descubrir todas las posibilidades que se encierran para el futuro, un futuro que es necesario construir con esperanza.

3.- Saludo del sacerdote

El tiempo de Adviento nos impulsa a estar atentos a los signos que "Dios nos da para prepararnos al día de su venida: «Despertad y abrid los ojos.... Estad atentos y no os dejéis adormecer el corazón».

Que Dios Padre nos guíe con la luz de su palabra. Que su hijo Jesús fortalezca nuestra fe y esperanza y que su Espíritu de Amor esté con todos vosotros.



4.- Oración

Oremos. Señor, Dios nuestro, en este tiempo de gracia, renueva nuestros corazones en la esperanza de la Salvación que nos viene de ti. (silencio)

Tú vienes esta tarde,
Señor, a sentarte a nuestro lado
para estar con nosotros.
No vienes para que todo siga igual,
vienes a cambiar muchas cosas dentro de nosotros.

Abre nuestros ojos para descubrirte presente
en el mundo que nos rodea.

Líbranos de nuestra sordera para percibir tu voz,
en quienes piden ayuda.

Y sálvanos de los dioses falsos
que nos hemos fabricado.

Ven y sálvanos, Dios nuestro,
Dios amigo nuestro.

Por tu Hijo J.N.S.



LITURGIA DE LA PALABRA


5.- Monición a la primera lectura

Isaías proclama la esperanza y la fe que le animan. Es la fe y la esperanza de que un día el bien, la justicia y la paz triunfarán. Cristo es quien transformará todos estos deseos de los hombres al hacerlos suyos.


6.- Lectura del libro de Isaías: 11, 1-10

Aquel día, brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago. Sobre él se posará el espíritu del Señor: espíritu de prudencia y sabiduría, espíritu de consejo y valentía, espíritu de ciencia y temor del Señor. Le inspirará el temor del Señor.

No juzgará por apariencias ni sentenciará sólo de oídas; juzgará a los pobres con justicia, con rectitud a los desamparados. Herirá al violento con la vara de su boca, y al malvado con el aliento de sus labios. La justicia será cinturón de sus lomos, y la lealtad, cinturón de sus caderas.

Habitará el lobo con el cordero, la pantera se tumbará con el cabrito, el novillo y el león pacerán juntos: un muchacho pequeño los pastorea. La vaca pastará con el oso, sus crías se tumbarán juntas; el león comerá paja con el buey. El niño jugará en la hura del áspid, la criatura meterá la mano en el escondrijo de la serpiente.

No harán daño ni estrago por todo mi monte santo: porque está lleno el país de ciencia del Señor, como las aguas colman el mar. Aquel día, la raíz de Jesé se erguirá como enseña de los pueblos: la buscarán los gentiles, y será gloriosa su morada.


PALABRA DE DIOS



7.- Canto interleccional

El pueblo empieza a caminar ¡VEN Y SÁLVANOS!
Se acerca ya su libertad ¡VEN Y SÁLVANOS!
OYE, PADRE, EL GRITO DE TU PUEBLO.
OYE, PADRE, MANDA AL SALVADOR.

 

8.- Monición al Evangelio:

En el Evangelio vamos a escuchar cómo Juan Bautista predica la conversión ante la inminencia del Reino. La respuesta del pueblo ha de concretarse en actitudes que faciliten la penetración y presencia del Mesías.


9.- Lectura del santo evangelio según san Lucas (3,10-15)

En aquel tiempo la gente preguntaba a Juan: ¿Y qué debemos hacer? Y él contestaba: El que tenga dos capas, ceda una al que no tiene ninguna: el que tenga comida, compártala con el que no la tiene.

Unos publicanos que se acercaron a Juan para que los bautizará, le preguntaron:

- Maestro, ¿qué debemos hacer?

El les dijo: -No exijáis más tributo del que señala la ley.

También le preguntaron unos soldados:

- Y nosotros, ¿qué debemos hacer? Les contestó:- Conformaos con vuestra paga y no hagáis extorsión ni chantaje a nadie. Con todo esto, la gente estaba en expectación, preguntándose si Juan no sería, quizá, el Mesías.


PALABRA DEL SEÑOR


10.- Examen de conciencia y petición de perdón

Vamos a dejamos interpelar por San Juan Bautista:

S. «No os hagáis ilusiones pensando: Abrahám es nuestro padre».

Perdón, Señor,

- porque despreciamos a los que son de otra raza, de otro partido, de otra
Iglesia;

- porque miramos por encima del hombro a los que no piensan como
nosotros;

- porque nos quedamos satisfechos sólo con nuestras prácticas religiosas.

R/ PERDÓN, SEÑOR, HEMOS PECADO.


S- “El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene”


Perdón, Señor,

- porque nos resistimos a compartir con otros los bienes que Tú nos has dado;

- por habernos desentendido de la situación angustiosa en que se encuentran algunos hermanos nuestros (parados, inmigrantes, emigrantes, ancianos, enfermos , presos...);

- porque hemos hecho gastos superfluos que son un insulto al pobre;


R/ PERDÓN, SEÑOR, HEMOS PECADO.



S- “No exijáis más de lo establecido”

Perdón, Señor,

- porque hemos sido injustos en nuestras apreciaciones sobre los demás, no viendo el bien que hay en ellos y sospechando el mal sin fundamento;

- porque hemos sido jueces implacables y severos de nuestros hermanos;


R/. PERDÓN, SEÑOR, HEMOS PECADO.


S- “No hagáis extorsión a nadie”.

Perdón, Señor,

- porque hemos tratado duramente a los demás, descargando sobre ellos nuestro mal humor;

- porque hemos sido duros e intransigentes en nuestras relaciones humanas;

- porque hemos alimentado en nosotros sentimientos de rencor y venganza, y nos hemos negado a perdonar;

- porque no hemos trabajado suficientemente en favor de la paz y de la comprensión y respeto mutuos;



R/. PERDÓN, SEÑOR, HEMOS PECADO.

S- “El pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban en su interior».

Perdón, Señor,

 
- por no interrogarnos a nosotros mismos a la luz de las exigencias de tu Palabra;

- por no haber reaccionado debidamente ante situaciones injustas, inmorales:

- por no haber contribuido al aumento de la esperanza en el ambiente en que nos movemos;

- por no haber encontrado tiempo suficiente para la oración y la meditación de la Palabra de Dios;



R/ PERDÓN, SEÑOR, HEMOS PECADO



11.- Confesión y Absolución

Es el momento de acercarnos al sacerdote. Le expresamos nuestra condición de pecadores y nuestra actitud de arrepentimiento, pidiéndole el perdón de Dios. Él nos acogerá y con la absolución por mis fallos, tendré la seguridad de la acogida, del abrazo de Dios y de mi reencuentro con la comunidad cristiana atenta a las necesidades del prójimo. Recoged la tarjeta de las Obras de Misericordia


Música de fondo


12.- Acción de gracias

 María, la joven de Nazaret, la Virgen creyente, es nuestro principal modelo en el tiempo de Adviento.

 Ella espera la salvación de Dios, Ella está dispuesta a colaborar, Ella es fiel al camino que Dios le pide.

 Ella, fecunda por el Espíritu, trae al mundo, con todo su amor, al Hijo de Dios.



BENDITA TU ENTRE LAS MUJERES
Y BENDITO EL FRUTO DE TU VIENTRE.

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios mi salvador,
porque ha mirado la humildad de su esclava:

BENDITA TU...

El Poderoso ha hecho obras grandes por mi,
su nombre es santo
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

BENDITA TU...



13.- Monición al Padre nuestro

Un día, Dios nos envió a su propio hijo, a Jesús, para que nos hablara de él. Y Jesús acabó con todas las viejas mentiras que se decían acerca de Dios y nos dijo: «Dios no se venga jamás, sino que perdona siempre; Dios no castiga nunca, porque es nuestro Padre». A nosotros nos toca ahora recoger esas palabras de Jesús y repetirlas, llenos de alegría, cantando:

« GURE AITA... ».

14.- Como signo de nuestro perdón a quienes nos han ofendido:

démonos la Paz que el Señor nos ha otorgado.


15. Expresión comunitaria del compromiso

Como expresión de un verdadero cambio de actitud personal releemos las 14 Obras de Misericordia y cada uno elige aquella que considera más necesaria para su conversión hacia Dios y hacia el prójimo.

 

16.- Acción de gracias del presidente

Oremos dando gracias a Dios. Padre bondadoso, gracias porque tiendes tu mano y nos levantas, porque perdonas y olvidas, para siempre, nuestros pecados, porque nos colmas con tu misericordia y ternura y nos invitas a solidarizarnos con quien nos necesite.

Concédenos la gracia de una Navidad compasiva, austera, alegre y llena de esperanza.



17.- Bendición

- El Señor esté con vosotros.

- La bendición de Dios todopoderoso,

Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre vosotros.

- El Señor nos ha perdonado. Podemos ir en paz.
 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía