<%@ Language=JavaScript %>  Celebracion de la Eucaristia, II Domingo de Cuaresma

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

 

Lecturas del díaOración de acción de graciasJosé Antonio PagolaJean-Pierre Bagot
Diapositivas para la EucaristíaAbad de la Trapa de ScourmontPatxi LoidiJosé Luís Sicre
Rezar con el salmoExplicación de las lecturasCasiano FloristánJavier Garrido
TransfigurandoLeamos nuestra vidaGustavo GutierrezFlorentino Ulibarri

 

 

 

  II Domingo de Cuaresma

17 de Marzo de 2019

Misa pr. sin Gloria. Credo. Prefacio propio

 

 

 

 

CANTOS PARA LA CELEBRACION

Entrada: Gloria a Cristo, Señor ; Sube a la montaña; Cristo nos une en torno a su altar.

Me invocará y lo escucharé; lo defenderé, lo glorificaré,

lo saciaré de largos días y le haré ver mi salvación.

Pueblo que avanzas buscando.

Acto Penitencial:

Salmo: El Señor es mi luz.

Ofertorio: Con amor te presento, Señor; Este pan y vino.

Santo:

Cordero de Dios:

Comunión: Purifícame… transfigúrame; Cerca de Ti, Señor; Tan cerca de mí.

Final: Gracias, Señor, por tu palabra

 

 

Domingo II de Cuaresma

De vez en cuando, la realidad se nos transfigura. Sigue siendo la misma, pero la descubrimos -de una manera nueva. Tal vez sea una persona cercana, un lugar, un paisaje, una palabra, un gesto o un sentimiento. Algo conocido adquiere un carácter distinto. Escapamos por unos instantes de la monotonía y percibimos la profundidad de lo que vivimos. Entendemos el sentido de los acontecimientos. Nos sentimos empapados por una fuerza que nos empuja a seguir adelante.

Los discípulos conocían a Jesús; o eso creían. Estaban tan acostumbrados a su presencia que no percibían el carácter excepcional de lo que estaban viviendo. Un día abandonan su rutina y suben, a una montaña. Allí se les revela lo que ya sabían: Jesús se ha hecho uno más, pero no lo es. Es alguien especial. Es la promesa del Padre. Los apóstoles ya lo sabían, pero ahora lo vivían. Entonces experimentaron lo que significa ser ciudadano del cielo. Se encontraban a gusto, pero tenían que bajar. No se podían quedar. No podían permitir que este momento extraordinario terminara por convertirse en rutina.
 

 

PROCESIÓN Y CANTO DE ENTRADA

 


SALUDO

 En el nombre del Padre...

El Señor esté con todos vosotros.

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

En nuestra vida diaria vivimos momentos de tormenta y momentos de calma; temporadas de sufrimiento y temporadas de gozo.

Jesús, en su transfiguración en el monte Tabor, da a entender a sus discípulos que después de la pasión y muerte llega la resurrección. Y a nosotros nos enseña en el Evangelio de hoy, que desde el silencio debemos orar para escucharle.

Hoy celebramos el día de las Misiones Diocesanas, con el lema “La Misión te cambia”

 

O

Como Abraham, es bueno salir de nuestro refugio para mirar al cielo y observar los signos que Dios nos va mostrando. Como Jesús con sus discípulos, es bueno retirarse y subir a la montaña para ver signos del futuro. Como nuestros antepasados, es bueno venir y reunirse cultivando la comunidad poniendo en común la Palabra y la mesa.

 

 

Acto penitencial: En un momento de silencio, reconocemos nuestros pecados de desilusión, desconfianza, pesimismo….

- Tú que sabes que con frecuencia nos dejamos vencer por el desánimo y la desesperanza. Señor, ten piedad.

- Tú que conoces nuestros corazones y sabes lo que nos cuesta vivir las dificultades y el dolor. Cristo, ten piedad.

- Tú que siempre buscas iluminar nuestra oscuridad. Señor, ten piedad.

El Señor, que nos invita a escuchar a Jesús, tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.
 

O
 

Acto penitencial: Miremos a nuestro interior para ver los pesos que nos producen cansancio, las penas que nos atrapan en la tristeza y las limitaciones que nos provocan sensación de no poder. Esto de ser solo humanos es duro.

-Tú que entiendes nuestro ánimo tantas veces desanimado. Señor, ten piedad

-Tú que has compartido nuestro caminar por la vida con sus cansancios y agotamientos, por eso eres nuestra mejor esperanza. Cristo, ten piedad.

-Tú que nos das un aire nuevo y transformas nuestro interior. Señor, ten piedad.

Que tu perdón, Señor, nos conceda experimentar el futuro como confianza porque nos acogerás incondicionalmente y nos harás llegar a alcanzar nuestros anhelos.

 

ORACIÓN COLECTA. OREMOS. Dios y Padre nuestro que nos reúnes alrededor de tu mesa como a los hijos de una misma familia:
- Que tu palabra nos ponga en contacto contigo.
- Transfigura nuestro corazón de piedra en corazón de carne.
- Que veamos toda la realidad desde tu mirada misericordiosa.
- Que sepamos escuchar a tu Hijo, el Escogido, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos…
 

O

ORACIÓN COLECTA. OREMOS. Condúcenos, Señor, en el desierto de la vida, fuera de nuestros falsos refugios para poder mirar al cielo sin espejismos ni objetos extraños que nos aturdan y distraigan. Haz que contemplemos la grandeza de tus obras y la cercanía de tu compañía, para que no nos sintamos solos en el largo caminar hacia los grandes horizontes que buscamos. Te lo pedimos por JNS.

 

 Monición a las lecturas.

Al comenzar la liturgia de la Palabra, vamos a escuchar a Dios que, hoy de manera especial, nos habla y nos invita a entrar dentro de nosotros mismos, a reflexionar escuchando a Jesús, su Hijo.

Que Dios nos ilumine en este momento tan fundamental.

 

Primera lectura.

En la Biblia, el desierto es la imagen de la vida que hay que caminar. Abraham es la imagen del ser humano que debe buscar sus proyectos y otear en el horizonte sus metas. Detenerse a mirar al cielo puede parecer una pérdida de tiempo, pero es la forma de encontrar la esperanza que, junto con el amor, es lo más necesario para vivir. Así se encuentra a Dios que le garantiza su compañía para siempre.

 

Segunda lectura.

En las ciudades comerciales del antiguo imperio helenista y romano, el materialismo se había hecho como carne y uña con la cultura. De ahí procedía un deseo de disfrutar el presente ante la falta de una perspectiva de futuro. Pablo invita a esta comunidad a no materializarse, a buscar otra dimensión en la que Dios tenga un lugar y pueda dejarnos su impronta de otras aspiraciones y esperanzas.

 

Evangelio.

Jesús invita a sus discípulos a subir a la montaña, es decir, a hacer el difícil recorrido de buscar a Dios y encontrar momentos de relación especial con Él, porque la oración ayuda a vivir momentos que son como experiencias adelantadas de lo que es la vida contando con Él. Pero sin olvidar nunca que su visión más real es la que nos ofrecen los seres humanos en su naturalidad más ordinaria que es la de ser necesitados. Como Jesús antes de resucitar.
 

 

CREDO. Rezamos unidos el credo de nuestra fe.

 

Oración universal: Nos dejamos iluminar por Dios para presentarle lo que necesitamos. Respondemos: El Señor es nuestra luz.

1.- Por la Iglesia, para que anuncie al mundo, con palabras y con obras un nuevo estilo de vivir tal y como lo enseña Jesús. Oremos. El Señor es nuestra luz.

2. Por los políticos, para que resuelvan sus diferencias y encuentren soluciones para un país desconcertado, desanimado y con serios problemas. Oremos. El Señor es nuestra luz.

3. Por quienes sufren la violencia, sobre todo las mujeres y los niños, para que trabajemos a favor de sus derechos y su dignidad y sientan nuestro apoyo y cercanía. Oremos. El Señor es nuestra luz.

4.- Para que aprendamos a ver en los acontecimientos diarios, la presencia del Señor, silenciosa pero real y su rostro en los pobres y pequeños. Oremos. El Señor es nuestra luz.

5.- Para que quienes han salido de nuestra tierra para ir a la Misión, y sus comunidades, se sientan arropados con nuestra oración y ayuda. Oremos. El Señor es nuestra luz.

Concede, Señor, a todos tus hijos, la fuerza y la belleza de tu sabiduría. Por JNS.
 


O
                                                    

 

ORACIÓN DE LOS FIELES. Ponemos ante Ti, Señor, la situación de nuestro mundo y de muchas personas que necesitamos de tu ayuda y nuestra colaboración.

- Por quienes nos reunimos en la celebración de la vida y sentimos la confianza de tu Palabra y la esperanza de tu compromiso, para que lo hagamos conocer y promovamos tu fe. Roguemos al Señor.

- Por cuantos querrían poder creer pero la cultura materialista les impide decidir dar pasos hacia tu encuentro, como hizo Abraham, para que se pongan en marcha. Roguemos al Señor.

- Por los que viven instalados en la comodidad de la tienda y no salen a la intemperie de la vida y del desierto que es donde la fe crece, profundiza, madura y se hace más contagiosa. Roguemos al Señor.

- Por quienes viven atrapados en adicciones de tantos tipos: alcohol, droga, religiosidad infantil, cumplimiento, dependencia, miedo al futuro, para que consigan liberarse y vivir la libertad de Jesús. Roguemos al Señor.

- Por tantas personas que lo pasan mal y no tienen lo necesario para la vida, como el pan, el vestido, la casa, el amor, la esperanza, la alegría. Roguemos al Señor.

Escucha, Dios bueno, estas peticiones y ayúdanos a poner nuestra aportación en la tarea de hacer que nuestro mundo sea más humano y confiado. Por Jesucristo Nuestro Señor.

 

Monición a la colecta

La colecta de hoy es para nuestras Misiones Diocesanas. Nuestra aportación les servirá de ayuda para llevar a cabo sus proyectos. Gracias por vuestra generosidad.
 

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

En este pan y vino de vida, te nos ofreces y nos muestras las necesidades de quienes nos rodean por eso queremos que ellos sean para nosotros alimentos que nos transformen en signo de tu presencia en el mundo. Tú que vives y reinas por los siempre.

 

PREFACIO: III de Cuaresma. O este otro

Qué alegría encontrar en la travesía del desierto

un pan reciente que alimente nuestra energía

para seguir y un vino animoso

para motivar nuestro compañerismo y solidaridad.

 

Tú te haces pan y vino por nosotros.

Esperas que nos hagamos, también, pan y vino

que alegren la vida de otros y saquen de su interior

nuevos ánimos para superar cansancios y abatimientos.

En medio de esta noche oscura

que es vivir sin Ti y en la que muchos tratan

de caminar a tientas y sin rumbo,

nosotros los creyentes hemos de darte gracias

porque iluminas nuestros pasos

y señalas puntos de referencia

que enmarcan los senderos

de nuestra propia historia

hacia el monte del encuentro contigo.

Contamos con Jesús, el guía de la vida,

que nos habla de tu preocupación por todos

y cada uno de nosotros siempre,

pero especialmente cuando nos sentimos abatidos,

cansados y desorientados.

El nos abre los ojos para distinguir

los signos de tu presencia

y las señales de cambio que introduce

en un mundo jalonado de problemas,

desencuentros y necesidades.

Por Jesús sabemos que eres perdón,

que abres los brazos para abarcarnos

a todos dentro de tu misericordia

y acogernos a todos en la amistad de tu casa

y de tu tienda como hacía Abraham

con los errantes del desierto.

Queremos expresarte nuestra gratitud

porque eres un Dios que sigue

teniendo en las estrellas

sus signos de grandeza y luz,

pero te nos muestras, sobre todo,

en la imagen de un Jesús,

tu Hijo, humano y necesitado como nosotros.

Gracias por ser más humano

que nosotros mismos

y mostrarnos que el proyecto

que tienes para todos nosotros

es hacernos más humanos unos con otros.
 

 Santo, Santo, Santo.

 

Plegarias Eucarísticas

 

En el silencio de la Comunión.


“La misión te cambia”. Los pobres te cambian la vida.

Ésta es la experiencia de quienes en el País Vasco han participado como misioneras y misioneros en Misiones Diocesanas Vascas.

La tarea misionera engrandece y da sentido a nuestra propia Iglesia. Damos gracias a Dios por la aventura misionera que comenzó en 1948 en las iglesias de Bilbao, San Sebastián y Vitoria. Por ella han pasado seglares, religiosas y sacerdotes a quienes la experiencia misionera les marcó un antes y un después en sus vidas.
 

 

POSCOMUNION. OREMOS. Te damos gracias, Padre, por esta Eucaristía que hemos celebrado con fe; que su fuerza, nos haga llevar a quienes conviven con nosotros, el testimonio de amor de Jesús, tu Hijo amado. Por el mismo JNS.

 

AVISO

El próximo martes, día de San José, el horario de Misas será como el de los domingos.


 

O

POSCOMUNION. OREMOS. En este tiempo de cuaresma que es el signo de nuestra propia historia, cultivemos la confianza de Abraham para poder esperar y hacer posible la necesaria esperanza que busca, incansable, la realización de los proyectos que la humanidad tiene pendientes. Por el mismo Cristo que vive contigo eternamente.
 

DESPEDIDA

Salgamos a la vida, como Abraham, y pongamos en marcha las actitudes propias del caminar para mostrar a los demás que nuestra fe es vivir en confianza y esperanza. Que nuestro Dios es un Dios de vivos y para construir la vida.

 

ORACION DE ACCION DE GRACIAS

 

Para después de la comunión

 

Quiero subir al monte de la vida

y habitar en presencia del Señor,

quiero transfigurarme en el Tabor

y establecer allí mi tienda y morada.

 

Quiero escuchar palabras encendidas,

cegarme en la luz del Sol deslumbrador,

quiero entrar en la nube del amor,

tocar a Dios con manos doloridas.

 

Pero voy comprendiendo

que no hay montes Tabor;

Jesús es el Tabor,

manifestación de la gloria de Dios

que tiene entrañas.

Y en los hombres y mujeres que sufren cada día

Jesús-Tabor me espera y acompaña.

 

 

 

BENDICION

 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía