Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas y reflexión

Contactos parroquia

T. Ordinario

PowerPoint Eucaristía

 

Capítulo 11

2ª Parte

Criterios para seleccionar los cantos

 


 

Indice
 

Criterios para seleccionar los cantos

Sujeto del canto y el coro

Retos

Sugerencias:

• Es importante

• Recordamos que

• El buen animador


Cantos de la Eucaristía

• Canto de entrada, acto penitencial y Gloria

• Salmo responsorial, aclamación del evangelio, profesión d efe y oración de los fieles

• Presentación de ofrendas y Plegaria Eucarística

• Padrenuestro, Cordero de Dios y Comunión


 

Criterios para seleccionar los cantos
 

Al decir criterios, estamos respondiendo a esta pregunta: ¿en qué debemos fijarnos para introducir un canto en la misa? ¿Cuáles son las razones en las cuales nos apoyaremos para ver si un canto es litúrgico o no? Veamos, pues, los criterios o razones.


1. Cantar la misa


Se cuenta que a Pablo VI, siendo obispo de Mantua, le preguntaron un día qué quería que cantaran durante la misa. El respondió: "Que canten la misa".

En canto es un ministerio, un servicio (SC 112). No tiene fin en sí mismo, no basta que el pueblo cante, sino que el canto sirva a la celebración y subraye el significado de sus partes. No hay que cantar por cantar.

El servicio del canto es estar enmarcado en un rito, que se compone de gestos y palabras. En este caso concreto de gesto y palabra cantada.


2. El texto del canto


En el canto litúrgico la primacía la tiene el texto. El canto por ser expresión de fe, la máxima importancia la tiene el texto. Además de ser un texto literariamente correcto, debe ser expresión de la fe de la Iglesia. Por esto se dice que los textos estén aprobados por la Conferencia Episcopal (OGMR 26 y 56 i).

Deben ser confesantes de la fe y no sólo informantes de la fe. Llamamos informante aquellos cantos que -como reportero- nos dicen cosas referentes a la fe, pero que no nos implican en ella.

Casi todos los textos aprobados son bíblicos. Por ello no es conveniente cambiar el texto de las partes de la Misa. Y en los cantos de entrada y comunión examinar las letras.

La mayoría de los liturgistas se quejan de textos poco profundos, con una visión teológica pobre y superficial, tal como hemos anotado al principio del capítulo.

 

Sujeto del canto litúrgico y los coros

El sujeto del canto litúrgico es el mismo que el sujeto de la celebración: el pueblo congregado.

Como consecuencia de este principio el pueblo debe cantar, si se canta, siempre los siguientes cantos: el salmo responsorial, el Aleluya, el Credo, el Santo, el Padrenuestro y todas las aclamaciones dialogadas.

Ahora bien, ni la Constitución sobre la Sagrada Liturgia, ni los documentos posteriores han pretendido en ningún momento excluir el coro polifónico de las celebraciones. Antes bien, se reconoce en ellos el papel de servicio (ministerio) litúrgico que el coro ejerce en la celebración. "Los acólitos, lectores, comentadores y cuantos pertenecen al coro desempeñan un auténtico ministerio" (SC 29).

Sin embargo este principio no se ha llevado correctamente a la práctica. Los repertorios de nuestros coros habían nacido en la época anterior a esta reforma. Y, por la dificultad de aprender los nuevos cantos litúrgicos o por la falta de éstos o por falta de unos buenos textos, quieren cantar "lo de siempre". Para ellos también es necesaria la formación litúrgica, es necesario que estén profundamente penetrados del espíritu de la liturgia y que sean instruidos para cumplir su función debida y ordenadamente (Cf. SC 29).

¿Qué sentido tiene la participación del coro en una celebración? Desde luego no es para deleitar, ni para exhibirse o para dar un concierto; el coro es, ante todo, actor de la celebración litúrgica y está al servicio de ésta.

Por tanto, el coro no cumple su cometido buscando "huecos" en donde encajar cantos de su repertorio, como si fuera un elemento decorativo, como son las flores.

¿Cuál es, en concreto, el lugar donde debe intervenir el coro? "No se puede aprobar la práctica de confiar sólo al grupo de cantores el canto de todo el Propio y de todo el Ordinario, excluyendo totalmente al pueblo de la participación cantada" (Musicam Sacram 16). Por eso, el Gloria y el Credo se han creado para que el pueblo y el coro puedan participar. El coro puede cantar durante la presentación de las ofrendas y en la comunión, así como también el canto de alabanza después de la comunión. Como dice el documento Musicam Sacram, "algunos cantos del pueblo ... podrán confiarse solo al coro, con tal que no excluya al pueblo de las otras partes que le corresponden" (MS 16).

 

Retos y sugerencias

Recuperar la Palabra
 

Una vez que hemos visto la situación actual, proponemos unos retos que debemos afrontar con realismo, viendo la situación concreta de cada comunidad y las posibilidades que tiene.

 La música está al servicio de la palabra, ayuda a comprender lo que se canta (OLM 19). Por tanto, hemos de recuperar la "palabra bíblica". Una importancia singular tiene el salmo responsorial. Hemos de valorar y respetar en su versión litúrgica y no sustituirlo por cualquier canto.

Recuperar la palabra litúrgica

Es decir, respetar siempre los textos propios de la Misa. Evitar la corruptela de modificar el texto oficial o sustituirlo por otros textos libres. Los textos oficiales ofrecen a la oración y a la celebración el carácter de la eclesialidad.

Lo cual no se hace sólo respetando el texto. Conviene que el contenido esté en consonancia con el momento concreto y el tiempo litúrgico. Que cada canto responda al momento celebrativo que acompaña. Hay que pensar el porqué del canto situado en ese momento de la celebración.

Canto para la Asamblea

El canto manifiesta el aspecto eclesial de la celebración. Por eso, la liturgia prefiere el canto comunitario de toda la asamblea al canto ejecutado por un coro que impida la participación del pueblo.

Al mismo tiempo, debemos fijarnos en el texto. Que sea también comunitario. Que hable más del nosotros "asambleario" que del yo "privado-individual". El canto da voz al Cuerpo de Cristo (Rm 15, 5), es la voz del Cuerpo de Cristo.


Sugerencias
 


Anexo - Resumen
 


El canto depende

1
de la celebración:
Eucaristía, exequias sin misa, sacramentos del bautismo, del perdón, del matrimonio.
 

2
del tiempo litúrgico:
Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua, tiempo ordinario, fiestas de la Virgen, de los santos...
 

3
de la estructura literaria de cada canto
: si es aclamación, himno, procesional, responsorial...
 

4
del momento de la celebración:
entrada, rito de la fracción, comunión...
 

5
de las posibilidades
de cada lugar: sólo asamblea, coro, instrumentos, del presidente de la celebración...
 

6
de la categoría del canto
: si es para acompañar un rito, como la procesión, para interiorizar, como el salmo, etc.
 


 

No vale pensar en:
 

 

a)  utilizar la música para darle más amenidad a la celebración, para intercalarla entre los textos, pensando que da lo mismo una cosa que otra
 

 

b) que, como el celebrante no es especialista en música, puede dejar al director de coro, o a los chicos de las guitarras que canten lo que les guste o lo que sepan.
 

 

Hay que pensar que
 

 

a) el canto está al servicio de la celebración, de lo que celebramos en la celebración, de! momento de la celebración.
 

 

b) el canto debe ser elegido en diálogo entre todos.
 

Es importante
 

1
cantar.
Es una de las cosas que sin duda debemos promover en nuestras celebraciones. ¿Para qué? Para crear un clima colectivo, para crear un ambiente de oración y alabanza, para que los sentimientos de todos entren en el corazón.
 

2
cantar bien. Los cantos con ritmo no debemos cantarlos arrastrándolos. Con ganas y dedicación, con uno que anime y dirija el canto se consiguen buenos efectos. Así disfrutaremos más de la calidad del canto y de la satisfacción de cantar bien.
 

3
saber dosificar el canto. Es decir, no se trata de cantar todo y todos, diciendo que cuanto más se cante mejor. La celebración necesita espacios de silencio, de música, espacios para escuchar, etc.
 

4
tener organista, animador de cantos, solistas y coro. Todos ellos dan a la celebración un ambiente de "cosa" bien hecha y preparada. Claro que depende de las posibilidades de cada asamblea. Pero, tendiendo a este objetivo.
 

Recordamos que:

 

a)
hay cantos que habría que cantar siempre: Santo, antífona del salmo, aclamación después de la consagración, aleluya, amén de la Plegaria, etc.

 

b)
el canto tiene que estar muy unido al momento concreto, al tiempo litúrgico. No se debe pensar en que es bonito tal canto para integrarlo en misa.
 

c)

hay que preguntarse primero que momentos necesitan más fuerza expresiva y por tanto, necesitan ser cantadas. No debemos ir a la misa con unos cantos ya pensados y, después, mirar dónde los metemos.

d)
no hay que andar con la preocupación de introducir cantos nuevos; ni con la tranquilidad seguir siempre con los mismos cantos.
 

e)
el buen animador conoce bien su asamblea y es capaz de saber en concreto la forma de animar para que el canto litúrgico sea tomado con interés.
 

f)
el animador sabe liturgia.

Cantos de la Eucaristía
 

Es conveniente ensayar momentos antes de la Eucaristía. Ahora bien, no se trata de repasar todos los cantos, sino la antífona del salmo y algún otro que no esté bien aprendido. Otro consejo: no hacer un ensayo demasiado pesado. Si no se aprende un día, se aprenderá en varios.

Por último, la antífona y todo canto debe ser motivado: hay que decir por qué se canta y a qué viene este canto.

 

El canto de entrada

"La finalidad del canto de entrada es hacer que los fieles reunidos  constituyan una comunidad. El objetivo de este canto es

• abrir la celebración, es la primera acción que hacemos. Lo cual nos obliga a que sea un canto que dé el tono litúrgico del día. Por eso, en los tiempos litúrgicos fuertes, debe ser el propio del tiempo.

• fomentar la unión de quienes se han reunido, la mayoría viene a su misa. Este canto intenta sacar de esa idea a cada uno de los asistentes. Por tanto el canto debe tener una letra que vaya en esa dirección. Siempre con texto en plural.

• y elevar sus pensamientos a la contemplación del misterio litúrgico o de la fiesta, la comunión del punto anterior no debe convertirse en pura camaradería, sino en fraternidad de hijos e hijas del mismo Padre, en pueblo que camina reunido a la casa del Padre. Un Padre que le ofrece un tiempo de gracia por medio de un tiempo concreto.

• introduciendo y acompañando la procesión de sacerdotes y ministros" (OGMR 24-25) Mientras el pueblo permanece quieto, el sacerdote, el lector, el monitor, etc. hacen el camino hacia la sede. Esta marcha, este "peregrinar" está animado por el canto. Por tanto, debe ser un canto himno. Debe durar lo que dure la procesión. Si no se hace procesión, que por lo menos se canta una estrofa.

• El sujeto del canto de entrada es toda la comunidad. Ahora bien, la estrofa siempre es bueno que lo canten unos pocos o un solista.


El acto penitencial

El canto del acto penitencial es la aclamación "Señor, ten piedad".  Es una aclamación que viene desde muy antiguo, pero que hoy día está incluida en el acto penitencial. Al decir que es una aclamación, quiero decir que el "Señor, ten piedad" se fija más en la fuerza del Señor misericordioso que perdona, que en nuestro pecado. Es un acto de confianza en ese Señor.

En Navidad y en Pascua no lo deberíamos cantar. En Navidad para recalcar el Gloria y en Pascua porque se puede suprimir por la aspersión. Por otra parte, el rito inicial puede hacerse abultado si se cantan el canto de entrada, el acto penitencial y el gloria. No es ni mucho menos la parte más importante de la Eucaristía.

 

El Gloria

Es un himno y, por serlo, debería cantarse en las misas dominicales. Ocurre que la mayoría de las veces no se canta y queda desdibujado. Si no se canta, hay que buscar fórmulas para que se cante una estrofa.

En Navidad hay que hacer el esfuerzo de cantarlo.



Las lecturas

En este apartado nos referimos a las aclamaciones "Palabra de Dios" y a su respuesta-aclamación "Te alabamos, Señor", o "Gloria a ti, Señor Jesús".

Son aclamaciones, por tanto, son para que se canten.

 

El salmo responsorial

El salmo responsorial es una oración. Es siempre para expresar sentimientos que nos ha dejado la lectura. Debe ser poco o mucho cantado.

Lo mínimo es cantar la antífona, esa frase que se repite varias veces. En castellano está publicado el Libro del salmista.

 

La aclamación del evangelio

Esta aclamación, es la acogida que la asamblea da al evangelio que se  leerá a continuación. Por ello se canta con la asamblea puesta en pie.

Esta aclamación consiste en el canto del aleluya por parte de toda la  asamblea, el canto o el decir el versículo asignado y en canto, otra vez, del aleluya. Ahora bien, habría que cuidar las melodías. Tendrán que ser distintas para el Adviento, Tiempo Ordinario y para Pascua.

En Cuaresma, esta aclamación no será al Aleluya, sino una aclamación a Jesucristo.


La profesión de fe

La profesión de fe, el Credo, no es un himno como el Gloria, sino  más bien una afirmación para ser proclamada, dicha, por toda la asamblea. Por eso, normalmente, será recitada.

Alguna vez, sin embargo, podrá destacarse esta profesión de fe con el canto, o bien recitándolo intercalando alguna afirmación, como Creo, Señor.
 

La oración de los fieles

En este momento en que la asamblea ejerce su ser de pueblo sacerdotal, es bueno que la respuesta sea cantada.

Las respuestas pueden ser varias. El Cantoral Litúrgico en castellano tiene varias respuestas musicalizadas.
 

La presentación de las ofrendas

Este es un momento en que nuestras asambleas han cantado casi siempre. Hoy día, se considera más un momento de relajación. Será, por tanto, un momento de silencio o de música de fondo. O para que el coro interprete una breve pieza en los días solemnes.

Además, las letras que hemos usado hasta ahora deben ser abandonadas. No es el momento del ofrecimiento. El ofrecimiento se realiza después de la consagración. En este momento no tenemos más que pan y vino sobre la mesa-altar y no a Cristo.

 

La Plegaria Eucarística

Es el momento central de la celebración, y ello debe notarse también en el canto. Se acostumbra cantar el Santo, y nada más. Hay que hacer un esfuerzo para que este momento no quede oscurecido y en inferioridad de condiciones.

Los momentos más adecuados para el canto son:

• El prefacio. Es el arranque de la Plegaria, de la proclamación de la acción de gracias. Y quedará más resaltado si se canta por los menos el diálogo inicial. Claro, sería mucho mejor cantar el prefacio entero.

• El Santo. Es el canto que debe cantarse siempre. La música de este canto-aclamación debe ser lo más vibrante posible en cada asamblea.

• La aclamación del memorial. Inmediatamente después de la consagración, la asamblea aclama lo que allí se ha realizado: la presencia de Cristo muerto y resucitado salvador. Hay tres fórmulas distintas y las tres musicalizadas. Hay que aprenderlas y distribuirlas según los tiempos litúrgicos.

• La Doxología y el Amén. Es la conclusión de la Plegaria Eucarística con una fórmula trinitaria. Es bella. La asamblea ratifica su adhesión solemnemente con el Amén. Está musicalizada precisamente para que sea cantada.

• Otras aclamaciones. Las Plegarias para las misas con niños prevén otras aclamaciones. Convendría introducirlas algunas veces cantándolas. En algunas ocasiones, se podrá introducir alguna invocación al Espíritu Santo después de las epíclesis.


El Padrenuestro

En las celebraciones más solemnes es conveniente cantar el Padrenuestro. Pero, no siempre. No es una aclamación, sino una oración de la comunidad de hermanos.

Ahora bien, la respuesta final "Tuyo es el Reino, tuyo el poder y la gloria", sí es una aclamación. Lo cual no invita al canto. Por tanto, si se canta el Padrenuestro, habría que cantar también esta aclamación.
 

El Cordero de Dios

Después del Padrenuestro, tienen lugar dos gestos que introducen la comunión: el gesto de la paz y la fracción del pan.

Estos dos gestos tienen previsto un solo canto, que se canta después del gesto de paz y durante la fracción: es el "Cordero de Dios" que termina con "danos la paz".

Sin embargo, nuestras asambleas han introducido otro canto: el canto de paz. Estos cantos de paz, no previstos en el misal, han aparecido por el deseo de resaltar la paz tan necesaria. Pero, el problema es que ha hecho desaparecer el "Cordero de Dios" y no dar valor al "danos la paz" del mismo.

¿Qué habría que hacer? Mantener el "Cordero de Dios" y cantarlo no siempre todo la asamblea, sino en forma de letanía por un solista o por el coro la primera parte, tal como está estructurado. Algunas veces, se puede cantar algún canto de paz, pero que tenga un contenido realmente adecuado. Cuidando siempre de no inflar mucho este momento. Si algún día queremos recalcar la paz y se canta, recitar el "Cordero de Dios".

 

La comunión

No es necesario cantar durante la procesión de comunión, aunque la costumbre así nos los diga. Es un momento en que cada uno se introduce en el misterio de Cristo muerto y resucitado. Es un momento de reflexión, de sentimiento, de meditación. Lo normal es no cantar.

Ahora bien, si se canta, que sea una letra conocida para que la asamblea no esté pendiente de la letra. El coro tiene un momento adecuado para cantar un canto eucarístico a voces. Mejor sería cantar después de la comunión un canto de acción de gracias o de alabanza.

 

El canto final

El Misal no prevé ningún canto final. No hay, pues, canto final. Lo normal sería cantar la fórmula de la bendición. Y, una vez que se ha despedido a la asamblea, salir con música de órgano.

Si se canta, a pesar de todo, un canto al final, lo mejor sería cantarlo inmediatamente después de las celebración y antes de la despedida, antes de decir, "Podéis ir en paz".

 

Cuestionario

 

1.- Aquí tienes todas las partes de la misa que se pueden cantar. Pon una nota a cada canto de 1 al 5 según la importancia que tienen para ser cantadas. Si un canto hay que cantar siempre le pones un cinco, si se puede decirlo sin cantar le pones un 1. Nos imaginamos que estamos en una misa de domingo, no en una misa diaria.
 

 

Canto de entrada .........................................

Señor, ten piedad...........................................

Gloria ............................................................

Palabra de Dios................. .............................

Antífona del salmo responsorial ...................

Estrofas del salmo responsorial............... .......

Aleluya...........................................................

Diálogo inicial del Evangelio...........................

Palabra del Señor.............................................

Profesión de fe ...............................................

Respuesta a la oración de los fieles.................

Diálogo inicial del prefacio..............................

Prefacio............................................... .............

Santo................................................................

Aclamación de la consagración ........................

Por Cristo.........................................................

Padrenuestro....................................................

Canto de paz ...................................................

Cordero de Dios ..............................................

Comunión ........................................................

Bendición .........................................................

Canto final .......................................................


2.- Imagínate que es un domingo de Pascua. Prepara todo lo que se deba cantar este día. Fíjate en la lista que henos puesto en la pregunta anterior. Además de decir qué partes hay que cantar, di en concreto qué canto.

 

 


Los
 

cantos
 

de la
 

Misa
 

Canto
 

Significado
 

Ejecución
 

Sujeto
 

Canto de entrada
 

Abrir la celebración Fomentar la unidad Acompañar la procesión
 

Himno o canto acomodado
 

Toda la asamblea Coro y pueblo
 

Acto penitencial
 

Aclamar al Señor misericordioso
 

Repetición de la aclamación
 

Pueblo
Cantor y pueblo
 

Gloria
 

Glorificar al Padre y a Cristo
 

Forma alternada
 

Toda la asamblea Coro y pueblo
 

Salmo
 

Meditar la Palabra
 

Versículos y respuesta de la antífona
 

Cantor y pueblo
 

Aleluya
 

Aclamar a Jesucristo
 

Aleluya y verso
 

Toda la asamblea Verso cantor o coro
 

Credo
 

Profesión de fe
 

Alternando
 

Recitado o cantado una estrofa
 

Oración de fieles
 

Unirse a las peticiones
 

Respuesta cantada
 

Toda la asamblea
 

Presentación de los dones
 

Descanso
 

Canto coral
 

Coro
 

Prefacio
 

Acción de gracias
 

Canto recitativo
 

Diálogo y sacerdote
 

Santo
 

Aclamación a Dios Padre
 

Aclamación solemne
 

Toda la asamblea
 

Aclamaciones de la Plegaria
 

Aclamación y ratificación de la asamblea
 

Al unísono
 

Toda la asamblea
 

Padrenuestro
 

Oración de hermanos
 

Al unísono
 

Toda la asamblea
 

Fracción
 

Acompañar el gesto
 

Alternando coro y pueblo
 

Coro y pueblo
 

Comunión
 

Acompañar la procesión
 

Canto coral o al unísono todos
 

Toda la asamblea o coro
 

Acción de gracias
 

Dar gracias
 

Alabanza al unísono
 

Toda la asamblea o coro
 

Canto final
 

No hay canto previsto
 

  

 

Los
 

sujetos
 

del
 

canto
 

Quién
 

Qué hace
 

Cantos que canta
 

Dónde canta
 

La asamblea
 

Participación

plena

consciente

activa

íntegra
 

• Aclamaciones, respuestas

• Antífonas,

• Himnos

• Cantos diversos
 

Desde al nave
 

El presidente
 

• Preside en nombre de Cristo.

• Canta en nombre de todo el pueblo
 

• Invitaciones a la plegaria

• Saludos,

• Oraciones

• Plegaria Eucarística.

• Bendición
 

Desde la

sede

ambón o

mesa-altar
 

El diácono (si hubiera)
 

Anuncia el Evangelio.

Enuncia las peticiones de la Oración de fieles.

Dirige la participación del pueblo
 

• Evangelio

• Intenciones de la Oración

• Pregón pascual
 

Desde el ambón
 

El lector
 

Proclama las lecturas.

Recita o canta el salmo

Enuncia las peticiones de la Oración de los fieles
 

• Aclamaciones de las lecturas

• Salmo
 

Desde el ambón
 

El salmista
 

• Canta el salmo
 

• Salmo
 

Desde el ambón
 

El coro
 

• Forma parte de la asamblea

• Ejecuta partes difíciles

• Sostiene la participación
 

• Cantos con toda la asamblea

• Estrofas de los cantos

• Cantos difíciles

desde la nave o el coro
 

El director o animador del canto
 

• Dirige el canto del pueblo o del coro
 

• Todos los cantos de la asamblea
 

desde fuera del ambón
 

El organista
 

• Acompaña el canto

 

• Todos los cantos de la asamblea
 

Nave o coro
 


 

Inicio
 

 

Capitulo 12: El año litúrgico

Indice

 

Inicio J. A. Pagola Homilías Lecturas del día Contactos parroquia T. Ordinario PowerPoint Eucaristía