Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas y reflexión

Contactos parroquia

T. Ordinario

PowerPoint Eucaristía

 

 

2. La Liturgia cristiana primitiva (s. II y III)

 

1.- Ambiente cultural y religioso  

 

 Es una época de transición de cambio y de búsqueda. La Iglesia va adentrándose en el mundo grecorromano. Las comunidades cristianas se van afirmando en su propia originalidad; sin embargo, en este periodo (años 70-140) el desarrollo es más palpable en la vida interna de la Iglesia, que en su configuración externa. Perviven las formas del pensamiento judeo-cristiano. 

En las fronteras del judaísmo y el cristianismo se multiplican las sectas gnósticas, (Gnosticismo: es una doctrina según la cual la salvación del hombre consiste en el conocimiento de sí mismo, gnosis. Excluye la voluntad y el ser corpóreo de la persona humana ), que toman formas litúrgicas del cristianismo y del paganismo. Estas sectas se introdujeron en algunos cristianos y ponían en peligro la identidad cristiana. Aunque durante las primeras décadas la Iglesia no aparece como una realidad sociológica capaz de plantear problemas al imperio romano, pronto atrae la atención y suscita una actitud de repulsa.

 Al entrar en el siglo II nos encontramos ya con comunidades cristianas más numerosas, extendidas a los largo y ancho del imperio. Sobre todo,  presentes en las ciudades más importantes de la actividad económica, política, cultural y religiosa de aquel tiempo, algunos tan influyentes como Antioquia, Corinto, Efeso, Atenas, Roma, y algo más tarde Cartago y Alejandría. Esto conlleva nuevas tareas. Los cristianos tratan de infundir un espíritu nuevo a los usos y costumbres de la sociedad; pero se plantea el problema de saber qué debe conservar y qué rechazar. Esta labor lo harán los grandes pedagogos. Clemente de Alejandría y Tertuliano.

 Es conocido este texto del siglo II perteneciente a la Carta escrita a Diogneto. "Los cristianos no se distinguen de los demás hombres ni por su tierra, ni por su habla, ni por sus costumbres... dan muestras de un tenor peculiar de conducta admirable y, por confesión de todos, sorprendente. Toman parte en todo como ciudadanos, y todo lo soportan como extranjeros; toda tierra extraña es para ellos patria, y toda patria tierra extraña... Están en la carne, pero no viven según la carne... A todos aman y por todos son perseguidos. Se les desconoce y se les condena. Se les mata y en ello se les da la vida. Son pobres y enriquecen a todos. Carecen de todo y abundan en todo".

 En el siglo III hay dos largos períodos de paz entre persecuciones, que posibilitan una fuerte acción evangelizadora y una firmeza en su organización interna. A finales del siglo III aumenta en número de adeptos y su prestigio; pasa a ser la máxima fuerza espiritual del imperio; se hace presente en ambientes nuevos y miembros de la clase dirigente se convierten a la fe cristiana. Pero, aunque aumente el número no así la calidad.

 

 2.- Formas cultuales cristianas

 

Las descripciones más importantes de la celebración eucarística de aquella época se encuentran en la Primera Apología de san Justino (S. Justino fue un laico del s. II. Escribió esta obra entre los años 148-150)) y en la Tradición Apostólica de Hipólito de Roma (Hipólito. Presbítero de Roma. Su obra la escribió hacia el año 220). Son importantes también la Didascalia de los Apóstoles (Obra escrita en Siria hacia el año 250. El título de los Apóstoles es para darle autoridad) y las Constituciones de los Apóstoles (Escrita en Oriente el añ0 380. Es algo arrianizante).

 He aquí los elementos que llaman la atención por su importancia:  

 

  ·  Comunidad cristiana local. Uno de los elementos que llama la atención es la importancia que tiene la comunidad cristiana local (lo que hoy llamaríamos "Iglesia particular"), que en cada sitio es única. Cada cristiano pertenece a una de éstas, en cuya vida y culto participa de manera plena. La unidad de la comunidad local aparece de una manera especial en la reunión litúrgica de cada domingo, que es deliberadamente única.  

 

  ·   Eucaristía.  La obra de San Justino ya nos muestra todos los elementos esenciales de la misa: Lecturas, homilía, oración de los fieles, beso de paz, presentación de ofrendas, Plegaria eucarística Trinitaria, el Amén y la comunión. En la obra de Hipólito aparece el diálogo del prefacio y una Plegaria Eucarística con todos sus elementos, presentada más como modelo que como fórmula fija.

 

"El día llamado del Sol, se celebra una reunión de todos los que viven en las ciudades o en el campo, y se leen en ella, en la medida en que el tiempo lo permite, los recuerdos de los apóstoles o los escritos de los profetas.

Después que el lector ha terminado, el presidente toma la palabra y nos exhorta e invita a imitar estos bellos ejemplos.

A continuación nos levantamos todos juntos y elevamos nuestras preces.

Una vez acabadas, se presenta pan y vino y agua.

Y el presidente, según sus fuerzas, (su capacidad) eleva también plegarias y acciones de gracias.

Y todo el pueblo aclama diciendo: Amén.

Después viene la distribución y participación, que se hace a cada uno, de los alimentos "eucaristizados ', y también se envía a los ausentes por medio de los diáconos.

Los que tienen suficiencia de bienes dan voluntariamente la cantidad que quieren, y lo que se recoge se pone en manos del que preside, para que él lo distribuya en ayuda de los huérfanos, de las viudas, de los que pasan necesidad por enfermedad u otros motivos; también en ayuda de los presos, de los extranjeros que vienen de lejos, y para que socorra, en una palabra, a todos los indigentes" (San Justino).

   Otro texto, esta vez de Hipólito: "Que los diáconos le presenten la oblación y que él (está hablando del obispo después de una ordenación y que va a celebrar la eucaristía), imponiendo las manos sobre ella con todo el presbiterio, diga dando gracias:

"El Señor esté con vosotros" Y contesten todos: "Y con tu espíritu". "Levantad los corazones". "Los tenemos levantados hacia el Señor". "Demos gracias al Señor". "Es digno y justo" (Hipólito).

  

·  Iniciación cristiana. Desde el final del s. II, la iniciación va precedida por el catecumenado, importantísima realización pastoral, a través del cual es introducido a la fe, al culto y a la vida cristiana. El candidato es presentado por un cristiano plenamente integrado a la comunidad (era el padrino; ésta era y debe ser la función del padrino), y sostenido por las plegarías y el ejemplo de los demás miembros. Según Hipólito podía llegar a durar tres años. La celebración se hacía la Vigilia Pascual y comprendía el bautismo, la confirmación y la eucaristía.  

 

  ·   La penitencia. Aparece a partir del siglo III para los que han cometido faltas muy graves y, arrepentidos, quieren volver al seno de la Iglesia. Consiste en la amonestación del obispo, el cumplimiento de las obras penitenciales señaladas y, después de un tiempo que no tiene siempre la misma duración, la reconciliación por la imposición de manos del obispo. Sólo se puede hacer una vez en la vida.  

 

  ·   El sacramento del orden. Consiste en la imposición de manos, acompañada de una solemne plegaría de acción de gracias. El obispo recibe la imposición de manos de los demás obispos; los presbíteros, del obispo y de los demás presbíteros y los diáconos, sólo del obispo.  

 

  ·  Matrimonio. En aquella época, aún no había una liturgia del matrimonio específicamente cristiana: los fieles de casan como los demás, pero "en Cristo".  

 

·  Oraciones. Es esta época los cristianos siguen fieles la práctica judía, según la cual hay dos momentos grandes de oración: la mañana y la tarde. Seguían el esquema de lecturas, himnos, salmos y oraciones. Se consideraban públicas y comunitarias. Son los actuales Laudes y Vísperas.  

 

  ·  Año litúrgico. En el siglo II, la institución del domingo queda sólidamente fundada. Es el centro de la semana y del año. No había año litúrgico propiamente dicho. Conocemos la celebración de la pascua anual a través de la discusión sobre la fecha de su celebración. La discusión tuvo lugar en el siglo II (En el siglo II, las comunidades de Asia Menor tenían como tradición celebrar la pascua en la misma fecha que los judíos, o sea el día 14 del mes de Nisán. Pero en el mismo siglo II existen comunidades como las de Roma, Palestina, Egipto y Grecia, que celebraban la pascual anual no en la fecha judía, sino el domingo siguiente. Fue tal la discusión que casi deriva en cisma. Por fin la solución romana fue aceptada en todas partes y la fiesta de la pascua, en adelante, será celebrada todas las iglesias cristianas el domingo siguiente al 14 de Nisán de los judíos.)

El esquema era idéntico en oriente y en occidente: ayuno riguroso y obligatorio que daba inicio a la celebración; lecturas, cantos y oraciones, que alcanzan su culmen y su final festivo con la celebración de la iniciación cristiana, con la Eucaristía.  

 

  ·   Arte litúrgico. Hasta entonces las reuniones litúrgicas se hacían sencillamente en casa de alguno de los hermanos. A partir del siglo III los cristianos edifican casas de oración. Una de ellas se ha conservado en Dura-Europos, en Siria. Tenía un baptisterio y una sala de reunión. No hay aún ornamentos especiales para celebrar el culto, sino que se usan los vestidos normales de fiesta. Surgen en esta época los símbolos típicos del cristianismo: pez, anda, cruz, etc.

   

3.- Líneas de fuerza  

 

La primera etapa de la liturgia cristiana se caracteriza ante todo por estas dos facetas:

- una gran libertad en la apropiación y creación de las formas cultuales y

- en la adopción de expresiones que resultaban más comprensibles para los convertidos procedentes del paganismo.

  La improvisación en la Plegaria Eucarística fue también constante, si bien se hacía dentro de esquemas fijos. Existe una preocupación por la ortodoxia en las fórmulas litúrgicas. Esto se nota en la "Tradición, Apostólica" de Hipólito. Se cree fundadamente que existía una unidad sustancial en las estructuras de los ritos y la organización global de la liturgia. Se fijaron las fórmulas con la finalidad de evitar el peligro del gnosticismo.

  El culto cristiano va adquiriendo importancia: aparecen los "lugares sagrados"  y se introducen símbolos e imágenes del A.T. para expresar lo que es la Iglesia: Arca, sacerdocio levítico, etc.

  Aunque todavía Orígenes habla de que "los cristianos aborrecen los templos, altares e imágenes", la verdad es que ya a principios del siglo III hay documentos que atestiguan la existencia de lugares de culto cristianos.

  Existe la conciencia de que, quien celebra la Eucaristía es toda la comunidad reunida, e interesa menos precisar quién la preside. En este tiempo no se ha introducido todavía en la Iglesia una distinción que va a jugar un papel transcendental en la Iglesia posterior: la distinción entre clérigos y laicos. La palabra "clero" designa todavía al pueblo de Dios como tal, como la "porción" escogida por él para una misión concreta en la historia. Existen, por supuesto,  dirigentes en la Iglesia, pero no forman  como una "categoría" eclesial contrapuesta al pueblo.

  Lo que hay es, simplemente, comunidades cristianas, y, dentro de ellas, quienes las presiden, porque las comunidades, para su convivencia y para su buen funcionamiento, necesitan ser presididas. Es normal, en este contexto, que quien preside la comunidad sea, a la vez, quien presida la reunión de la comunidad para la celebración eucarística, pero esta presidencia no tiene las connotaciones que sobrevendrán después, cuando la presidencia sea cosa del "clero". (Rufino Velasco, La iglesia de Jesús, Verbo Divino, Estella, 1992. Esta obra es una historia de la Iglesia, que toca y analiza, entre otros puntos, el primer cambio fuerte de la Iglesia, que se inicia en el siglo II y se establece en el siglo III.)

  Lo que ocurre es que, la multiplicación de las sectas y la amenaza de las persecuciones contribuyeron a ver la necesidad de la autoridad como un eje, alrededor del cual agruparse, y capaz de mantener a la Iglesia en la fidelidad a sus orígenes.

  El protagonismo de la comunidad es tal, que se vive la convicción de que "la potestad de perdonar que tiene el sacerdote está ligada a su perfección personal, y se concede aun a simples cristianos que hubieren alcanzado un alto grado de perfección"

 

  Inicio  

Indice

 

Inicio J. A. Pagola Homilías Lecturas del día Contactos parroquia T. Ordinario PowerPoint Eucaristía