Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas y reflexión

Contactos parroquia

T. Ordinario

PowerPoint Eucaristía

 

 

La liturgia cristiana en sus primeros siglos

 

 

3. Las primeras inculturaciones (s IV-V)  

 

Inculturación: Se llama al proceso de introducir en la liturgia cristiana elementos culturales de la sociedad cultual donde se expande. Es efecto de la encarnación. El misterio celebrado en la liturgia es uno, pero las formas de su celebración son distintas. La riqueza del misterio de Cristo es tal que ninguna tradición litúrgica puede agotar su expresión.

 

1.- Cultura de la época

 

A lo largo del siglo IV se produce en el imperio y en la Iglesia un giro espectacular: la Iglesia, en vez de ser perseguida, se convierte ahora en religión oficial del imperio. La fe cristiana pasa de la indefensión a la protección oficial y a una situación de privilegio.

 Constantino fue el primer emperador que se dio cuenta, de manera seria y decidida, de que la actitud hostil frente a la Iglesia cristiana, tal como se estaba practicando, no era buena para el imperio. Más aún: se dio cuenta de que la Iglesia podía ser, en aquel momento, la gran fuerza que se necesitaba para mantener la unidad imperial.

 Este hecho marca, sin duda, un hito histórico para la Iglesia y para la eclesiología. Los obispos se convierten en grandes señores del imperio y en grandes señores de la Iglesia. El clero alcanza un enorme protagonismo dentro de la Iglesia, en detrimento del protagonismo del pueblo. La libertad y tranquilidad de que goza ahora influye en la calidad de sus numerosos adeptos. Abundan las infiltraciones del paganismo en la base, y las intromisiones políticas en los dirigentes de la Iglesia.

 Por otra parte es una época sembrada de controversias teológicas, que, además de su componente doctrinal y religioso, implican otros elementos de orden cultural y político. Son los siglos de Arrio y Nestorio y del concilio de Nicea (325). Lo político ejerce influencia en lo religioso.

 El Oriente cristiano se distancia cada vez más de occidente. La tendencia a la sacralización, el sentido dramático de la celebración y el gusto por el esplendor en sus ceremonias son las tres características de la liturgia oriental.

 Surge y se expande el monacato. La "huida del mundo" trata de suplir, con la renuncia y la mortificación, la entrega del martirio. Las peregrinaciones a partir del siglo IV conocen un desarrollo creciente y constituyen uno de los factores de evolución de la liturgia de este período. Es famoso el "Diario del viaje" de la peregrina Egeria, testimonio de gran riqueza para la investigación litúrgica de estos siglos.

  

2.- Formas cultuales  

 

 En estos dos siglos se van creando un gran número de expresiones o formas litúrgicas. Cada comunidad va fijando sus costumbres, sus ritos, sus plegarias, etc.

 Las causas de la diversificación son variadas. A veces la diferenciación se debe al hecho de que algunas comunidades quedan aisladas de las demás y, al faltar el contacto con otras Iglesias, crean sus ritos peculiares. Sin embargo, el motivo mas común y más profundo es la conciencia de que lo que importa es la fidelidad esencial a la obra de Cristo, la cual es perfectamente compatible con la libertad y diversidad de las expresiones propias de cada comunidad, según las características de lugar y tiempo.

 La lengua tuvo una clara incidencia en la diversificación de la liturgia, pero influyó, sobre todo, la mentalidad de cada área geográfica y cultural. Esto creaba "estilos" propios tanto en las ceremonias como en las plegarias. Entre los elementos distintivos de cada rito litúrgico, están:

 ·          la manera de estructurar la plegaria eucarística: en unos ritos está hecha de una sola pieza y en otros de varias piezas variables. Mientras en Roma se multiplicarán los prefacios y se consolidará una sola plegaria eucarística, en oriente se multiplicarán las plegarias eucarísticas.

·          la manera de organizar los ciclos de lecturas bíblicas a lo largo del año litúrgico.

·            fórmulas típicas de cada rito: En África el saludo es "La paz esté con vosotros", en Roma, "El Señor esté con vosotros".

·          sobre todo el estilo literario: Oriente origina una liturgia más poética, teológica, solemne. Occidente, una liturgia más práctica, simple, austera.

·          la lengua: La parte de Oriente, que había estado bajo la dominación griega usaba el griego.

La parte judía usó su lengua aramea.

La Iglesia que quedó constituida más allá del Eufrates utilizó exclusivamente el siríaco. Pero en muchas partes las celebraciones litúrgicas eran políglotas ("varias lenguas").

En Occidente, la Iglesia de África usó la lengua latina.

Roma usó el griego hasta el siglo III y su liturgia se latinizó hacia la segunda mitad del siglo IV. Las lenguas habladas en las Galias y en Hispania antes de la conquista romana no dejaron ningún rastro en la liturgia. Los bárbaros se latinizaron rápidamente.

Es curioso que en Occidente, hasta el Concilio Vaticano II no se haya comprendido lo que decía un prefacio de la antigua liturgia romana: "La variedad de lenguas no es un obstáculo para la edificación de la Iglesia, sino que, al contrario, contribuye a fortalecer su unidad".

 

Familias litúrgicas  

 

 Estas expresiones o formas litúrgicas, se designan con el nombre de familias litúrgicas Con la expresión familia litúrgica se hace referencia al conjunto de ritos que están emparentados entre sí por el origen y las características comunes.

 

Rito en liturgia es el conjunto de usos y peculiaridades de tipo celebrativo que se observan en una liturgia particular y que la distingue de las demás. Normalmente el rito está unido a una Iglesia local o particular. En este sentido, el rito es la realización de una Iglesia local con su obispo y su presbiterio dentro de unas coordenadas humanas, sociales, culturales y religiosas especificas. La diversidad de ritos dio lugar a la formación de "'familias litúrgicas". Este es un esquema de las distintas familias litúrgicas.

·    Familias litúrgicas de Oriente:  

 

·    Grupo antioqueno: de la Iglesia de Antioquia

·    Siríaco occidental: Antioquía, el marovita, el bizantino y el armenio.

·    Siríaco oriental: nestoriano, el caldeo y el malabar.  

 

·    Grupo alejandrino: de la Iglesia de Alejandría.: El copto y el etiópico.  

 

·         Familias litúrgicas de Occidente:

·         El romano.

·         El ambrosiano (propio de Milán de San Ambrosio)

·         El hispano-mozárabe.

De ésta últimas, actualmente sólo se conservan el romano y el algunas zonas de España el Mozárabe.  

 

 Apuntamos una muestra de la Eucaristía en el rito siriaco de Antioquía. No cambia la estructura clásica. Ahora bien incorpora cantidad de elementos. Los ritos iniciales están muy reducidos, casi no existen.

·      Los fieles se sientan en la iglesia bajo la presidencia del obispo y del presbiterio. Los hombres en una parte; las mujeres, en otra.

 ·    Comienzan en seguida las lecturas. Cuatro lecturas: dos del AT. 

Sigue el salmo. Lo entona un lector. El pueblo contesta con un versículo repetido a modo de estribillo. 

Tercera lectura del N. T. y por fin el Evangelio. 

Terminadas las lecturas, algunos sacerdotes pronuncian por turno una breve exhortación sobre lo leído. Por último predica el obispo.

 ·   A continuación tienen lugar las diversas despedidas o missae a quienes se les está prohibido asistir a la parte eucarística: catecúmenos, catequizados y penitentes. Para cada grupo la asamblea responde a una breve plegaria formulada por el diácono con el Kyrie Eleison.

 ·   Los que quedan en la iglesia, los fieles, se ponen de rodillas para rezar. A cada petición del diácono, en forma de letanía, responden Kyrie Eleison. Se termina la plegaria con la oración del obispo. Así termina la primera parte de la eucaristía.

 ·  La liturgia de la Eucaristía comienza con el saludo del obispo

 

"LA PAZ DEL SEÑOR SEA SIEMPRE CON VOSOTROS". 

"Y CON TU ESPÍRITU".

 

Después se da el beso de la paz. Entre tanto, unos vigilan las puertas a fin de que no entre nadie, otros se reparten por el templo para que nadie meta ruido, o hable, o se duerma, etc. El obispo se lava las manos para recibir los dones. Los diáconos los presentan al obispo y, después, los ponen sobre el altar, agitando a los lados dos abanicos para ahuyentar los insectos. Preparadas las ofrendas, el obispo, de pie delante del altar, con la cara hacia el pueblo, se prepara para la plegaria eucarística.  

 

 · La Plegaria eucarística comienza con el diálogo clásico. Sólo que en vez de "EL SEÑOR ESTÉ CON VOSOTROS", saludaba diciendo: "LA GRACIA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, EL AMOR DEL PADRE Y IA COMUNIÓN DEL ESPÍRITU SANTO ESTÉ SIEMPRE CON VOSOTROS" (2 Co 13, 13).

Después la Plegaria se extiende mucho, comenzando por los atributos de Dios y llegando a sus obras maravillosas, como la creación de los ángeles, astros, cosas y el hombre. Y después de haber recordado la caída y la condenación, evoca las grandes figuras de los patriarcas. Se interrumpe esta evocación para cantar el Santo. 

Continúa con la encarnación, vida pasión, muerte, resurrección y ascensión de Jesús. Alude al precepto del Señor "HACED ESTO EN MEMORIA MÍA", reproduce la escena de la institución con las palabras de consagración; recuerda de nuevo la pasión, muerte..., y ora al Espíritu para que venga sobre el pan y el vino, y sobre los que van a participar del cuerpo y la sangre de Cristo. 

La plegaria eucarística se termina con una larga oración a Dios en favor de toda clase de personas y con la doxología (Doxa = gloria. Se llama doxología, en general, a la fórmula de alabanza a Dios y a Cristo o a las tres divinas personas y en particular, a la última parte de la plegaria eucarística: "Por Cristo, con Cristo y en él...") final distinta a la nuestra.  

Después de la doxología se recita el Padrenuestro con voz unánime y concluida con una breve doxología (nosotros terminamos con lo que llamamos embolismo (Embolismo: añadir. Es un texto breve que se añade a una plegaria, hoy día llamamos a la oración que se añade al Padrenuestro. ): "LÍBRANOS SEÑOR... "

·        Llegados a este momento, el diácono hace la conmemoración de los vivos y difuntos. Después el diácono exclama:

"ESCUCHEMOS", y el obispo, en voz alta: "Lo SANTO, PARA LOS SANTOS", a quien responde el pueblo: "UN SÓLO SANTO, UN SÓLO SEÑOR, JESUCRISTO, EN LA GLORIA DE DIOS PADRE, BENDITO POR LOS SIGLOS. AMEN".

Sigue la fracción del pan y después la comunión. Primero participa el obispo, después los presbíteros, diáconos, subdiáconos, lectores, cantores, ascetas, posteriormente, entre las mujeres, las diaconisas, vírgenes, viudas, niños, después el pueblo con pudor, reverencia y sin ruido. Mientras tanto un cantor entona el salmo 33. (No olvidemos que se celebraba sólo una misa para toda la ciudad).

 ·          Terminada la comunión, los diáconos retiran lo que ha quedado y lo llevan a la sacristía. Después un diácono hace la señal para que comience la plegaria de acción de gracias, que el obispo pronuncia en nombre de todos. 

Por último imparte la bendición a los fieles y el diácono termina con ID EN PAZ .  

 

 Me imagino que os habréis cansado hasta leyendo, qué sería si fueran así las misa de ahora: Cuatro lecturas, otras cuatro o cinco homilías, etc. En algunas partes de Oriente siguen todavía más o menos así. Un profesor que tuve nos dijo que en vacaciones fue el domingo a una misa parecida a éstas y a la media hora se salió, diciéndose que ya había cumplido.

 

 3.- Líneas de fuerza  

 

 La liturgia, dentro de un esquema común, ha sido capaz de in culturizarse en todas las sociedades y culturas. El mismo misterio de Cristo a través de la historia ha tomado formas distintas, con respeto al hombre y a la fe.

 Este trabajo inmenso de adaptación cultural que hizo la Iglesia en estos siglos actualmente es considerado modélico. El Concilio Vaticano II lo tuvo en consideración.

 Por eso, aunque salga del contexto histórico que estamos analizando, es conveniente que unamos los momentos de cambio que ha vivido la liturgia con los que nos ha tocado vivir a nosotros.

 El Concilio Vaticano II, fiel a esta tradición, señala que "al revisar los libros litúrgicos, salvada la unidad sustancial del rito romano, se admitirán variaciones y adaptaciones legitimas a los diversos grupos, regiones, pueblos, especialmente en las misiones, y se tendrá esto en cuenta oportunamente al establecer la estructura de los ritos y las rúbricas" (SC 38).

 Únicamente, pone una vía para dichas reformas: "Corresponderá a la competente autoridad eclesiástica territonal, de la que se habla en el artículo 22, 2, determinar estas adaptaciones dentro de los limites establecidos en las ediciones típicas de los libros litúrgicos, sobre todo en lo tocante a la administración de los sacramentos, a los sacramentales, procesiones, lengua litúrgica, música y arte sagrados, siempre de conformidad con las normas fundamentales contenidas en esta constitución" (SC 39).

 Y el Catecismo de la Iglesia Católica nos señala: 

"Las diversas tradiciones litúrgicas nacieron por razón misma de la misión de la Iglesia. Las Iglesias de una misma área geográfica y cultural llegaron a celebrar el misterio de Cristo a través de expresiones particulares, culturalmente tipificadas: en la tradición del "depósito de la fe " (2 Tim 1, 14), en el simbolismo litúrgico, en la organización de la comunión fraterna, en la inteligencia teológica de los misterios y en los tipos de santidad. 

Así, Cristo, luz y salvación de todos los pueblos, mediante la vida litúrgica de una Iglesia, se manifiesta al pueblo y a la cultura a los cuales es enviada y en los que se enraíza. La Iglesia es católica: puede integrar en su unidad, purificándolas, todas las verdaderas riquezas de las culturas (Cf LO 23)" (CEC, 1202).

 "Las tradiciones litúrgicas, o ritos, actualmente en uso en la Iglesia son el rito latino (principalmente el rito romano, pero también los ritos de algunas Iglesias locales como el rito ambrosiano, el rito hispano-visigótico o los de diversas órdenes religiosas) y los ritos bizantino, alejandrino o copto, siríaco, armenio, maronita y caldeo. El sacrosanto Concilio, fiel a la Tradición, declara que la santa Madre Iglesia concede igual derecho y honor a todos los ritos legítimamente reconocidos y quiere que en el futuro se conserven y fomenten por todos los medios (SC 4)" (CEC 1203).

 Hoy día está aprobada y publicada (1988) el Misal para las diócesis de Zaire, con sus bailes y gestos propios de ellos.


Cuestionario

  1.- ¿Por qué es importante el conocimiento de la Historia de la Liturgia? 

Da tres o cuatro razones.

 

  2.- Señala las partes invariables de la Eucaristía a través de los tiempos.

 

  3.-  Hoy día hay ¿libertad en la liturgia? Razones a favor y en contra.

 

  4.- Hoy día, tal como ves la liturgia, ¿te parece fiel a la historia? ¿Qué quitarías o añadirías? 

Dicho de otra formas que sobra o qué falta?

 

  5.-   La lengua es un elemento importante en la adaptación cultural de la liturgia a los distintos pueblos con lengua propia. Bastantes pueblos nuestros hoy día son bilimgües. 

¿Cómo tendrían que ser nuestras celebraciones? 

¿Tendrían que celebrarse las Eucaristías en una sola lengua para cada comunidad o hacer todas en bilingüe?  

 

Inicio

 

 

Inicio J. A. Pagola Homilías Lecturas del día Contactos parroquia T. Ordinario PowerPoint Eucaristía