Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas y reflexión

Contactos parroquia

T. Ordinario

PowerPoint Eucaristía

 

 

CAPITULO 6

 

Un poco de historia

 

INDICE

Un poco de historia:

• Primeros siglos

• Edad Media

Dios hablando en los signos:

• Dios se acomoda a nuestra naturaleza

• Línea de la encarnación

Crisis y posibilidades de los símbolos: 

• El símbolo une a toda la persona 

• El símbolo es renovación del mundo

• El símbolo reafirma la transcendencia 

• Gestos, acciones y símbolos litúrgicos 

Cuadros de símbolos litúrgicos

Cuestionario


Objetivo 

Conocer de dónde y cuándo han surgido la mayoría de los elementos simbólicos de la liturgia.

Primeros siglos

En el desarrollo del simbolismo cristiano influyeron, durante los primeros siglos, la vitalidad interna de las comunidades cristianas, la mentalidad bíblica y la influencia de otras culturas (cultura griega al principio).

En los primeros siglos cristianos crecieron mucho los símbolos tomados de la Biblia: imágenes, signos gráficos, representaciones, gestos, actitudes, objetos y, sobre todo, la formación progresiva del conjunto de los símbolos litúrgicos. Se puede decir, que la mayoría de los símbolos litúrgicos vienen de la Biblia.

Del helenismo, se aceptó la visión del mundo que tenía Platón. Para Platón todo lo que existe en el mundo es imagen del mundo de las ideas; por tanto, todos los aspectos del mundo visible son símbolos del mundo espiritual e invisible. También se tomaron de los cultos de los griegos vocablos, expresiones, gestos, etc.

Edad Media

En la Edad Media el simbolismo cristiano tuvo un extraordinario desarrollo. Había que adaptar la liturgia a la mentalidad de los pueblos nuevos. Estos exigían celebraciones más dramáticas, más emotividad y más fantasía. La procesión del Domingo de Ramos, la adoración de la Cruz del Viernes Santo, los ritos de la Vigilia Pascual son frutos de esta época.

Pero, junto a estos aspectos positivos entraron también otros negativos. Se olvidó la Biblia y la tradición. Entró la interpretación superficial de los gestos y acciones, entró la alegoría y la interpretación moralizante. Los pasos que daba el sacerdote en el altar eran los pasos que dio Jesús de Anás a Pilato, etc. La palabra de Dios perdió protagonismo y entonces se desarrollaron las imágenes y los retablos en los altares.

El Vaticano II, fruto de la recuperación de la Biblia y de la tradición, reformó y reformuló todo este mundo que venía de la Edad Media. Fue un trabajo de simplicidad y naturalidad.

 

Dios hablando en los signos

Dios se acomoda a nuestra naturaleza

Al tratar de los símbolos concretos (Cirio Pascual, agua, estar de pie, comer) y de la historia hemos visto que detrás de casi todos estos símbolos está el mundo de la Biblia, está Dios. Es verdad que la liturgia nos quiere introducir en la vivencia del acontecimiento de la salvación por medio de los ritos: "para que contemplando a Dios visiblemente, él nos lleve al amor de los invisible" (Prefacio I de la Navidad), pero también es cierto que todas las manifestaciones de Dios han sido "humanas", es decir, Dios se ha acomodado a la forma de entender y de expresar de los humanos.

Dios es siempre el gran misterio. Es, en su esencia íntima, tan distinto de los hombres que el pensamiento no puede abarcarlo ni el lenguaje humano describirlo plenamente. Sin embargo, afirmamos que Dios quiere manifestarse desde sí mismo a los hombres. Para ello necesita una mediación para llegar a la capacidad de recepción humana. Dios se ha revelado. El amor de Dios es concreto y tiende a lo concreto. Por esto, se ha manifestado sacramentalmente: con signos, señales, palabras y acciones.

Todos los ritos que hacemos en la liturgia están en esta línea de lo concreto de lo sacramental.

 

Línea de la encarnación

La encarnación es la manifestación más clara y patente de Dios. Dios no sólo se acomoda a los hombres, sino que se hecho carne, se ha hecho hombre.

La liturgia, siguiendo esta línea de encarnación, no se ha opuesto, no ha despreciado, el asumir estos medios y modos de comunicación entre Dios y el hombre. Ha aceptado y asumido en concreto las formas y los símbolos religiosos.

Por tanto, lo mismo que Cristo ha elegido unos signos para darnos la salvación, la Iglesia los ha hechos suyos. Y la liturgia los ha elegido. Todos estos medios son, por tanto, instrumentos de la presencia y de su acción salvadora de Dios en la historia: Estos signos se han convertido en signos históricos y eficaces de la salvación y del encuentro del hombre con Dios.

Los signos litúrgicos forman parte de la misión y de la actuación de la Iglesia como sacramento de salvación. La Iglesia se manifiesta y se autorrealiza en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía, y en todos los demás ritos de la liturgia.

 

Crisis y posibilidades de los símbolos en la liturgia

También es necesario preguntarse por la expresividad de los ritos en el mundo moderno.

Ya hemos apuntado en la introducción, que el valor que el mundo contemporáneo le da a lo ritual y a lo simbólico no es muy positiva; por lo menos, es controvertida. La racionalidad se ha impuesto. Sin embargo, existen movimientos fuertes de búsqueda de la dimensión simbólica, del campo de lo sentimental y/o vivencial de la persona humana. No sólo somos razón.

Esta crisis ha afectado a lo sacramental. La secularización sofoca toda actitud contemplativa y lo lleva a una actitud de funcionario. A continuación indicamos tres aspectos que parecen actualmente abrir posibilidades para devolver a la dimensión ritual su valor:

El símbolo une a toda la persona

Toda forma ritual (conjunto de cosas simbólicas, gestos y palabras), todo rito está en tensión: por una parte, nos cuesta ver a Dios en la vida, en las cosas; y, por otra parte, necesitamos de Dios, necesitamos comunicarnos con Dios. Pues bien, hoy día hay bastantes indicios para afirmar que el hombre de la sociedad tecnológica necesita encontrar nuevos espacios para ello. Y el rito se mueve en un terreno que toca a la imaginación, a la afectividad, a la corporeidad. El rito toca a todo el hombre/mujer.

La liturgia tiene una función integradora de la unidad de la persona. Es real el peligro de rozar lo mágico, pero no es menor el peligro de subordinar la fe a la eficacia. Es decir, reconocer sólo la fe en aquello que aparece.

El símbolo es renovación del mundo

Los ritos cristianos anuncian, celebran y actualizan la liberación de Cristo. Los movimientos actuales pretenden vivir el misterio salvador acentuando la dimensión histórica de esa liberación (libertad, justicia, solidaridad, ...). Están, pues, en consonancia con el mensaje bíblico y, por consiguiente, con la celebración litúrgica.

La liturgia cristiana también es lugar en el que esta visión de las cosas entre en contacto con la Biblia. Para ello, hay que vivir la liturgia en toda su profundidad y conectarla con la historia según las dos dimensiones del profetismo bíblico:

• la dimensión activa

- de denuncia de las injusticias y de las formas cultuales que le sirven de tapadera (Is 1, 13ss; Is 58; Am 5, 21-24). y de implantación de la justicia;

• la dimensión pasiva de espera de una etapa mesiánica en donde serán totales y sin mancha alguna la justicia y la paz.

El rito vuelve entonces a colocar lo cotidiano en el lugar de lo teológico: práctica de la caridad y tensión de esperanza.

 

El símbolo reafirma la transcendencia

El ritualismo litúrgico conserva su originalidad de simbolizar lo que tiene el hombre total. En el acto de celebrar con ritos expresa su drama existencial, su limitación, su pasión por el origen y por la muerte. Todo ello frente al OTRO divino (Dios) al que en la acción de gracias devuelve lo que le ha sido dado.

En la experiencia litúrgica cristiana el hombre puede encontrar no sólo la inspiración y la fuerza para su lucha por la justicia, sino también una respuesta a sus grandes problemas existenciales y la liberación de todos los falsos absolutos e ídolos. Encuentra o puede encontrar en la liturgia una reserva de verdadera humanidad y de tensión escatológica.

Gestos, acciones y símbolos litúrgicos

La siguientes páginas nos dan a conocer el significado y el uso de los distintos elementos expresivos de la acción litúrgica. Son para tenerlos presentes, para catequizar con ellos, como decían y hacían los Padres de la Iglesia. Todo ello era para ayudarles a penetrar más en profundidad el misterio que habían celebrado.

Lo importante es llegar al misterio. Profundizar en los ritos no necesita grandes conocimientos teológicos. Muchas veces es cuestión de actitudes internas y de catequesis. Profundizar en sensibilidad litúrgica no quiere decir multiplicar gestos, palabras y símbolos, sino dar contenido y vida a los que hacemos, conduciendo gradualmente a las personas hasta el nivel del acontecimiento salvador. Este es el valor de todos los signos que a continuación proponemos. No para sacralizarlos, ni para despreciarlos, sino para pasar (hacer pascua) por ellos a Cristo.

Los cuadros que proponemos sirven para ver el origen bíblico de todos ellos. Lo cual da el valor justo a cada uno de ellos. El respeto junto con la libertad y el estudio son las actitudes naturales ante ellos.

 

Actitudes litúrgicas

Actitud

SignificadoUso litúrgicoCita bíblica

De pie

Acción Expectación Oración

La Asamblea 

Los ministros, cuando actúan

Ecl 50, 13 

Ex 12, 11 

Mc 11, 25 

Lc 18, 13

 

Sentados

 

Enseñar 

Escuchar 

Meditar 

Orar

 

Presidente 

Liturgia de la P. 

Salmos

Silencios

 

Lc 2, 46 

Lc 10, 39 

Hch 20, 9 

1Co14,30

 

De rodillas

 

Rebajamiento. 

Adoración. 

Oración individual

 

Letanías

Culto eucarístic 

El algunos sacramentos

 

Hch 7, 60 

Hech 9, 40 

Ef 3, 14

 

Inclinación

 

Rebajamiento 

Súplica

 

Súplicas de los ministros. 

Petición de bendición.

 

Sant 4, 10 

1Pe1,12

 

Postración

 

Anonadamiento 

Morir/resucitar 

Oración

 

Ordenaciones 

Viernes Santo

 

Ge 17, 3 

Mt 17, 6 

Mt 26, 39 

Ap 4, 10

 

Gestos de los fieles

 

Gesto 

SignificadoUso litúrgicoCita bíblica

Hacer la señal de la cruz

Invocación trinitaria Recuerdo del misterio pascual. 

¡Identificación con Cristo Crucificado.

Al comenzar las  celebraciones   

En algunos ritos

 (Evangelio,

 Bendición, Absolución, etc.)

 

Mt 28, 19

1 Co 1, 18-23 

Mt 10, 28 

Mt 16, 24 

Ga12, 19 Rm 6,6

 

Darse la paz o Beso

Comunión en el espíritu. 

Reconciliación

Rito de la paz. Celebraciones de la Palabra (optativo)

Rm 16, 16 

1 Co 16, 20 

1 Tes 5, 26 

1 Pe 5, 14

Recibir la Eucaristía

Acoger el don 

Ser alimento

Rito de la comunión

Mt 14, 19 

Mt 26, 26-27

Golpearse el pecho

Conversión 

Penitencia

Actos penitenciales

Lc 18, 13 

Mt 24, 30

Ayunar

Participación en el Misterio Pascual. Penitencia. 

Oración.

Hambre espiritual.

 

Viernes Santo. Miércoles de Ceniza y días penitenciales. Antes de la comunión.

Mt 9, 15 

Mt 4, 1 

Mt 6, 16 

Hch 13, 2-3

 Jn 6, 26-27 

Mt 4, 4

Caminar

Iglesia peregrina. Esperanza. 

Unidad.

Procesión y Rogativas. Peregrinaciones a santuarios.

Sal 122 

Lc 9, 51 

Lc 19, 28

Gestos de los ministros

GestoSignificadoUso litúrgicoCita bíblica

Levantar los ojos

 

Oración Súplica

 

Eucaristía en la Plegaria Eucarística

Sal 121, 1  

Mt 14, 19 

Mc 7, 34 

Jn 17, 2

Extender las manos

Oración 

Asimilación a Cristo Crucificado.

 

Plegarias presidenciales. 

Padre nuestro.

Ex 17, 11-12 

Sal 14, 12

1 Tim 2, 

2 Jn 21, 18

 

Lavarse las manos

 

Pureza interior

 

Después de la presentación de ofrendas Purificaciones.

 

Sal 51, 4 

Jn 13, 9

Imposición de manos

 

Exorcismo. Bendición. 

Acción del Espíritu. Reconciliación. Curación.

Transmisión de un don o potestad.

 

Bautismo de niños. Bendición. Confirmación. Plegaria

Eucarística. Penitencia. 

Unción de enfermos. Ordenaciones.

 

Mc 7, 3 8 

Mt 8, 3 

Mc 10, 16

Lc 24, 50 

Hch 6, 17 

Hch 8, 18-19 

Hch 19, 6 

Mt 8, 2-3 Mc 3, 5 Hch 1, 6

1 Tim 4, 14 

2 Tim 1, 6

 

Dar la paz

Comunicación del Espíritu

 

Rito de la paz. Confirmación. Ordenaciones. Consagración de vírgenes.

Bendición de Abad/ Abadesa.

 

Jn 17, 27 

Jn 20, 19 

1Co1,3 

Ef 1,2

Partir el pan

 

Entrega de Cristo a la muerte. 

Comunión eclesial

 

Fracción del pan en la Eucaristía

 

1Cor 11,24 

Lc 24, 3 0-3 5 

Hch 2, 42-46 

Hch 20, 7-11

 

 

Elementos simbólicos

 

ElementosSignificadoUso litúrgico

Cita bíblica

 

AGUA

Muerte/Vida Nuevo nacimiento en el Espíritu Santo

Bautismo Aspersiones Exequias

 

Rm 6, 3 ss 

Jn 3, 5

Jn 7, 37-38

 

LUZ

 

Presencia divina Cristo: Luz sin ocaso.

En la Misa Vigilia Pascual Bautismo Vísperas

Ex 27, 20 

Ap 4, 5 

Lc 2, 32 

Jn 8, 12

FUEGO

 

Resurrección de Cristo.

Espíritu Santo.

 

Vigilia Pascual Dedicación del altar.

 

Mt 3, 11

Hch 2, 3 

1Re18,38

CENIZA

Penitencia

 

Miércoles de ceniza

 

Gen 3, 19 

Mt 11, 12

 

INCIENSO

Oración. Sacrificio de alabanza. 

Honor

 

Eucaristía.

Culto eucarístico. Dedicación del altar.

 

Sal 141,2 

Lc 1, 10-11

Ap 8, 3-5

 

PERFUMES

Presencia del es poso. Buen olor de Cristo.  Honor.

Misa Crismal. Crismaciones. Dedicación del al tar.

Cant 4, 11 

2 Co 2, 15 

Ap 5, 8

SAL

Purificación Alimento

Catecumenado

Lev 2, 13 

Mc 9, 49-50 

Mt 5, 8

 

RAMOS

 

Alabanza Gloria y honor

 

Domingo de Ramos.

Aspersiones.

 

Ex 12, 22 

Sal 51, 9 

Mt 21, 8 

Ap 7, 9

 

PAN Y VINO

 

Alimento 

Ofrenda 

Alegría 

Unidad

Eucaristía

 

Gen 14, 18 

Sal 104, 14-15 

Ecle 31, 35 1Co10,16-17

 

Aceite

Fortaleza 

Curación 

Posesión o unción por el Espíritu

 

Óleo de los catecúmenos. 

Óleo de los enfermos Santo Crisma

 

Cor 9, 24-27 

Sat 5, 14 

Hch 10, 3 8 

Sal 45, 8 

Sal 88, 21

 

Cirio

Cristo resucitado 

Luz sin ocaso 

Hecho de la Virgen

 

Vigilia Pascual Tiempo Pascual Bautismo Exequias

Ex 13, 21-22 

Jn 8, 12

Ap 21, 23

 

Fuente bautismal

Seno de la Iglesia

Bautismo

 

Jn3.5

Jn 1, 12-13 

Ef 5, 23-32 

Ap21,2

 

Cruz

Victoria Pascual. Arbol de la vida

Viernes Santo Preside la Eucaristía. Encabeza procesiones.

Mt 28, 5-6

1 Cor 1, 18-23 

Gal 2, 19

Ap 2, 7 

Ap 22, 2

 

Leccionario Evangélico

 

Presencia de Cristo en su Palabra

 

Liturgia de la Palabra. 

Procesión de entrada. Ordenaciones. Exequias del Obispo.

 

Jn 20, 31 

Lc 1, 3-4 

Mc 12, 26 

Lc 4, 17

Ap 22, 18-19

 

Vestido

 

Asimilación a Cristo. Participación en el banquete mesiánico. Ministerio en la liturgia.

Bautismo.

Primera Eucaristía. Los ministros en todas las celebraciones.

 

Gal 3, 26 

Rm 13, 14 

Mt 22, 14 

Ap 19, 9 

Ecle 50, 11

 

Campanas

Convocatoria. Llamada de Dios. Alabanza.

Siempre para convocar a las celebraciones. 

Gloria en la Vigilia Pascual

Sal 150,5. 

1Co13,1

 

Cuestionario

 

1 Toma la actitud de estar sentado. Haz un recorrido humano y de la Biblia. Escribe el recorrido y contesta ¿qué significa estar sentados?

2 Ahora, toma el aceite para analizar. Haz el recorrido normal, humano y bíblico. Para este recorrido bíblico lee los textos que señala el cuadro de los elementos simbólicos. ¿Qué simboliza el aceite?

3 Lee estos textos (1 Jn 1, 5; Jn 1, 9; Jn 8, 12; Lc 2, 32: Mt 5, 14-16; 1 Jn 2, 10). Haz un momento de oración con ellos. Y responde: ¿De qué es símbolo la luz?

4 Prepara una celebración de Adviento, unos días antes de Navidad. Queremos dar a entender que Jesús es la luz. ¿Cómo usarías las luces de la iglesia, de las velas, otras,...? No hace falta que escribas los textos, señala sólo los momentos en los cuales usarías la luz y cómo lo usarías.

 

Capitulo 7: La asamblea 

Inicio J. A. Pagola Homilías Lecturas del día Contactos parroquia T. Ordinario PowerPoint Eucaristía