Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

XIV SEMANA TIEMPO ORDINARIO

 

Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo

Rezando voy

 

 

 

 

Día: 14-07-2018
 

San Camilo de Lelis, presbítero
 

 SÁBADO DE LA XIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

Lectura 1

 

Lectura del libro de Isaías 6, 1 -8

EN el año de la muerte del rey Ozías, vi al Señor sentado sobre un trono alto y excelso: la oria de su manto llenaba el templo.
Junto a él estaban los serafines, cada uno con seis alas: con dos alas se cubrían el rostro, con dos el cuerpo, con dos volaban, y se gritaban uno a otro diciendo:
«¡Santo, santo, santo es el Señor del universo, llena está la tierra de su gloria!».
Temblaban las jambas y los umbrales al clamor de su voz, y el templo estaba lleno de humo.
Yo dije:
«¡Ay de mí, estoy perdido! Yo, hombre de labios impuros, que habito en medio de gente de labios impuros, he visto con mis ojos al Rey, Señor del universo».
Uno de los seres de fuego voló hacia mí con un ascua en la mano, que había tomado del altar con unas tenazas; la aplicó a mi boca y me dijo:
«Al tocar esto tus labios, ha desaparecido tu culpa, está perdonado tu pecado».
Entonces escuché la voz del Señor, que decía:
«¿A quién enviaré? ¿Y quién irá por nosotros?».
Contesté:
«Aquí estoy, mándame».

Palabra de Dios
 

Salmo

 

Sal 92, 1ab. 1c-2. 5

R/. El Señor reina, vestido de majestad.

V/. El Señor reina, vestido de majestad;
el Señor, vestido y ceñido de poder. R/.

V/. Así está firme el orbe y no vacila.
Tu trono está firme desde siempre,
y tú eres eterno. R/.

V/. Tus mandatos son fieles y seguros;
la santidad es el adorno de tu casa,
Señor, por días sin término. R/.

 

Evangelio


Lectura del santo Evangelio según san Mateo 10, 24-33

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:
«Un discípulo no es más que su maestro, ni un esclavo más que su amo; ya le basta al discípulo con ser como su maestro y al esclavo como su amo. Si al dueño de casa lo han llamado Belzebú, ¡cuánto más a los criados!
No les tengáis miedo, porque nada hay encubierto, que no llegue a descubrirse; ni nada hay escondido, que no llegue a saberse.
Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a la luz, y lo que os digo al oído, pregonadlo desde la azotea.
No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No; temed al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la “gehenna”. ¿No se venden un par de gorriones por un céntimo? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo: valéis más vosotros que muchos gorriones.
A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos, Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre que está en los cielos».

 

Palabra del Señor

 

Reflexión

 

San Camilo de Lelis, presbítero (L)

Nacido en 1550 en Chieti, fue militar, pero al encontrarse con un capuchino le descubrió la auténtica vida cristiana. Peregrinando a Roma, se dio cuenta que los enfermos se merecen un trato profesional y afectuoso, como si fueran el mismo Cristo. De acuerdo con la orientación de san Felipe Neri y con un grupo de voluntarios, fundó la Sociedad de los Servidores de los Enfermos (Camilos), para «tratarlos con misericordia». Es patrón de los enfermos y del personal hospitalario. Murió en 1614.

 


Jesús les ha dicho a sus apóstoles que van a ser perseguidos y enseguida les explica por qué. Si de verdad se han identificado con Jesús, lo lógico es que les va a pasar en la vida lo mismo que le pasó a Jesús. Si él fue perseguido por los dirigentes de su propia religión, es evidente que quienes se presentan como los discípulos de aquel Jesús, si de verdad lo son, tendrán que pasar por la misma situación. Están equivocados los dirigentes actuales que piensan que eso ocurrió en el "antiguo pueblo de Dios", pero que ya no puede ocurrir en el "nuevo y definitivo pueblo elegido". No hay en este mundo religión elegida y exenta de error. Los sumos sacerdotes de Israel no se equivocaron por ser de Israel, sino por ser sumos sacerdotes que tenían la convicción de que ellos no se equivocaban.


El que se ve amenazado, siente miedo. Por eso, la gran tentación de los apóstoles (y de sus sucesores) es el miedo. Cuatro veces habla Jesús del miedo. Y el gran peligro del que tiene miedo es callarse o decir las cosas de forma que no le compliquen la vida. Cuando eso ocurre, el Evangelio se convierte en "proyecto político" disfrazado de "proyecto apostólico", de "responsabilidad pastoral" o cosas parecidas.



Punto de reflexión y plegaria

El Papa nos ha invitado últimamente a ir contra corriente, a no tener temor, a no dejarnos aplastar por una sociedad que no sabe de dónde viene ni adónde va, y que anda como una brújula dando vueltas entorno a sí misma. No sabe para donde dirigirse porque no tiene un norte. El evangelio nos anima a ser testigos de Cristo con serenidad, con confianza y también con astucia.

- Señor, cuida a tu Iglesia que somos nosotros.
 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía