Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

XIV SEMANA TIEMPO ORDINARIO

 

Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo

Rezando voy

 

 

 

 

Día: 13-07-2018
 

San Enrique
 

 VIERNES DE LA XIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

Lectura 1

 

Lectura de la profecía de Oseas 14,2-10

ESTO dice el Señor:
«Vuelve, Israel, al Señor tu Dios,
porque tropezaste por tu falta.
Tomad vuestras promesas con vosotros,
y volved al Señor.
Decidle: «Tú quitas toda falta,
acepta el pacto.
Pagaremos con nuestra confesión:
Asiria no nos salvará,
no volveremos a montar a caballo,
y no llamaremos ya “nuestro Dios”
a la obra de nuestras manos.
En ti el huérfano encuentra compasión».
«Curaré su deslealtad,
los amaré generosamente,
porque mi ira se apartó de ellos.
Seré para Israel como el rocío,
florecerá como el lirio,
echará sus raíces como los cedros del Líbano.
Brotarán sus retoños
y será su esplendor como el olivo,
y su perfume como el del Líbano.
Regresarán los que habitaban a su sombra,
revivirán como el trigo,
florecerán como la viña,
será su renombre como el del vino del Líbano.
Efraín, ¿qué tengo que ver con los ídolos?
Yo soy quien le responde y lo vigila.
Yo soy como un abeto siempre verde,
de mí procede tu fruto».
¿Quién será sabio, para comprender estas cosas,
inteligente, para conocerlas?
Porque los caminos del Señor son rectos:
los justos los transitan,
pero los traidores tropiezan en ellos.

Palabra de Dios


 

Salmo

 

Sal 50, 3-4. 8-9. 12-13. 14y 17

R/. Mi boca proclamará tu alabanza.

V/. Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado. R/.

V/. Te gusta un corazón sincero,
y en mi interior me inculcas sabiduría.
Rocíame con el hisopo: quedaré limpio;
lávame: quedaré más blanco que la nieve. R/.

V/. Oh, Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme.
No me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu. R/.

V/. Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso.
Señor, me abrirás los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza. R/.

 

Evangelio


Lectura del santo Evangelio según san Mateo 10, 16-23

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:
«Mirad que yo os envío como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas.
Pero ¡cuidado con la gente!, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y ante los gentiles.
Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, porque no seréis vosotros los que habléis, sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros.
El hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres y los matarán.
Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará. Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra.
En verdad os digo que no terminaréis con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del hombre».

Palabra del Señor

 

Reflexión

 

San Enrique (L)

Enrique (973-1024) maravilló a todos mostrándose sumiso al Evangelio, siendo cabeza del Sacro Imperio Romano Germánico (Enrique II). Gobernó con sabiduría, aunque tuvo sus fallos; con san Odilón de Cluny colaboró en la fundación de diócesis y monasterios en Germania e Italia: «Deseamos recuperar en el cielo los tesoros que nos han sido confiados aquí en la tierra, y donde también nuestro corazón ya habita por deseo y por amor» (Vida).

 


El proyecto del Reino, tal como lo presenta Jesús, es intolerable para los poderes de este mundo. Un proyecto que desmotiva a la gente ante el dinero, y los valores que lleva consigo el afán por el dinero, desencadena la persecución contra los apóstoles. Jesús es muy claro en este punto. Por tanto, cuando los apóstoles del Reino no encuentran rechazo y persecución sino aplauso y privilegios, tales apóstoles tienen que preguntarse si son "auténticos" o si, por el contrario, son "falsos" apóstoles, como ya en el antiguo Israel hubo "falsos" profetas.


Dice Jesús que la persecución vendrá de las "sinagogas"; y de los "gobernadores y reyes". O sea, será persecución religiosa y persecución civil. Ambas cosas. En cuanto a la persecución religiosa, lo más sorprendente es que no vendrá de los paganos o de otras religiones, sino de la propia religión. Exactamente como le ocurrió al propio Jesús, que fue asesinado por la misma religión en la que fue educado, la religión a la que socialmente perteneció durante toda su vida. En asuntos de persecución religiosa, lo primero que hay que preguntarse es si nos persiguen por causa del apego al dinero (y a quienes lo tienen) o por causa del Evangelio.


La familia es la institución que trasmite los valores establecidos, las costumbres de siempre, los intereses de toda la vida. Por eso, el Evangelio del Reino puede llegar a desencadenar tanto conflicto dentro de la propia casa. De sobra sabemos que el dinero divide a las familias y siembra el odio entre hermanos de la misma sangre.


Punto de reflexión y plegaria

La fe en la Providencia no se basa en condiciones favorables o desfavorables, sino en la convicción de que Dios está con nosotros. Esta confianza va acompañada de la prudencia: saber callar en algunos momentos y hablar cuando es necesario. En esto el mejor modelo es Jesús. Calló ante Herodes y dijo lo justo delante de Pilatos. Evita en todo momento caer en fanatismos sean del tipo que sean.

- Señor, que sea portador de paz.

 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía