Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

I SEMANA DE ADVIENTO

 

Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo

Rezando voy

 

 

 

 

Día: 06-12-2018
 

San Nicolás, obispo
 

 JUEVES DE LA I SEMANA DE ADVIENTO

 

Lectura 1

 

Lectura del libro de Isaías 26, 1-6

AQUEL día, se cantará este canto en la tierra de Judá:
«Tenemos una ciudad fuerte,
ha puesto para salvarla murallas y baluartes.
Abrid las puertas para que entre un pueblo justo,
que observa la lealtad;
su ánimo está firme y mantiene la paz,
porque confía en ti.
Confiad siempre en el Señor,
porque el Señor es la Roca perpetua.
Doblegó a los habitantes de la altura,
a la ciudad elevada;
la abatirá, la abatirá
hasta el suelo, hasta tocar el polvo.
La pisarán los pies, los pies del oprimido,
los pasos de los pobres».

Palabra de Dios
 

Salmo

 

Sal 117, 1 y 8-9. 19-21. 25-27a

R/. Bendito el que viene en nombre del Señor.

O bien:

R/. Aleluya

V/. Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
Mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los hombres,
mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los jefes. R/.

V/. Abridme las puertas de la salvación,
y entraré para dar gracias al Señor.
Esta es la puerta del Señor:
los vencedores entrarán por ella.
Te doy gracias porque me escuchaste
y fuiste mí salvación. R/.

V/. Señor, danos la salvación;
Señor, danos prosperidad.
Bendito el que viene en nombre del Señor,
os bendecimos desde la casa del Señor;
el Señor es Dios, él nos ilumina. R/.

 

Evangelio


Aleluya Is 55, 6

R/. Aleluya, aleluya, aleluya.

V/. Buscad al Señor mientras se deja encontrar,
invocadlo mientras esté cerca. R/.

 


Proclamación de la Buena Noticia de Jesús según san Mateo 7, 21. 24-27

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.
El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se derrumbó. Y su ruina fue grande».
 

Palabra del Señor

 

Reflexión

 

San Nicolás, obispo (L)

Obispo de Mira, en Lidia (actualmente Turquía). Según la legenda fue un gran taumaturgo (en casos de enfermedad, muerte...). Su culto se extendió por Occidente a partir del siglo IX. Murió a mediados siglo IV.

 


Estas palabras de Jesús están, según el evangelio de Mateo, al final del sermón del monte. Lo primero, que advierte aquí Jesús, es que tengamos cuidado con las piedades, las devociones y los muchos rezos. Es un consejo importante para personas religiosas. Porque la religiosidad puede engañar. Lo que importa no es la mucha piedad, sino la conducta que es fiel al cumplimiento de lo que dijo Jesús en el sermón del monte, que concluye aquí.


Más aún. Jesús no enseñó solamente mediante sus palabras. La vida entera de Jesús fue su enseñanza. Jesús no fue un hombre de ritos y ceremonias sagradas. Jesús puso su religiosidad en su conducta, sobre todo en su forma de tratar a la gente. En el respeto, la bondad, la tolerancia, la delicadeza, que tuvo siempre y con todos. Para llevar esta vida, Jesús necesitaba orar. Lo necesitamos todos. Si es que queremos ser siempre buenos con todos.


Esta bondad no es "buenismo". Es "edificar sobre roca", es construir sobre la consistencia que da seguridad. Edificar "sobre arena" es construir sobre la inconsistencia que da miedo. Es lo que estamos viviendo ahora con el cambio de cultura, que estamos viviendo. Hemos construido una economía mundial sobre la inconsistencia del deseo de poseer y acumular, que lleva derecho a la codicia. Y el edificio entero se nos hunde. Porque los más fuertes y poderosos se han devorado a los débiles e indefensos. Todo el sermón del monte es la denuncia dura de los peligros que entraña el deseo que lleva a la codicia. "Construir sobre roca", en este momento, es buscar y organizar un sistema económico controlado. Y no dejado a la ingenuidad de la "mano invisible" del mercado, centrada en una "armonía natural" que no existe. Lo que manda es el deseo y la codicia. Así, el Evangelio queda marginado.


Punto de reflexión y plegaria

Escuchar la Palabra y ponerla en práctica es la base de la vida del discípulo de Jesús. San Ignacio nos recuerda que el amor se encuentra en las obras antes que en las palabras. Jesús acompañaba sus palabras de acciones salvadoras. No era un mero predicador. Podemos ser incomprendidos en nuestras actuaciones. No se nos piden resultados sorprendentes. En todo momento nuestro apoyo es el Señor.

- Señor, eres la Roca de mi refugio.

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía