Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

I SEMANA DE ADVIENTO

 

Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo

Rezando voy

 

 

 

Día: 08-12-2018
 

 
 

 Sábado INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SOLEMNIDAD

 

Lectura 1

 

Lectura del libro del Génesis 3, 9-15. 20

DESPUÉS de comer Adán del árbol, el Señor Dios lo llamó y le dijo:
«Dónde estás?».
Él contestó:
«Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí».
El Señor Dios le replicó:
«¿Quién te informó de que estabas desnudo?, ¿es que has comido del árbol del que te prohibí comer?».
Adán respondió:
«La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto y comí».
El Señor Dios dijo a la mujer:
«¿Qué has hecho?».
La mujer respondió:
«La serpiente me sedujo y comí».
El Señor Dios dijo a la serpiente:
«Por haber hecho eso, maldita tú entre todo el ganado y todas las fieras del campo; te arrastrarás sobre el vientre y comerás polvo toda tu vida; pongo hostilidad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y su descendencia; esta te aplastará la cabeza cuando tú la hieras en el talón».
Adán llamó a su mujer Eva, por ser la madre de todos los que viven.

Palabra de Dios
 

Salmo

 

Sal 97, 1. 2-3ab. 3c-4

R/. Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas.

V/. Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas.
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R/.

V/. El Señor da a conocer su salvación,
revela a las naciones su justicia.
Se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/.

V/. Los confines de la tierra han contemplado
la salvación de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad. R/.

 

Lectura 2
 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1, 3-6. 11-12

BENDITO sea Dios,
Padre de nuestro Señor Jesucristo,
que nos ha bendecido en Cristo
con toda clase de bendiciones espirituales en los cielos.
Él nos eligió en Cristo antes de la fundación del mundo
para que fuésemos santos e intachables ante él por el amor.
Él nos ha destinado por medio de Jesucristo,
según el beneplácito de su voluntad,
a ser sus hijos, para alabanza de la gloria de su gracia,
que tan generosamente nos ha concedido en el Amado.
En él hemos heredado también,
los que ya estábamos destinados
por decisión del que lo hace todo según su voluntad,
para que seamos alabanza de su gloria
quienes antes esperábamos en el Mesías.

Palabra de Dios.

 

Evangelio


Aleluya Lc 1, 28

R/. Aleluya, aleluya, aleluya.

V/. Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo,
bendita tú entre las mujeres. R/.

 


 

Proclamación de la Buena Noticia de Jesús según san Lucas 1, 26-38

EN aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo:
«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».
Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel.
El ángel le dijo:
«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».
Y María dijo al ángel:
«Cómo será eso, pues no conozco varón?».
El ángel le contestó:
«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, “porque para Dios nada hay imposible”».
María contestó:
«He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».
Y el ángel se retiró.
 

Palabra del Señor

 

Reflexión

 

Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen María, patrona de España (S)

El hecho de que María fuese preservada del pecado original desde el momento de su concepción nos muestra que el plan salvador de Dios para la humanidad no ha sido de ninguna manera una improvisación. Nos cuesta compaginar la predestinación de María para su misión, tan singular, y el libre asentimiento que el ángel le pidió en la Anunciación. Hay misterios que seguramente no podremos comprender hasta que participemos de la luz divina.

El pecado en que nos movemos, tanto el que cometemos personalmente como el ambiental que corrompe nuestro entorno, esclaviza el alma y limita nuestra libertad para obrar el bien. Seguramente por esto era necesario que, llamada a una misión única en la historia de la humanidad, María gozase de un grado de libertad extraordinario. He aquí una buena razón para su inmunidad frente al pecado.

La conexión íntima que se establece entre madre e hijo puede ser otra pista para entender este misterio. Era necesaria una madre toda pura para acompañar a aquel hijo hecho en todo igual que nosotros excepto en el pecado.

 


Decir que María, la Madre de Jesús, es Inmaculada equivale a decir que María nunca tuvo mancha alguna en su espíritu, en su vida, en su ser mismo. Por eso, cuando una persona quiere afirmar que no ha cometido un delito o no es responsable de un mal, suele decir que "tiene las manos limpias". Limpieza e inocencia vienen a ser equivalentes.


Recientemente, la Comisión Teológica Internacional, con la aprobación expresa de la Santa Sede, ha dicho que no es necesario creer en la doctrina del "limbo", el lugar a donde irían los niños que mueren sin bautizar. Eso quiere decir que el pecado original no impide, a los niños muertos sin bautismo, ir al cielo. Por tanto, o bien lo que ocurre es que el pecado original no impide obtener la salvación o bien lo que sucede es que el bautismo no es necesario para liberarnos del pecado original. ¿Qué sentido tiene, entonces, un dogma que defiende un privilegio, que, en definitiva, no es privilegio alguno?


Todo se explica por la relación que, en muchas culturas, se establece entre el "mal" (ya sea "delito" o "pecado") y la "mancha". Pero hoy sabemos que eso es una idea tomada de la magia antigua, que así inducía a la gente al "reino del terror". De ahí, el miedo a los tabúes relacionados con la impureza, con la suciedad en la conciencia, en las manos, en la sangre...


En el fondo, todos estos despropósitos de la teología antigua tienen como fundamento la idea según la cual el relato de Adán y Eva es un relato histórico, cuando en realidad hoy se sabe que es un mito muy antiguo, que intenta explicar el origen del mal en el mundo.


¿Qué significa esta festividad? Que María, la Madre de Jesús, fue liberada de lo que origina el mal en el mundo: el "deseo" (Ex 20, 17). Pero no cualquier deseo, sino el peor de todos, el de "ser como Dios" (Gen 3, 5). Es decir, el deseo de estar por encima de todos y dominar a todos. Ahí está el origen de todas nuestras ruinas. La fiesta de la Inmaculada nos ayuda a comprender mejor a María, la Madre de Jesús. Porque fue la mujer que jamás se dejó llevar de apetencia o deseo de poder, de mandar, de tener. María es la Inmaculada porque es la mujer más ejemplar que ha pasado por este mundo.



Orar con el Evangelio

Santa María, Madre de Dios,
tú que fuiste creada toda pura
para que pudieras traer al mundo
aI que ha venido a rescatarnos
de la suciedad del pecado,
gracias por tu sí a la llamada del ángel,
gracias por someterte a la voluntad de Dios,
tú que eres la más libre de las criaturas.

Santa María, Madre nuestra,
Dios te ha hecho tan sublime
que algunos te imaginan lejana.

Pero una madre nunca está lejos,
y eres de carne y hueso como nosotros.

Acompáñanos en nuestro camino
tal como acompañaste a Jesús.

Cuida de nuestro crecimiento espiritual
y enséñanos a decir que sí
a las llamadas de Dios
como tú hiciste.

Que la belleza de tu vida
nos motive para hacer
caso de tu gran consejo:
Haced lo que él os diga.

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía