Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

 

I SEMANA TIEMPO DE CUARESMA

 

Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo

Rezando voy

 

 

 

 

Día: 15-03-2019
 

 
 

 VIERNES DE LA I SEMANA DE CUARESMA

 

Lectura 1

 

Lectura de la profecía de Ezequiel 18, 21-28

ESTO dice el Señor Dios:
«Si el malvado se convierte de todos los pecados cometidos y observa todos mis preceptos, practica el derecho y la justicia, ciertamente vivirá y no morirá. No se tendrán en cuenta los delitos cometidos; por la justicia que ha practicado, vivirá. ¿Acaso quiero yo la muerte del malvado —oráculo del Señor Dios—, y no que se convierta de su conducta y viva?
Si el inocente se aparta de su inocencia y comete maldades, como las acciones detestables del malvado, ¿acaso podrá vivir? No se tendrán en cuenta sus obras justas. Por el mal que hizo y por el pecado cometido, morirá.
Insistis: No es justo el proceder del Señor. Escuchad, casa de Israel: ¿Es injusto mi proceder? ¿No es más bien vuestro proceder el que es injusto?
Cuando el inocente se aparta de su inocencia, comete la maldad y muere, muere por la maldad que cometió. Y cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo y practica el derecho y la justicia, él salva su propia vida. Si recapacita y se convierte de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá».
 

Palabra de Dios
 

Salmo

 

Sal 129, 1b-2. 3-4. 5-7ab. 7cd-8

R/. Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?

V/. Desde lo hondo a ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica. R/.

V/. Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón,
y así infundes temor. R/.

V/. Mi alma espera en el Señor,
espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarde Israel al Señor,
como el centinela la aurora. R/.


V/. Porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa;
y el redimirá a Israel
de todos sus delitos. R/.

 

Evangelio


 

Proclamación de la Buena Noticia de Jesús según san Mateo 5, 20-26

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No matarás”, y el que mate será reo de juicio. Pero yo os digo: todo el que se deja llevar de la cólera contra su hermano será procesado. Y si uno llama a su hermano “imbécil” tendrá que comparecer ante el Sanedrín, y si lo llama “necio”, merece la condena de la “gehena” del fuego.
Por tanto, si cuando vas a presentar tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda.
Con el que te pone pleito procura arreglarte enseguida, mientras vais todavía de camino, no sea que te entregue al juez y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. En verdad te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último céntimo».

 

Palabra del Señor

 

Reflexión

 

Los escribas y fariseos eran los hombres más religiosos y observantes que había en Israel, en tiempos de Jesús. Se puede asegurar que, si nos atenemos al "hecho religioso" en sí, nadie estaba (ni podía estar) por encima de estos dos grupos de observantes, que, en su fidelidad a la religión, llegaban al "fanatismo". Y, por supuesto, a la intolerancia. Sin embargo, Jesús afirma que los discípulos del Evangelio tienen que superar a los escribas y fariseos. ¿En qué? ¿Cómo? Jesús va a presentar una superación, que no es "cuantitativa", sino "Cualitativa". Jesús no pide "más observancia", sino que insiste en "otra observancia". El Evangelio no pide fidelidad a los "ritos", sino amor y bondad con las "personas". Este es el cambio que Jesús le dio a la religión. Así, el Evangelio supera al hecho religioso.


Por eso, es decir, porque el centro del "Proyecto de vida" de Jesús, ya no está en las observancias religiosas (ritos, ceremonias, lo sagrado), sino en el amor a las personas, por eso, Jesús plantea un problema, que nos tendría que hacer temblar. Se trata de esto: si estás en el templo, y vas hacia el altar, para presentar tu ofrenda al Señor (esto es un hombre religioso), pero en ese momento te acuerdas de que alguien tiene algo contra ti (no si tú tienes algo contra tu hermano), mira, lo que tienes que hacer es dar media vuelta y no te acerques al altar. Vete, ante todo, y arreglas con tu hermano lo que él tenga contra ti. Y cuando eso esté resuelto, entonces vete a misa, vete al rezo, a la cofradía, al acto religioso, en definitiva.


Lo primero, las personas. Después, las ceremonias religiosas. Por eso, yo no me explico cómo nos han (o nos hemos) organizado la conciencia, de forma que vamos a actos religiosos, con una conciencia tan deforme, que —a juicio de Jesús— hacemos una monstruosidad detrás de otra. Y nos quedamos con la conciencia tranquila. Empresarios que les roban a sus trabajadores, políticos que se hacen millonarios a costa del hambre de las clases bajas, obispos que viven en palacios sabiendo que hay criaturas durmiendo en la calle, etc. Y luego, esa gente (los culpables de que las cosas estén así), el domingo, a misa, o sea al altar. Somos cristianos deformes.


 


La vida cristiana es un itinerario fuerte y complejo. El genuino cristianismo que radica en seguir a Jesús, adherirse a él y proseguir su causa tiene por tarea fundamental destruir la lógica natural humana basada en el egoísmo y en el acaparamiento. Esta lógica trae consigo una carga fuerte de revancha, desquite y no perdón. Es expresión de la vida más natural el “me la hiciste, entonces me las pagas” . Invita a asumir otra lógica, que podemos llamar “la antilógica humana” La reconciliación se convierte en Jesús propone un itinerario diferente la llamada y la exigencia clara que Jesús le plantea a sus seguidores. No se puede estar adherido a Jesús y seguir con la lógica de nuestra herencia animal. El Evangelio tiene exigencias. No puede existir el cristianismo sin exigencia ética. Por ello el imperativo de Jesús es cambiar la simbólica y el imaginario de violencia, de revancha, para entrar en la lógica del perdón, la reconciliación y la paz. Que en esta cuaresma hagamos bien la tarea.

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía