Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

 

 

Semana 23 Tiempo Ordinario

 

Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo

 

Rezando voy

 

 

 

 

Día: 12-09-2017
 

Santísimo Nombre de María
 

Martes XXIII semana del tiempo ordinario

 

Lectura 1

 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 2,6-15

Hermanos:
Ya que habéis aceptado a Cristo Jesús, el Señor, proceded como cristianos.
Arraigados en él, dejaos construir y afianzar en la fe que os enseñaron, y rebosad agradecimiento.
Cuidado con que haya alguno que os capture con esa teoría que es una insulsa patraña forjada y transmitida por hombres, fundada en los elementos del mundo y no en Cristo.
Porque es en Cristo en quien habita corporalmente la plenitud de la divinidad, y por él, que es cabeza de todo poder y autoridad, habéis obtenido vuestra plenitud.
Por él fuisteis también circuncidados con una circuncisión no hecha por hombres, cuando os despojaron de los bajos instintos de vuestro ser, por la circuncisión de Cristo.
Por el bautismo fuisteis sepultados con Cristo y habéis resucitado con él, porque habéis creído en la fuerza de Dios que lo resucitó.
Estabais muertos por vuestros pecados, porque no estabais circuncidados; pero Dios os dio vida en Cristo, perdonándoos todos los pecados.
Borró el protocolo que nos condenaba con sus cláusulas y era contrario a nosotros; lo quitó de en medio, clavándolo en la cruz, y, destituyendo por medio de Cristo a los poderes y autoridades, los ofreció en espectáculo público y los llevó cautivos en su cortejo.

Palabra de Dios
 

Salmo

 

Sal 144, 1-2. 8-9. 10-11

R. El Señor es bueno con todos.

Te ensalzaré, Dios mío, mi Rey,
bendeciré tu nombre por siempre jamás.
Día tras día te bendeciré,
y alabaré tu nombre por siempre jamás.

El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas.

 

Evangelio


Lectura del santo evangelio según san Lucas 6,12-19

Por entonces, subió Jesús a la montaña a orar, y pasó la noche orando a Dios.
Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió a doce de ellos y los nombró apóstoles:
Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago Alfeo, Simón apodado el Celotes, Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor.
Bajó Jesús del monte con los doce y se paró en un llano con un grupo grande de discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón.
Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

Palabra del Señor

 

 

Reflexión

 

Dulce Nombre de María (L)

La fiesta de hoy, aprobada en 1513 por el papa Julio II para la diócesis de Cuenca, el papa Inocencio XI la extendió a toda la Iglesia, en acción de gracias por la victoria sobre los turcos en el sitio de Viena (1683). El papa Inocencio asignó la fiesta al domingo después del 8 de septiembre, y más tarde se concretó para el 12 de septiembre. Hoy recordamos el nombre de aquella que trajo al mundo el Salvador y que el pueblo cristiano siempre ha invocado con fe y devoción.

 


Jesús oraba. Y oraba mucho, cosa de la que los evangelios nos dejaron abundante documentación, "rezar", "pedir" (Mt 14, 23; 19, 13; 26, 36. 39. 42. 44; Mc 1, 35; 6, 46; 14, 32. 35. 39; Lc 3, 21; 5, 16; 6, 12; 9, 18. 28. 29; 11, 1; 22, 41. 44. 46). Como aquí se dice, Jesús pasaba las noches enteras en oración a Dios. Él se sentía un ser humano, necesitado y que, en consecuencia, acudía al Padre del cielo. La humanidad de Jesús y la espiritualidad de Jesús quedaron bien destacadas en los evangelios. Señal clara de que esto fue capital para Jesús. Y lo fue también para los cristianos desde la primera hora.


Sobre la elección de los doce apóstoles, es importante advertir, entre otras cosas, que, al hacer tal elección, Jesús dejó claro que quería perpetuar el movimiento de reforma y renovación que él inició con su vida y sus enseñanzas. Es evidente que un grupo, que pretende durar en la historia, necesita organizarse de alguna manera. Una espiritualidad, por muy fuerte que sea, si no tiene un mínimo de estructura permanente, no podrá durar por mucho tiempo. Otra cosa es cómo "se organiza" y "se gestiona" esa estructura básica. Lo que Jesús nos dejó, quedó estructurado sobre la base de los apóstoles. Los creyentes en Jesús aceptamos gustosos esa estructura. Las formas de organización y de gestión, en las que ha cuajado esa estructura, son discutibles y, muchas de ellas, reformables.


El sumario de la actividad de Jesús, con el que termina este relato, señala (una vez más) que todo lo que Jesús estaba iniciando se orientaba a una finalidad muy clara: dar vida a la gente, aliviar el sufrimiento de la gente, dignificar a cuantos sufren y se ven excluidos de esta vida y de la sociedad. Jesús puso en marcha un profundo humanismo, una ética, una espiritualidad. Y eso es lo que estructuró sobre la base de los apóstoles. La estructura, por tanto, está en función del humanismo y la ética, no al revés. La Iglesia está para defender y potenciar el humanismo, no el humanismo para potenciar y justificar a la Iglesia.



Punto de reflexión y plegaria

Escuchar, meditar, callar ante el Señor que habla, es un arte que se aprende practicándolo con constancia. Ciertamente, la oración es un don que procede de Dios, que exige compromiso y continuidad por nuestra parte. San Ignacio define muy bien la oración en la vida ordinaria: «Trabajemos como si todo dependiera de nosotros y oremos como si todo dependiera exclusivamente de Dios».

- Señor, que me mantenga bien unido a Ti.


 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PowerPoint Eucaristía