Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

 

 

 

Semana 27 Tiempo Ordinario

 

Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo

 

Rezando voy

 

 

 

 

 

Día: 12-10-2017
 

 
 

 Jueves Nuestra Señora del Pilar

 

Lectura 1

 

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 1,12-14

Después de subir Jesús al cielo, los apóstoles se volvieron a Jerusalén, desde el monte que llaman de los Olivos, que dista de Jerusalén lo que se permite caminar en sábado. Llegados a casa subieron a la sala, donde se alojaban Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé y Mateo, Santiago el de Alfeo, Simón de Celotes, y Judas el de Santiago.
Todos ellos se dedicaban a la oración en común, junto con algunas mujeres, entre ellas María, la madre de Jesús, y con sus hermanos.

Palabra de Dios

 

Salmo

 

Sal 26, 1. 3. 4. 5

R. El Señor me ha coronado, sobre la columna me ha exaltado.

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar?

Si un ejército acampa contra mí,
mi corazón no tiembla;
si me declaran la guerra,
me siento tranquilo.

Una cosa pido al Señor,
eso buscaré:
habitar en la casa del Señor
por los días de mi vida;
gozar de la dulzura del Señor,
contemplando su templo.

Él me protegerá en su tienda
el día del peligro;
me esconderá en lo escondido de su morada,
me alzará sobre la roca.

 

Evangelio


Lectura del santo evangelio según san Lucas 11,27-28

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a las turbas, una mujer de entre el gentío levantó la voz diciendo:
- ¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron!
Pero él repuso:
- Mejor: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

Palabra del Señor

 

 

Reflexión

 

Bienaventurada Virgen María del Pilar (F)

«Según una piadosa y antigua tradición, desde los primeros tiempos del cristianismo, fue edificada una ermita en las orillas del Ebro en el lugar de la actual ciudad de Zaragoza... Más que por milagros espectaculares, ala Virgen del Pilar se la invoca como refugio de pecadores, consuelo de los afligidos, madre de España. La devoción del Pilar arraigó muchísimo en las naciones de América del Sur» (Elogio).

 

Tú puedes cumplir la Palabra de Dios

Cumplir la Palabra de Dios no es fácil. Con frecuencia aducimos que no se entiende.

Esta mañana, en clase, hemos leído un texto bíblico. Se trataba de un texto profético que recogía los "ayes", o condenas bajo forma de lamentación. Los alumnos se quedaban sorprendidos de la dureza y la claridad de los textos. Hablaba de los jueces que dictan sentencias injustas y que favorecen a los ricos y poderosos en contra de los pobres. Hablaban de los que drogan a la gente para abusar de ellos. Hablaban de acaparar riquezas, casas y campos.

Luego decía una Palabra de Dios que condenaba todos esos abusos y pedían una urgente conversión. Les preguntaba: ¿Hay que hacer muchas exégesis?. La Palabra de Dios se acoge y se cumple.

Que no me asuste la palabra firme que pronuncia el profeta.

Que no me acongoje la palabra veraz que viene de Dios.

Sólo quiero, temer, Señor, tu mirada cuando me preguntas: "¿Por qué no dices la verdad?.
¿Por qué no defiendes a tu hermano?



La Presencia de María para confortar al apóstol Santiago, puede ser verdad o leyenda. No importa. Lo que sí nos asegura esta fiesta es que en el momento que tomamos como propia la causa de Cristo, María no nos deja de su mano. María siempre nos muestra la imagen más maternal y cariñosa de Dios. En esta aparición hay amor maternal. Comprende el cansancio del apóstol. Promete que vendrán tiempos mejores y, lo que es más importante, no presenta una lista de desgracias como algunos catastrofistas acostumbran a poner en boca de María. Repite sus palabras de las bodas de Caná: Haced lo que Él os diga...

Este pueblo que te adora de tu Amor favor implora y te aclama y te bendice, abrazado a tu Pilar.

 

Cumplir la Palabra no es un mandato, es un regalo que nos permite participar de la riqueza creadora de Dios. María es bienaventurada porque entendió su misión como un regalo que beneficiaría a toda la humanidad. Sabe que por ello todas las generaciones serán bienaventuradas. El pecado afecta a toda la humanidad. El don y la generosidad también.

- Santa María del Pilar, ruega por nosotros.

 

María es la discípula ideal, modelo de vida para todos, es uno de los pilares de nuestra fe, sobre el cual nos mantenemos, es bendecida entre todas las mujeres porque ha creído, es feliz porque vive la Palabra, la agradece, la medita, la pone en práctica y permite que la ilumine. Que, como María, sepamos ir a lo esencial, a realizar el proyecto que Dios tiene sobre nosotros, y que aprendamos a escuchar la Palabra de Dios.

- Que no sólo admiremos a María sino que además la imitamos fielmente, transformando nuestras palabras en acción, en frutos palpables.

 

 

 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PowerPoint Eucaristía