Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

 

 

Índice del curso

 

Acercándonos a Jesús
 

Iñaki Aya

 

HISTORIA DE UN PUEBLO

Acercarnos a Jesús, conocerle en su intimidad, es fundamental para quienes nos declaramos seguidores suyos. Por eso queremos penetrar en el significado de lo que los Evangelistas nos dicen de su vida, acercarnos a su Persona y a la fe de quienes le siguieron, Escuchar su Mensaje, Aprender de su vida, Confrontarnos con él. Esta ha sido la finalidad que nos propusimos en este Curso.

Pero Jesús, el Hijo de Dios, fue un hombre nacido en un pueblo determinado y en una época histórica concreta. Por eso, acercarnos a Jesús es también acercarnos a su historia y a su pueblo, conocer el Jesús histórico que vivió los Evangelios.



LOS ORÍGENES

¿Quiénes son los Arameos?
¿Quiénes son los Hebreos?
¿Quiénes son los Judíos?
¿Quiénes son los Israelitas?
¿Quiénes son los Samaritanos?



PRÓXIMO ORIENTE ANTIGUO

Segundo milenio antes de Cristo

En el segundo milenio antes de Cristo el Próximo Oriente comprendía la zona de: Caldea, Babilonia, Mesopotamia, Hititas, Canaán, que sería lo que hoy entendemos como Oriente próximo al Mediterráneo: Israel, Palestina, Jordania, Siria, Arabia Saudí y Emiratos Árabes, Kuwait, Líbano, Turquía, Omán, Catar, Yemen, Georgia, Armenia y Azerbaiyán. Es la región en que aparece primero la agricultura, el pastoreo, la escritura, la civilización.

Todo este amplio territorio estaba habitado por tribus trashumantes, ganaderos que se movían al ritmo de las necesidades del ganado buscando pastos. Eran los que hoy denominamos Pueblos Semitas.



Pueblos Semitas

El término semita se empleó originalmente en el ámbito lingüístico, para referirse a una gran familia de lenguas originarias del Próximo y Medio Oriente y que actualmente se conocen como lenguas semíticas. El término que proviene del hebreo bíblico “Sem” y designa a los pueblos citados en la Biblia como descendientes de Sem, segundo hijo de Noé, Jafet era el hijo mayor (Génesis 10:21) y Cam el menor (Génesis 9:24).


Entre 2000 y 1750 antes de Cristo

Se trata de un período de trastornos políticos en Egipto y Mesopotamia. Pueblos nómadas se establecen con sus rebaños de ovejas y cabras entre los pequeños reinos cananeos.



Los Arameos.

Entre todos estos pueblos nómadas errantes, se encuentran Los Arameos (también llamados siríacos), habitantes en el territorio de Ur de los Caldeos, en "Aram de los dos ríos" identificados generalmente como el Tigris y el Éufrates, en la desembocadura al Golfo Pérsico.




Téraj, padre de Abraham.

Téraj, Patriarca Arameo, tiene tres hijos: Abram, Najor y Harán. Harán muere en vida de su padre en la tierra natal de Ur y es padre de Lot, Abram está casado con Saray mujer estéril. Téraj tomó a su hijo Abram, a su nieto Lot y a su nuera Saray, mujer de su hijoi Abram, y salieron juntos de Ur de los Caldeos, para dirigirse a Canaán. Llegados a Jarán (actualmente Harrán, en la Siria mesopotámica), se asientan. Allí muere Téraj (Génesis 11, 27-32)



CICLO DE ABRAHAM

Su historia está relatada en el libro del Génesis, desde el capítulo 11,26 al capítulo 25,18.

Abram

A la edad de setenta y cinco años de edad, Abram recibe de Yahvé la orden de salir de su tierra «Deja tu tierra natal y la casa de tu padre, y ve al país que yo te mostraré. Yo haré de ti una gran nación y te bendeciré; engrandeceré tu nombre y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré al que te maldiga, y por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra».

Abraham, con su esposa Saray, Lot, hijo de su hermano, la hacienda que habían logrado y el personal que habían adquirido en Jarán salieron para dirigirse a Canaán. Hasta el lugar sagrado de Siquem. Será allí donde Abraham se convertirá en un gran pueblo y en señal de ello, construyó un altar al Señor, en el encinar de Siquem, donde el Señor le dio la tierra a él y su posterioridad. Luego, siguió viajando por acampadas hacia el sur, hacía el desierto de Neguev, al límite con Egipto).

Abraham es considerado el primer hebreo por dejar su Caldea natal y asentarse en Canaán: en Siquem (actual Nablús), Beerseba o Hebrón. Poco a poco, se mezclan con los pobladores locales y se convierten en agricultores sedentarios. Eran vecino de otros, como los edomitas, moabitas, amonitas e ismaelitas. El rasgo distintivo de los hebreos fue su convicción en la existencia de un único Dios (Yhavéh).

Esta fue la primera vez que Abraham entró con su pueblo en las tierras de Canaán y será el comienzo de la historia del Pueblo Judío.




PALESTINA EN TIEMPOS DE JESÚS

Herodes I el Grande

Herodes, conocido como Herodes el Grande o Herodes I (Ascalón, 73 a.C.– Jerusalén, 4 a.C.), fue rey de Judea, Galilea, Samaria e Idumea desde el 40 a.C. hasta su muerte, rey en calidad de vasallo de Roma.

Herodes I el Grande fue un gran político, militar y constructor. Si bien su linaje era idumeo (pueblo descendiente de los antiguos edomitas) su pensamiento, educación y cosmogonía eran claramente griegas por lo cual podríamos calificarlo más como un rey extranjero que gobernó a Judea durante y a nombre del poder romano. Siempre tuvo este sino sobre él, pues el pueblo nunca lo consideró judío debido a su origen idumeo.

Fue nombrado en el año 47 a.C. procurador de Judea por Julio César. Herodes se ganó la confianza de los romanos, obteniendo su apoyo para derrocar a la estirpe judía de los asmoneos. En el año 40 a.C. consiguió de Marco Antonio, triunviro de Roma y poseedor de la parte oriental del Imperio romano, el título de rey de Judea.

Intentó mejorar sin éxito su imagen ante el pueblo judío. Realizó una política de mejoras, entre las que destacó la construcción del Segundo Templo de Jerusalén (el Templo de Herodes), la construcción del puerto de Cesaréa, una ciudad portuaria de carácter occidental. Fue un gobernante eficaz que impulsó el comercio y la economía de su pueblo. En época de hambruna (25 a.C.), se deshizo de gran parte de la riqueza de sus palacios para comprar trigo a Egipto.

Hizo ejecutar a toda la familia rival derrocada, incluyendo al abuelo (Aristóbulo II) y al hermano (Aristóbulo III, sumo sacerdote ahogado en unos baños) de Mariamna, su mujer. También a ella la mandó ejecutar en 29 a. C., y un año después a la madre de Mariamna. Así mismo eliminó a dos de sus propios hijos (Aristóbulo y Alejandro), atendiendo a rumores de conspiración contra su persona, levantados por otro hijo, Antípater, a quien también ejecutó años más tarde por intentar envenenarle.

Herodes tuvo muchos hijos de sus diez esposas. A su muerte, el emperador Augusto repartió el reino entre tres de sus hijos:

• Herodes Arquelao: Etnarca de Judea, Samaria e Idumea.

• Herodes Antipas: Tetrarca de Galilea y Perea.

• Herodes Filipo: Tetrarca de Batanea, Gaulanítide, Traconítide y Auranítide.

Salomé, hermana de Herodes el Grande, recibió en el testamento de su hermano la toparquía de tres ciudades: Yavne (al norte de Gaza), Asdod (en Gaza) y Fasavil (al este de Judea), lo que fue refrendado por Augusto.

Murió en Jerusalén hacia el 12 o 13 de marzo de 4 a.C. En el año 2007 la Universidad Hebrea de Jerusalén anunció el hallazgo de la tumba de Herodes en el Herodión, a pocos kilómetros de Jerusalén, hecho que, sin embargo y sin perjuicio del prestigio de los arqueólogos de la Universidad Hebrea, no se haya totalmente probado dada la escasez de textos y dataciones fehacientes.





REFERENCIAS HISTÓRICAS EN LOS EVANGELIOS

San Mateo

2 1-6 Jesús nació en Belén de Judá, reinando Herodes. Sucedió que unos magos* de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: –¿Dónde está el rey de los judíos recién nacido? Vimos surgir* su astro y venimos a rendirle homenaje.
Al oírlo, el rey Herodes se echó a temblar, y lo mismo que él Jerusalén entera. Entonces, reuniendo a todos los sumos sacerdotes y doctores del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Mesías. Le contestaron: –En Belén de Judá, como está escrito por el profeta: Tú, Belén, en territorio de Judá, en nada eres la menor de las poblaciones de Judá, pues de ti saldrá un jefe, el pastor de mi pueblo, Israel.

2, 19-23 A la muerte de Herodes, el ángel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le encargó: –Levántate, toma al niño y a la madre y dirígete a Israel, pues han muerto los que atentaban contra la vida del niño. Se levantó, tomó al niño y a la madre y se dirigió a Israel. Pero, al oír que Arquelao había sucedido a su padre Herodes como rey de Judá, temió dirigirse allá. Y avisado en sueños, se retiró a la provincia de Galilea y se estableció en una población llamada Nazaret. Así se cumplió lo anunciado por el profeta: Se llamará Nazareno.



San Lucas

1, 5. En tiempo de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote, llamado Zacarías, del turno de Abías; su mujer era descendiente de Aarón y se llamaba Isabel.

2, 1-7. Por entonces se promulgó un decreto del emperador Augusto que ordenaba a todo el mundo inscribirse en el censo. Este fue el primer censo, realizado siendo Quirino gobernador de Siria. Acudían todos a inscribirse, cada uno en su ciudad. José subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a la ciudad de David en Judea llamada Belén –pues pertenecía a la Casa y familia de David– a inscribirse con María, su esposa, que estaba encinta. Estando ellos allí, le llegó la hora del parto y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no habían encontrado sitio en la posada.


PARA ORAR

Mateo 4, 12-17.23-25 Está cerca el reino de los cielos


En aquel tiempo, al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: "País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló."

Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: "Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos." Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo. Su fama se extendió por toda Siria y le traían todos los enfermos aquejados de toda clase de enfermedades y dolores, endemoniados, lunáticos y paralíticos. Y él los curaba. Y le seguían multitudes venidas de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea y Trasjordania.



Jesús para todos

El primer dato que destaca en la lectura es la universalidad de la predicación de Jesús. Se establece en Cafarnaún, recorre toda Galilea, su fama se extiende por toda Siria y multitud de seguidores vienen de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea y Trasjordania. Ya lo dijo el anciano Simeón: «Luz para alumbrar a las Naciones», a todas las naciones. Es la luz que me alumbra a mí.

El segundo dato es la universalidad de las curaciones de Jesús. Le traían todos los enfermos aquejados de toda clase de enfermedades y dolores, endemoniados, lunáticos y paralíticos. Y él los curaba. ¡Yo me pongo a la cola, lo necesito!

 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PowerPoint Eucaristía