Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

 

 

Índice del curso

 

 

CURSO DE ORACIÓN

 

Aprender a Orar, Orando

 

 


PRIMER MODO DE ORAR

San Ignacio de Loyola



“La primera manera de orar
es acerca de los diez mandamientos,
de los siete pecados capitales,
de las tres potencias del alma
y de los cinco sentidos corporales.

Esta manera de orar, consiste más
en dar forma, modo y ejercicios,
para que el alma se prepare y aproveche en ellos
y para que la oración sea acepta,
que no en dar forma o modo de orar,


(EE. número [238-248])

No se trata propiamente de un “modo de orar”, sino una especie de “examen de conciencia” o “ejercicio leve” [18.5] para preparar a la persona a una conversión que propicie un encuentro más profundo con Dios

Proviene de “Los Confesionales” de la época con miras a una Confesión General, en un tiempo en que la Confesión era anual y esporádica y se aprovechaba este momento para hacer toda una catequesis elemental de la doctrina católica.

Destinado a gente que no pretendía un compromiso especial, sino una “puesta a punto” de su conciencia.

San Ignacio saca este método de oración del contexto de la preparación inmediata a la Confesión y lo convierte en un género de vida piadoso al servicio de Dios. [18.5] Media hora de oración por la mañana destinada a ordenar los hábitos de vida conforme a la voluntad salvífica de Dios y a la transformación de las facultades y sentidos del alma.

[241] “Considerar y pensar”, un examen “meditado” destinado a disponer al hombre para el cambio de vida y a la adopción de las actitudes fundamentales cristianas

Este primer método tiene como centro el hombre y su comportamiento en referencia a Dios.

Está destinado principalmente para ser ejercitado después de los Ejercicios y como medio ideal de perseverancia.



[238-243] LOS DIEZ MANDAMIENTOS

Busca la postura adecuada que te permita relajar tu cuerpo y serenar tu espíritu. Después haz un acto de fe en Dios y en su presencia. Pídele gracia y ayuda para ir corrigiendo el desorden que hay en ti.

Pronuncia interiormente el Primer Mandamiento. Reflexiona sobre su significado y sobre cómo lo vives prácticamente. En qué y cómo ha sido o no algo que oriente tu vivir y tu obrar. Acaba dialogando con Dios, pidiéndole perdón por tus fallos, dándole gracias… Concluye tu consideración diciendo un Padrenuestro.

Pasa al Segundo Mandamiento y haz lo mismo que con el anterior. Y así sucesivamente.

Debes detenerte más en aquellos Mandamientos en los que encuentres que existe en ti una actitud arraigada y lejos del querer de Dios.

Acabado tu recorrido por los Mandamientos, puedes concluir el ejercicio dialogando con Dios sobre todo lo que has visto, sentido y experimentado en esta oración.

1- Amarás a Dios sobre todas las cosas.

2- No tomarás el nombre de Dios en vano.

3- Santificarás el día del Señor.

4- Honrarás a tu padre y a tu madre.

5- No matarás.

6- No cometerás actos impuros.

7- No robarás.

8- No levantarás falsos testimonios ni mentirás.

9- No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

10-No codiciarás los bienes ajenos.


[244-245] LOS SIETE PECADOS CAPITALES

soberbia ……………humildad

avaricia ……………generosidad

lujuria. ……………castidad

ira ……………amabilidad

gula ……………templanza

envidia ……………caridad

pereza ……………amor al trabajo
 

 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PowerPoint Eucaristía