Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

 

 

 

Grupo de liturgia

Un río puede alcanzar su meta porque ha aprendido a sortear los obstáculos.

 

PARA LA SEMANA

 


 

Señor Jesús, queremos agradecerte porque

al volver al Padre nos diste la certeza

de que estarás siempre con nosotros, todos los días.

Que tu presencia en el mundo

nos haga mirar a cada persona como hermano

y nos mueva a querer estar contigo

y con quienes nos rodean en actitud fraterna.

Imitando al apóstol Pablo queremos pedir

al Padre —a tu Padre y nuestro Padre—

que seamos capaces de reconocer

que el Espíritu Santo vive y actúa en nosotros

y en todas las personas que hacen el bien;

que dejemos espacio en nuestra vida

para que el Espíritu vaya transformándonos.

Que seamos conscientes de nuestra esperanza

y aprendamos cómo hay que caminar hacia ella,

siguiendo siempre tu estilo de vida

en el amor a los pobres y marginados,

en la vida de oración y de intimidad con el Padre,

fuente de amor y de vida,

entendiendo la propia existencia

desde la disposición a servir a los hermanos.

Señor Jesús, que nosotros que somos

miembros de tu Cuerpo y de tu familia

no pretendamos andar por caminos distintos

de los que seguiste tú, que eres nuestra Cabeza.

 


 

 

CONTRAPORTADA

Anteriores

 

 



¿Y si Dios fuera el mendigo

que nos tiende su mano

sin atreverse a confesar sus miedos

y sus hambres?

¿Y si Dios fuera el grito

de los pueblos oprimidos de la tierra

que viven y mueren ignominiosamente

reclamando un puñado de libertad?
 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PowerPoint Eucaristía