Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

 

Grupo de liturgia

De poco sirve correr. Lo importante es partir a tiempo

 

PARA LA SEMANA

 


 

Empezar la Cuaresma bien lavado y aseado;
despierto, como la creación que gime y canta;
limpio, como el firmamento allá arriba;
luminoso y fresco, como son las alboradas;
y perfumado, como el aire de mi tierra.

Empezar la Cuaresma sin barreras ni murallas;
con las puertas y ventanas abiertas;
con las antenas altas y bien orientadas;
sin miedos, con esperanza y muchas ganas,
y con la casa barrida y bien oreada.

Empezar la Cuaresma sin hacer trampas;
caminando, sin fijar la vista en las renuncias,
ni retener el carnaval que susurra otras cosas;
dejándonos llevar por el Espíritu
y exponiéndonos, desnudos, a su brisa y fuego.

Empezar la Cuaresma desmarcándose con firmeza
de políticas partidarias y corruptas,
de compromisos con plebendas,
de privilegios huecos y egoístas
y de dobles contabilidades con cajas oscuras.

Empezar la Cuaresma ayunando sin complejos,
orando en lo secreto al Padre que nos ama
pidiendo por su proyecto y lo que necesitamos,
y haciendo de la limosna, tan denostada,
causa alegre, generosa y muy humana.

Empezar la Cuaresma con un saludo de bienvenida;
dejando las tinieblas en sus cuevas;
dando gracias por la vida; recibida
con ganas infinitas de recorrer sus sendas
y con la mochila preparada y ligera.

Empezar la Cuaresma en tu compañía, Señor,
...¡y a la aventura, cada día!

CONTRAPORTADA

Anteriores

 

 

Nos sentimos orgullosos de nuestros caminos,

hermosas autopistas,

rutas en los aires y en los mares.

Por ellas avanzamos complacidos y seguros.

En cambio, no sabemos el camino,

el tuyo, el de la fraternidad, el del amor.

Cegados de orgullo,

nos desviamos por nuestros caminos

de ambición, de avaricia, de egoísmo.

Corremos, sin saber a donde vamos,

huimos y tratamos de evitar a los otros.

Queremos ir solos, libres, sin ataduras,

porque tenemos miedo a complicarnos.

Enséñanos, Señor, el camino,

tu camino, el de la solidaridad, el del amor.

Sé tú, Señor, nuestro camino.

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía