Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

 

Lecturas del díaOración de acción de gracias

Reflexiones, homilías, comentarios

 
Diapositivas para la EucaristíaOrar con el SalmoHomilía para el verano 

 

 

 

Domingo 15 del Tiempo Ordinario

Misa Pr. Gl. Cr. Pf  dominical

15 de Julio de 2018

 

 

CANTOS PARA LA CELEBRACION

 

Entrada: Juntos como hermanos; Cerca esta...el que trae el mensaje de la paz; ¿Dónde están los profetas?

Salmo:

Aleluya: Canta Aleluya al Señor

Ofertorio: Quiero estar, Señor, en tu presencia. Te ofrecemos Señor. Por valles y aldeas

Santo:

Comunión: Como brotes de olivo; Tú, Señor, me llamas; Comiendo del mismo pan

Final:  Alma misionera; Somos testigos

 

 

 

Domingo XV del tiempo ordinario

Jesús no envió a unos cuantos apóstoles mientras que los otros se quedaban con él. Los envió a todos. Si somos discípulos de Jesús, somos enviados. Todos somos discípulos misioneros.

Los envió de dos en dos. El mensaje de fraternidad de Jesús no se puede predicar desde el individualismo. Mal asunto cuando en una comunidad cristiana (sea parroquia o convento) todos tienen su tarea privada en la que los demás no son bienvenidos.

El misionero no es un expedicionario que tiene que llevar consigo toda la impedimenta necesaria para cruzar el desierto. Va a conectar con la bondad de la gente que le acoge y con las semillas de evangelio que el Espíritu ha sembrado antes de que él llegue. Por esto conviene que vaya ligero de equipaje, vulnerable y necesitado.

Y tiene que predicar el evangelio con el ejemplo más que con la palabra. Tiene que establecer vínculos de conocimiento y confianza con las personas, porque la misión es mucho más que salir a la calle y abordar a la gente con cuatro eslóganes. Hace falta una casa, una comunidad que sea punto de referencia. Así se pasa de la misión a la iglesia local.

 

 

Procesión y canto de entrada

 

Saludo

En el nombre del Padre...

El Señor, que nos ha elegido para ser sus amigos, esté con todos vosotros.

 

MONICIÓN DE ENTRADA

Con un gesto nos va a descubrir Jesús su intención original, lo vamos a escuchar en el Evangelio. Envía a quienes ha elegido como amigos, de dos en dos, a predicar y curar enfermedades. Los gestos, los hechos también hablan de la Buena Noticia del Reino.

El reunirnos para celebrar la Eucaristía en comunidad, nos facilita este encargo de Jesús y la posibilidad de acercarnos a quienes más sufren o más necesitan nuestra presencia.


 

Acto Penitencial: Quizás no hemos sido capaces de dar respuesta; o incluso hemos respondido con un «no» a la llamada del Señor. Pidámosle perdón por ello:

-Tú que viviste en medio de nosotros como quien sirve: Erruki, Jauna

-Tú que predicaste el Evangelio de la esperanza: Kristo, Erruki

-Tú que elegiste a los Apóstoles y discípulos por pura gracia: Erruki, Jauna

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos acompañe hasta la vida eterna.
 


ORACIÓN COLECTA. OREMOS. Oh Dios, que muestras la luz de tu verdad a los que andan extraviados para que pueden volver al buen camino; concédenos vivir con un estilo austero, haciendo creíble el Mensaje de tu Amor. Por NSJC, tu Hijo...

 

O esta otra

 

ORACIÓN COLECTA. OREMOS. Dios Padre nuestro, que en Jesús nos envías a dar testimonio de tu Reino en medio del mundo; haz que esta Eucaristía nos ayude a descubrir la grandeza de ser cristianos y que hagamos posible con nuestra vida que otros te descubran como El Dios que camina siempre junto a nosotros. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

Primera lectura

Amós es expulsado del Reino de Norte. Su mensaje de denuncia del pecado y de la práctica de un culto vacío está levantando ampollas en sus oyentes y se cierran a escuchar la llamada que Dios les hace. El profeta se defiende haciéndoles ver que lo que él hace y dice no es iniciativa suya; él solo cumple con el mandato de Dios.

 

Segunda lectura

El cántico cristológico de la carta a los Efesios es un texto que recita la Iglesia con asiduidad en la liturgia de Vísperas. En él se sitúa a Cristo como el centro de todo lo que existe, quien recapitula en su persona el cielo y la tierra. Cristo es aquel que nos ha hecho hijos adoptivos para Dios Padre. Somos hijos por la fe en el Hijo.

 

Evangelio

Como le ha pasado al profeta Amós, Jesús acaba de fracasar como predicador en Nazaret y se marcha a otras aldeas. Desde allí envía a los doce, de dos en dos, a predicar la conversión y a curar enfermedades. Les da su propio poder para actuar contra los demonios y les da los consejos precisos acerca de las condiciones de sus viajes y la estancia. Después de su Pascua, la misión de Jesús continuará en ellos.

 

credo. Proclamamos juntos nuestra fe.

 

Oración universal: Conscientes de nuestras limitaciones, pero confiados en que Dios nos dará la ayuda que necesitamos, le presentamos nuestras peticiones diciendo: ¡Escúchanos, Señor!

1.- El evangelio es anunciado por quienes saben vivir con sencillez. Para que descubramos el gozo de sentirnos libres, de caminar por la vida sin sentirnos esclavos de las cosas. Oremos.

2.- Podemos poseer todo lo que se puede desear, y permanecer todavía insatisfechos. Para que los creyentes seamos capaces de demostrar que la felicidad no está en acumular bienes. Oremos.

3.- La vida se hace insoportable cuando todo se reduce a fachada y frivolidad. Para que seamos conscientes de que estamos hechos también para cultivar el espíritu y la alegría interior. Oremos.

4.- Por quienes trabajan en el campo. Para que el Señor les conceda buenas cosechas y a nosotros el contacto con la naturaleza nos acerque más al Dios Creador. Oremos..

5.- Jesús envió a sus discípulos de dos en dos, sin alforjas, sin dinero ni túnica de repuesto, y con una sola misión: «predicar la conversión». Para que no nos asustemos cuando vemos que la Iglesia va perdiendo poder económico, político y social. Oremos

Te lo pedimos por JNS.

 

O

1.- Para que los creyentes seamos capaces de demostrar que la felicidad no está en acumular bienes. Oremos. ¡Escúchanos, Señor!

2.- Para que los dirigentes de las naciones encuentren pronto una solución digna y eficaz a los problemas que plantea la migración. Oremos. ¡Escúchanos, Señor!

3.- Para que quienes sufren por cualquier causa tengan siempre a su lado personas dispuestas a compartir y acompañar y así no pierdan la esperanza en un mundo más humano y fraterno. Oremos. ¡Escúchanos, Señor!

4.- Para que a quienes trabajan en el campo y en el mar, el Señor les conceda buenas cosechas y pesca abundante, y, a nosotros, el contacto con la naturaleza nos acerque más al Dios Creador. Oremos. ¡Escúchanos, Señor! 

 

ORACIÓN DE LOS FIELES. Dios se complace siempre en favorecernos y auxiliarnos en nuestras dificultades. Por eso, acudamos a él para presentarle nuestras necesidades.

- Pidamos por la acción misionera de la Iglesia y por quienes la reciben; para que el Señor ayude a unos y a otros a acoger con agrado el Evangelio. Roguemos al Señor.

- Pidamos por quienes ejercen en la Iglesia el ministerio apostólico, para que también su vida y su testimonio sean prolongación de la presencia de Jesús en el mundo. Roguemos al Señor.

- Pidamos por quienes rechazan el mensaje de Jesús y expulsan o maltratan a sus mensajeros, para que el Espíritu Santo los mueva a la conversión y abran su corazón a la verdad del Evangelio. Roguemos al Señor.

- Pidamos por los necesitados y por quienes más sufren por tantos motivos, para que el Señor les asista convenientemente y encuentren ayuda en la Iglesia de Jesús. Roguemos al Señor.

- Pidamos por todos nosotros, para que seamos fieles a Jesús cada día de nuestra vida y venzamos nuestros miedos de dar testimonio de él en la sociedad. Roguemos al Señor.

Señor y Dios nuestro, acude en nuestra ayuda, ya que sin ti no podemos hacer nada, y danos capacidad para mantener viva la llama del Evangelio en la tierra. Por JCNS.
 

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Hemos traído estos dones, frutos de tu bondad y de nuestro esfuerzo. Te los ofrecemos como muestra de nuestro amor y reconocimiento hacia Ti. Con tu acción, ellos serán para nosotros sacramento de salvación.
 

 

PREFACIO

Te reconocemos, Señor, como artífice de todo lo que tiene sentido en la vida y que es anticipo del Reino: artífice de la paz, del amor y de la justicia. De unas realidades que están en nosotros y en el mundo, pero que no se pueden guardar porque se pierden, sino que es preciso cuidarlas con mimo y hacerlas crecer.

Tú, Señor, no cesas de invitarnos a descubrirte en todo hombre y en todo acontecimiento como el Dios caminante, paso a paso, en los anhelos, las luchas y los logros de tus hijos. No cesas de bendecirnos con toda clase de bienes y de darnos a conocer, en Jesús, cuál es el Misterio de tu voluntad: que nos queramos unos a otros y nos respetemos como hermanos.

Permítenos, pues, hacer causa común junto a tantas personas que con su vida entregada te siguen haciendo presente en el mundo, y glorificarte diciendo:

Santo, Santo, Santo...

 

Poscomunión. OREMOS. Dios y Padre nuestro, te damos gracias por la Eucaristía que hemos celebrado. Hemos sido enviados a una tarea que nos sobrepasa, pero tú estás siempre con nosotros; ayúdanos a seguir en la fe y en el compromiso por crear un mundo donde la verdad, la justicia y el amor sean una realidad. Por Jesucristo.
 

 

  O esta otra

 

 ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN. OREMOS. Llenos de tu Espíritu, Señor, te pedimos que nos hagas capaces de vivir atentos a las necesidades de las personas, de modo que trabajando por la paz y la justicia, todos puedan sentir tu amor en medio de la vida. Por Jesucristo.                             

 

   

BENDICIÓN FINAL

 

DESPEDIDA

Ligeros de equipaje, con nuestra seguridad puesta en el Señor, hagamos de nuestra vida un testimonio vivo de que Jesús sigue actuando en el mundo. Vayamos en paz.
 

 

 

ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS

 

Dispón de mí, Señor,
y envíame a anunciar tu Reino.
Me da pereza el compromiso
y siempre encuentro excusas:
no tengo tiempo de hacer más cosas,
en casa no me comprenderán y sospecharán
si me ven cambiar,
en el trabajo me mirarán mal
y quizás alguien se burlará de mí.

Aunque todo esto
puede ser verdad,
dispón de mí.

Pues yo no me encuentro
a gusto en mi lugar,
siento como si me hubieran
cortado las alas.
Quiero volver a volar,
empezar una nueva vida,
cortar relaciones que ya no me motivan,
dejar compromisos que me cansan.

Me parece que ya es suficiente
con lo que he hecho hasta ahora,
no quiero gastar aquí
toda mi vida.

Pero, en el fondo del corazón
siento una voz que
me invita a decir:
dispón de mí, Señor,
todo el tiempo que quieras.

 

 

 

 

 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía