Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

Lecturas del díaCelebración de la Eucaristía Jean-Pierre Bagot
Explicación de las lecturasLo que no deben llevarC. FloristánAbad de la Trapa de Scourmont
Comentarios y reflexión personal Evangelio de hoyA. Pronzato Patxi Loidi
Florentino Ulibarri EnvíoJ. GarridoG. Gutierrez
 Orar con el SalmoHomilía para el veranoJosé Luís Sicre

 

 

 

 

 

JOSÉ ANTONIO PAGOLA

 

Ni pan, ni alforja

Mc 7, 7-1

 

 

No basta pasarlo bien EBANJELIZAZIO ARO BERRIAEVANGELIZACIÓN NUEVA
 

 

 

NO BASTA PASARLO BIEN


Sociólogos y siquiatras describen en sus análisis los rasgos que parecen definir cada vez de manera más clara el perfil del hombre contemporáneo. Sin duda, no todo es negativo. Lo que resulta, tal vez, más preocupante es el vaciamiento y la degradación de la vida que constatan en muchas personas.

Según diferentes estudios, el hombre de hoy es cada vez más indiferente a "lo importante" de la vida. Apenas le interesan las grandes verdades de la existencia. No tiene certezas firmes ni convicciones profundas. Es cierto que busca mucha información para saber lo que está pasando. Pero esto no le ayuda a formarse ni a ser más sabio y profundo. Recibe noticias, pero le falta capacidad para hacer una síntesis de lo que le llega.

Se trata, al mismo tiempo, de un ser humano cada vez más hedonista. Sólo le interesa de verdad organizarse de la manera más placentera posible. Aprovecharse, disfrutar de la vida y sacarle jugo. La vida es placer y si no, no es vida. A esta persona le cuesta cada vez más, interesarse por algo que no sea su propio bienestar, su dinero o el pasarlo bien.

Otro rasgo es la permisividad. Cada vez es mayor la resistencia a aceptar códigos o normas de comportamiento. Es bueno lo que me apetece, y malo lo que me disgusta. Eso es todo. No hay prohibiciones ni terrenos vedados. No hay tampoco objetivos ni ideales mayores. Lo importante es el pragmatismo: lo que a mí me va bien.

Mientras tanto, la vida se va vaciando de verdadero contenido humano. La persona humana se queda sin metas ni puntos de referencia.

Las personas tienen cada vez más fachada y menos vida interior.

Los valores humanos son sustituidos por los intereses de cada uno.

Al sexo se le llama amor; al placer, felicidad; a la información televisiva, cultura.

Pero el ser humano es demasiado grande para contentarse con cualquier cosa. No pocos analistas toman nota del número creciente de personas que, cansadas de vivir una vida tan "rebajada", buscan algo diferente.

Es difícil vivir una vida que no apunta a ninguna meta. No basta tampoco pasarlo bien. El ser humano necesita arriesgarse y crecer comprometiéndose en causas nobles y dignas.

La vida se hace insoportable cuando todo se reduce a fachada y frivolidad. Estamos hechos también para cultivar el espíritu y la alegría interior.

Una vida hueca y superficial es siempre una vida vulnerable. Tarde o temprano lleva al cansancio.

Hay mucha gente hoy cansada de vivir, pero no como consecuencia de sus compromisos y tareas sino porque no pueden soportar ya su propio vacío.

Esta sociedad necesita dar un giro radical. Hay que "predicar la conversión", impulsar el cambio, pero, sobre todo, hay que introducir en la cultura moderna y en la convivencia social valores, actitudes y comportamientos que nos hagan más humanos.

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía