Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia

Lecturas del día

El Día del Señor ¿Quién es Jesús?  

 

 

 

 

Lecturas del díaOración de acción de graciasRezar con el salmo José Antonio Pagola
José Luís Sicre Homilías para el verano Patxi Loidi Jean-Pierre Bagot
No llevéis ni alforjas ni sandalias Abad de la Trapa José Mª Castillo Florentino Ulibarri

 

 

 

DOMINGO XIV TIEMPO ORDINARIO

7 de Julio de 2019

Misa Pr. Gl. Cr. Pf dominical

 

 

CANTOS PARA LA CELEBRACION

 

Entrada: Alégrate y goza, Jerusalén; Qué alegría cuando me dijeron; En la fiesta del domingo.

Salmo: Aclama al Señor.

Aleluya:

Ofertorio: Quiero estar, Señor, en tu presencia.

Santo:

Aclamación al Memorial: Por tu cruz.

Comunión: Pescador de hombres; No podemos caminar; Oh, Señor, yo no soy digno.

Final: Id por el mundo; Id y proclamad.

 

Domingo XIV del tiempo ordinario

El evangelio de hoy enseña que todos los cristianos somos enviados en misión por Jesús a anunciar el Reino de Dios. ¡Una misión que nunca concluiremos, porque hay tanto que segar! Una misión que hay que emprender ahora, con urgencia, sin pararnos en el camino ni excusarnos en nuestra falta de preparación o de recursos.

Una misión pacífica y pacificadora, que no busca conquistar sino compartir, y que quiere arraigarse en la cultura y en las costumbres de cada pueblo y cada época. Una misión en que la humanidad entera y cada ser humano nos lo jugamos todo. Cerrarnos al Reino de Dios es quedarnos sin futuro.

Los setenta y dos tuvieron éxito. Todos tenemos alguno de vez en cuando, pero no tenemos que enorgullecernos. San Pablo nos dice que no quiere gloriarse en nada que no sea la cruz de Cristo. Vivir la fe y transmitirla no es ningún mérito nuestro ni nos hace superiores a los demás, sino que es fruto de la nueva creación que Jesús ha obrado en la cruz.

 

 

PROCESION Y CANTO DE ENTRADA

 

SALUDO

En el nombre del Padre...

Que el amor y la paz del Señor estén con todos vosotros.

 

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a la celebración de la Eucaristía en el día del Señor.

Hoy vamos a escuchar un discurso de Jesús a un grupo numeroso de discípulos a los que envía para que colaboren con él en transmitir la paz del Evangelio.

Que en este tiempo de verano, experimentemos el silencio y la tranquilidad para reconstruir nuestra paz interior, así se lo pedimos hoy al Señor.

 

O

Bienvenidos a esta celebración de la vida, de la alegría.

El ambiente en la calle nos habla de la vida que está total plenitud.

Para que podamos transmitir esta alegría tenemos que ver la realidad, una realidad que, a veces, está teñida de dolor y sufrimiento porque no todos ven lo que a nosotros se nos ha concedido. Por eso, esta celebración tendrá que devolvernos a la vida con las fuerzas necesarias para seguir siendo mensajeros de la alegría, de la vida, de la solidaridad, del compromiso, de la entrega, para que podamos trabajar en la construcción de un mundo mejor para todos.

 

Acto Penitencial: A Dios Padre, que no nos trata como merecen nuestros pecados ni nos paga según nuestras culpas, humildemente le pedimos perdón.

- Por nuestras violencias y agresividades. Señor, ten piedad.

- Por nuestras falsas seguridades. Cristo, ten piedad.

- Por nuestra desconfianza en ti. Señor, ten piedad.

Alegrémonos con Dios nuestro Padre que por su misericordia perdona nuestros pecados y nos lleva a la vida eterna.

 

O

 

ACTO PENITENCIAL. Dios conoce nuestras debilidades, nuestras faltas de alegría, nuestras faltas de ejemplo en la vida. Y porque las conoce, conoce también el fondo de nuestro corazón, por eso nos sentimos capaces de pedirle que tenga misericordia de nosotros.

- Tú que conoces nuestros cansancios, nuestras debilidades y nuestras equivocaciones, y que eres capaz de perdonarnos. Señor, ten piedad.

- Tú que ves en nuestros corazones, más allá de lo que dicen nuestras palabras. Cristo, ten piedad.

- Tú que puedes cambiarnos para parecernos cada vez más a ti. Señor, ten piedad.

Padre que eres fuente de amor y de alegría, de perdón y de paz, nos aceptas como somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos, con nuestros deseos de cambio y nuestras perezas; y por ello perdonas nuestras faltas.

 

GLORIA. Nos unimos a todas las criaturas del cielo y en la tierra a los hombres de buena voluntad rezando el gloria.

 

ORACIÓN COLECTA. OREMOS. Dios y Padre nuestro que nos invitas a vivir con gozo y esperanza; despierta en nuestros corazones el deseo de trabajar y comprometernos en la construcción de una sociedad donde todos podamos vivir con dignidad. Por Nuestro Señor.
 

O

ORACIÓN COLECTA. OREMOS. Dios que nos permites vivir con alegría para ser testimonio delante quienes nos rodean, sean de donde sean, haz que seamos capaces de abrir nuestros corazones a la escucha de tu Palabra para que podamos atraerles con nuestra vida. PJNS.
 

 

Primera lectura.

Jerusalén es símbolo del hogar de Dios entre los hombres, hogar cuyo calor familiar se extiende por el mundo entero. Escuchemos estas palabras proféticas, como un adelanto de los cielos nuevos y la tierra nueva donde reinará la justicia.
 

 

Segunda lectura.

En la carta a los Gálatas, Pablo no cesa de repetir lo que ha experimentado en primera persona: la Ley, que le llevaba a perseguir a los cristianos, no le hizo una "criatura nueva". Lo que le transformó fue el amor de Dios, amor que recibió del Resucitado, amor del que fue crucificado por la Ley. Oídos atentos a esas palabras.
 

 

Evangelio.

Escuchemos cuáles son las consignas de un cristiano que se sabe enviado por Jesús al mundo donde vive: darse prisa, pararse solo lo necesario, ir ligeros de equipaje y de prejuicios, llenarse de la alegría del Resucitado, porque el mal empieza a ser vencido...
 

 

DOMINGO XV DEL TIEMPO ORDINARIO

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Deuteronomio 30, 10-14

MOISÉS habló al pueblo, diciendo:
«Escucha la voz del Señor, tu Dios, observando sus preceptos y mandatos, lo que está escrito en el libro de esta ley, y vuelve al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma. Porque este precepto que yo te mando hoy no excede tus fuerzas, ni es inalcanzable. No está en el cielo, para poder decir:
“¿Quién de nosotros subirá al cielo y nos lo traerá y nos lo proclamará, para que lo cumplamos?”. Ni está más allá del mar, para poder decir: “¿Quién de nosotros cruzará el mar y nos lo traerá y nos lo proclamará, para que lo cumplamos?”.
El mandamiento está muy cerca de ti: en tu corazón y en tu boca, para que lo cumplas».

Palabra de Dios.



Salmo responsorial (opción 1)

Sal 68, 14 y 17. 30-31. 33-34. 36ab y 37

R/. Humildes, buscad al Señor,
y revivirá vuestro corazón.

V/. Mi oración se dirige a ti,
Señor, el día de tu favor;
que me escuche tu gran bondad,
que tu fidelidad me ayude.
Respóndeme, Señor, con la bondad de tu gracia;
por tu gran compasión, vuélvete hacia mi. R/.

V/. Yo soy un pobre malherido;
Dios mío, tu salvación me levante.
Alabaré el nombre de Dios con cantos,
proclamaré su grandeza con acción de gracias. R/.

V/. Miradlo, los humildes, y alegraos;
buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
Que el Señor escucha a sus pobres,
no desprecia a sus cautivos. R/.

V/. Dios salvará a Sión,
reconstruirá las ciudades de Judá.
La estirpe de sus siervos la heredará,
los que aman su nombre vivirán en ella. R/.



Salmo responsorial (opción 2)

Sal 18, 8. 9. 10. 11

R/. Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón.

V/. La ley del Señor es perfecta
y es descanso del alma;
el precepto del Señor es fiel
e instruye a los ignorantes. R/.

V/. Los mandatos del Señor son rectos
y alegran el corazón;
la norma del Señor es límpida
y da luz a los ojos. R/.

V/. El temor del Señor es puro
y eternamente estable;
los mandamientos del Señor son verdaderos
y enteramente justos. R/.

V/. Más preciosos que el oro,
más que el oro fino;
más dulces que la miel
de un panal que destila. R/.


SEGUNDA LECTURA

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 1, 15-20

CRISTO Jesús es imagen del Dios invisible,
primogénito de toda criatura;
porque en él fueron creadas todas las cosas:
celestes y terrestres,
visibles e invisibles.
Tronos y Dominaciones,
Principados y Potestades;
todo fue creado por él y para él.
Él es anterior a todo,
y todo se mantiene en él.
Él es también la cabeza del cuerpo: de la Iglesia.
Él es el principio, el primogénito de entre los muertos,
y así es el primero en todo.
Porque en él quiso Dios que residiera toda la plenitud.
Y por él y para él
quiso reconciliar todas las cosas,
las del cielo y las de la tierra,
haciendo la paz por la sangre de su cruz.

Palabra de Dios.


Aleluya
Cf. Jn 6, 63c. 68C

R/. Aleluya, aleluya, aleluya.

V/. Tus palabras, Señor, son espíritu y vida;
tú tienes palabras de vida eterna. R/.
 


EVANGELIO


Proclamación de la Buena Noticia de Jesús
según san Lucas 10, 25-37

EN aquel tiempo, se levantó un maestro de la ley y preguntó a Jesús para ponerlo a prueba:
«Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?».
Él le dijo:
«¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué lees en ella?».
El respondió:
«“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza” y con toda tu mente. Y “a tu prójimo como a ti mismo”».
Él le dijo:
«Has respondido correctamente. Haz esto y tendrás la vida».
Pero el maestro de la ley, queriendo justificarse, dijo a Jesús:
«¿Y quién es mi prójimo?».
Respondió Jesús diciendo:
«Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje llegó adonde estaba él y, al verlo, se compadeció, y acercándose, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y le dijo: “Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré cuando vuelva”. ¿Cuál de estos tres te parece que ha sido prójimo del que cayó en manos de los bandidos?».
Él dijo:
«El que practicó la misericordia con él».
Jesús le dijo:
«Anda y haz tú lo mismo».

Palabra del Señor.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES:  A Ti, Dios y Padre nuestro, dirigimos nuestra oración confiada, diciendo: ¡Señor, que sembremos tu Paz!

1- Para que en la Iglesia sepamos superar divisiones, rencores y afán de poder que quitan credibilidad al mensaje liberador de Jesús. Oremos.

2- Para que cuantos vamos dando pasos por el camino de la fe, anunciemos, con palabras y actitudes, la paz, la justicia, la libertad, el amor de Dios a todos. Oremos.

3- Para que el diálogo político posibilite un gobierno que afronte la crisis, dinamice las empresas, genere empleo y saque del pozo de la amargura a los excluidos y parados. Oremos.


4- Para que los conductores sean prudentes en la carretera y responsables para ponerse en el volante en buenas condiciones. Oremos

5- Por quienes están disfrutando de unas vacaciones, para que aprovechen para disfrutar de los hijos y demás familia y amigos creando una convivencia alegre, participativa y relajada. Oremos.

Te lo pedimos por Jesucristo NS.

 

O estas otras

 

ORACIÓN DE LOS FIELES: Presentemos al Padre nuestras necesidades, Él las conoce, pero también nosotros tenemos la necesidad de expresárselas.

- Para que los creyentes seamos miembros activos de nuestras comunidades. Roguemos al Señor.

- Para que seamos portadores de alegría, esperanza, ánimo y misericordia para cambiar el mundo. Roguemos al Señor.

- Oremos al Señor por quienes están al servicio de los del cuidado de los viajeros: mecánicos, camineros, gasolineros,  enfermeros y médicos, conductores de ambulancia, guardias de tráfico, ingenieros, camareros... Para que su labor sea apreciada por nuestra sociedad actual, cada vez más fría en las relaciones humanas. Roguemos al Señor.
 

- -Oremos por las víctimas de accidentes de tráfico. Para que la oración y la responsabilidad de todos ayuden a que se restablezcan pronto. Roguemos al Señor.

- Para que los responsables de las comunidades estén dedicados al servicio de las mismas y no monopolicen la dirección sin contar con todos. Roguemos al Señor.

- Oremos por la comunidad aquí presente. Para que nuestros desplazamientos automovilísticos, los realicemos con seguridad, responsabilidad, amabilidad y prudencia. Roguemos al Señor.

Escucha, Padre bueno, nuestras súplicas, Tú que ves en nuestros corazones acepta también las que están en lo más profundo y concédenos todo lo que Tú sabes que necesitamos. PJNS.



 

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS:

Con este pan y este vino te presentamos la vida de quienes trabajan para satisfacer las necesidades tanto materiales como afectivas de los que nos rodean, de los que se dedican a aliviar el dolor y el sufrimiento, y queremos que Tú, Señor, también estés en ellas para que nos acerques cada día más a ti. PJNS.
 

 

PREFACIO

Te damos gracias Padre porque has hecho que tu Hijo nos enseñe a vivir libres, sin ataduras; porque Él nos enseña a ser felices para que contagiemos a otros nuestra felicidad y que cuando nos pregunten por qué vivimos así les sepamos responder que es porque Él nos lo ha enseñado, porque vivimos según Él ha querido.

Y te damos gracias, porque nos das a tu Hijo como ejemplo para quienes tienen encomendada la misión de guiar a tu pueblo por esta vida.

Porque Él nos ha enseñado a ponernos en el lugar del otro, a abrir nuestros corazones y meternos en los de los otros.

Por eso, con los ángeles y toda persona de buena voluntad te cantamos…

 

SANTO, SANTO, SANTO
 

 

POSCOMUNIÓN. OREMOS. Señor, te damos gracias por la alegría que nos has transmitido en esta Eucaristía. Ahora salimos a la vida deseando a quien se cruce en nuestro camino, tu paz y tu amor. Por Jesucristo.
 

O

POSCOMUNIÓN. OREMOS. Padre, que este alimento que hemos recibido nos de la fuerza necesaria para contagiar a quienes nos rodean con tu alegría para que ella los incorpore a tu palabra y podamos gozar de la recompensa prometida. Por Jesucristo.

 

BENDICION FINAL

 

DESPEDIDA

El Señor Jesús, confía en nosotros para la misión de ir delante de Él como confió en aquellos setenta y dos. Esta confianza de Jesús en nosotros merece nuestra respuesta positiva. Por eso, Id a anunciar que el Reino de Dios está cerca! Podéis ir en paz...

 

 

ORACION DE ACCION DE GRACIAS

El Reino de Dios está cerca.
Lo pregonan tantas voces
que por todo el mundo claman por la paz,
la justicia, la dignidad,
la democracia y el respeto para todos.

Lo demuestran las oleadas de compasión
y de solidaridad que a menudo
invaden nuestra sociedad cuando
nos concienciamos del sufrimiento
que hay en el mundo.

El Reino de Dios está cerca
porque, aunque el mundo va tan mal
(familias rotas, pobreza y marginación,
guerras, desastres ecológicos...),
cada corazón humano guarda
la nostalgia, el deseo,
la necesidad de paz y de bien
para los cuales ha sido creado.

Anunciar tu Reino hoy parece difícil.
¿Cómo hacer oír tu mensaje
en un mundo tan lleno de ruidos?
Pero no lo tuvieron más fácil
aquellos discípulos que enviaste
por los caminos sin bolsa ni zurrón,
como ovejas entre lobos.
Nada temo cuando me dices
que me alegre porque mi nombre
está escrito en el cielo.

 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia

Lecturas del día

El Día del Señor ¿Quién es Jesús?