<%@ Language=JavaScript %> Celebración de la Eucaristía.

 

Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia Perdón, Amor El Día del Señor ¿Quién es Jesús?  

 

 

 

Lecturas del día Oración de acción de gracias José A. Pagola Javier Garrido
Rezar con el salmo El Dios en quien creemosJosé Mª Castillo Hermann Rodriguez
Cómo hablar del Dios de la Vida, hoy Somos amados por DiosAbad de la Trapa Jean Pierre Bagot
Explicación de las lecturas Gustavo Gutierrez Pedro Mari Zalbide Casiano Floristán

 

 

 

DOMINGO XXXII DEL TIEMPO ORDINARIO

10 de Noviembre de 2019

Misa pr. Gl, Cr, Pf dominical

 

 

 

CANTOS PARA LA CELEBRACION

 

Entrada. Hoy es fiesta, fiesta grande; Juntos cantando la alegría; Somos un pueblo que camina; Hoy me siento peregrino.

Salmo.

Aleluya. Aleluya cantará.

Santo.

Ofertorio. Llevemos al Señor.

Comunión. Yo soy el pan de vida; Acerquémonos todos al altar; El Señor es mi pastor. La muerte rota.

Final. Por ti, mi Dios. Señor, te damos gracias. Quiero decir que sí.

 

 

 

La fe en Dios lleva consigo la fe en la resurrección.

Un creyente es una persona profundamente comprometida con la historia humana, pero jamás la absolutiza, porque sabe que tendrá un fin, una desembocadura en el Reino de Dios, más allá de la historia humana.

El Dios de los cristianos es el Dios de Jesucristo: Dios de vivos y no de muertos.

La resurrección es el centro del cristianismo y de los cristianos cuando se reúnen para orar.

 

 

 

PROCESION Y CANTO DE ENTRADA

 

 

SALUDO

 

En el nombre del Padre...

El Dios amigo de la vida, esté con todos vosotros.

 

O

 

Que el Señor Jesús, que dirige nuestros corazones para que amemos al Dios que nos ama, esté siempre con todos vosotros.
 

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA

 

Dios es amigo de la vida. Éste es el gran convencimiento de Jesús y éste es el mensaje que hoy nos transmite.

Una invitación para amar con pasión la creación entera, para cuidar y defender con fuerza la vida del ser humano y para vivir con una gran esperanza, porque la muerte no es el final del camino donde nos abraza Dios.

Hoy celebramos en nuestra Diócesis el día de la Iglesia Diocesana. Comprender y apoyar, también económicamente, su labor a favor del Evangelio y de los pobres, es parte de nuestro compromiso cristiano tan necesario en estos momentos.

 

O esta otra

 

Monición de entrada

Bienvenidos a la Eucaristía de este Día de la Iglesia Diocesana, en que estrechamos más nuestros vínculos como hermanos en torno a Jesús, presente en medio de ella, a través de los más pobres y enfermos de nuestra comunidad... a través de todos sus miembros, especialmente vosotros los laicos, que sois la Iglesia en el Mundo y el Mundo en la Iglesia... a través de aquellos que siguen a Jesús de cerca en su compromiso comunitario y servicio a los más pobres... a través de nuestro Obispo y sus presbíteros que nos recuerdan siempre que es Jesús quien nos convoca y nos invita a seguir sus huellas en el tiempo presente.

Demos gracias a Dios por el don de esta Iglesia local de la somos parte importante y que nos ha vinculado con Jesús, nuestra esperanza.

 


Acto penitencial: Al Dios de Jesús que nos protege, pedimos perdón por nuestros desprecios y agresiones a la vida.

Tú, que eres la esperanza y la vida para cuantos confían en Ti. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Tú, que nos llamas a respetar la vida y a eliminar lo que la estropea. CRISTO, TEN PIEDAD.

Tú, que te compadeces de todos nosotros, y quieres que vivamos felices. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Que el Dios de la Vida, perdone nuestras desconfianzas y pecados y nos acompañe hasta poder disfrutar de la vida eterna.

 

 

O esta otra opción

 

INTRODUCCION

 

El domingo anterior se nos decía que "Dios era el Dios de la vida". Por eso no destruye nada de lo creado y nos llama a conversión para que tengamos vida en abundancia; para que tengamos vida para siempre.

Y las lecturas de hoy son una llamada a la vida por encima de toda muerte.

La resurrección es un hecho claro para los creyentes. La muerte es la puerta que da acceso a la vida de Dios.

Más allá de la debilidad de este mundo, estamos llamados a compartir la plenitud de la vida en Dios.

Es nuestra firme y gran esperanza.

A Dios, nuestro Padre, que es Dios de vivos y no de muertos, pedimos perdón para nuestros pecados que son semilla de muerte:

* A Ti, Señor, que eres fuente de vida para quien tiene fe en Ti, te decimos: ¡Señor, ten piedad!

* A Ti, Señor, que has resucitado de entre los muertos, te rogamos: ¡Cristo, ten piedad!

* A Ti, Señor, que eres camino, esperanza y plenitud de vida, te pedimos: ¡Señor, ten piedad!

 

GLORIA. Proclamemos unidos la gloria de Dios.

 

ORACION COLECTA. OREMOS. Dios y Padre nuestro, que nos regalas la vida y nos encargas la tarea de cuidarla y hacerla crecer en dignidad; ayúdanos a fortalecer la esperanza en una vida nueva junto a Ti. Te lo pedimos por NSJC, tu Hijo...
 

O esta otra

 

ORACION COLECTA. OREMOS. Oh Dios, nuestro Padre, tú estás lleno de gozo al ver a tus hijos alrededor de tu mesa. Tus palabras nos abren al sentido real de nuestra existencia, más allá de nuestras preocupaciones y limitaciones cotidianas que tanto nos agobian. Abre nuestros ojos y nuestros corazones a la fuente de la vida que eres tú, porque nos amas siempre.

 

Monición a las lecturas

La Palabra de Dios siempre nos anima a caminar con esperanza.

Especialmente las lecturas de hoy, nos ayudan a vivir sin miedos. Teniendo la promesa de la resurrección, ¿por qué vivir preocupados por la muerte?. Si Dios cuida de nosotros y nos lo regala todo, incluso la vida eterna, ¿a quién temeremos?.
 

 

Primera lectura.

Antes de abrir el oído a la Palabra de Dios, abramos los ojos para ver la injusticia representada por tantos inocentes que sufren violencia y opresión. ¡Ésto no puede venir de Dios! Dios no premia ni castiga en la vida presente. Por eso, escuchemos cómo Israel confiesa que Dios es bastante poderoso y justo para "hacerles justicia" resucitándolos.

 

Segunda lectura.

Escuchemos cuáles son las recomendaciones de san Pablo para mantenerse firmes en el seguimiento de Jesucristo: orar para creer en la fidelidad indisoluble del amor de Dios hacia nosotros.


Monición a la Lectura Evangélica

Escuchemos dónde pone Jesús la certeza y la credibilidad de su confianza en la resurrección de los muertos.

 

CREDO. Proclamemos unidos nuestra fe.

 

Oración universal. Es bueno y necesario que recemos unos por otros, es lo que vamos a hacer ahora, confiando al Señor, las inquietudes y preocupaciones de todos.

1. Por quienes formamos la Iglesia, para que sepamos denunciar y anular los comportamientos que crean odio y violencia hacia la vida. Roguemos al Señor.

2.- Por quienes viven sin esperanza, y por cuantos están pasando por situaciones difíciles de enfermedad, paro, hambre, injusticias, amenazas o crisis familiares. Roguemos al Señor.

3.- Por los padres que transmiten la vida.

- Por los médicos que cuidan de la vida.

- Por quienes defienden, admiran y disfrutan de la vida. Roguemos al Señor.

4. Por quienes van a ser elegidos para dirigir el país; para que por medio del diálogo y de los acuerdos, encuentren la forma de alcanzar una gobernabilidad estable y de afianzar la justicia y el bien de los ciudadanos, sobre todo de los más débiles. Roguemos al Señor.

5.- Por quienes gestionan la economía de la Iglesia Diocesana, para que sigan llevando a cabo su tarea con sentido evangélico y así muestren el rostro compasivo de Dios. Roguemos al Señor.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.
 

 

O

 

Oración universal: En este día en el que Dios nos descubre el gran regalo de su Iglesia para nuestra fe en él. Es ella quien nos inició en la fe cristiana. Por eso, con gratitud, oremos por ella y por el mundo al que está enviada:

-Por los cristianos, no siempre comprendidos por nuestros hermanos con quienes convivimos, para que permanezcamos firmes en la fe y activos en la caridad, incluso con los que nos ignoran o nos desprecian... roguemos al Señor.

-Por todas las familias que están iniciando en la vida cristiana a sus niños, adolescentes y jóvenes, con la catequesis y con la celebración de los primeros sacramentos, para que sean capaces de educar conforme a sus convicciones... roguemos al Señor.

-Por todos los que no comparten nuestra esperanza, para que desde el respeto a la libertad religiosa no caigan en las actitudes laicistas que impiden descubrir el testimonio sencillo y auténtico de los cristianos de hoy y de aquí... roguemos al Señor.

-Por nuestra Iglesia diocesana, con nuestro Obispo, sus presbíteros y todos los laicos y religiosos, para que demos testimonio de que Dios es el Dios de la Vida... roguemos al Señor.

Oh Dios, nuestro Padre, dueño de la vida y autor de la resurrección, delante del cual hasta los muertos viven, escucha nuestras oraciones y haz que la palabra de tu Hijo, sembrada en nuestros corazones, germine y dé fruto abundante y que todos seamos confirmados en la esperanza de la resurrección y la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.
 

AVISO ANTES DE LA COLECTA

La colecta que se realiza hoy, es a favor de la Iglesia diocesana. Nuestra aportación es expresión de nuestro compromiso cristiano para sostener la labor de anunciar a todos el Evangelio y de ayudar a quienes lo necesitan.

 

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

Con el pan y el vino ponemos en el altar nuestras ilusiones, esfuerzos y esperanzas por hacer un mundo de hermanos, como tú nos has enseñado, Señor. Te lo pedimos P.J.N.S.
 

 

PREFACIO

En verdad es justo y necesario darte gracias porque eres un Dios de vida.

Tú no quieres nuestro fracaso, ni te alegras en nuestras derrotas.

Tú eres un Dios de vivos, y nos llamas a expandir por todo el mundo tu presencia vivificante y misericordiosa.

Por eso, con toda la Iglesia, te cantamos

Santo, Santo, Santo...

 

 

Monición al Padre nuestro.

Antes de comulgar estrechemos más aún nuestra fraternidad y, juntos, oremos con la oración tan familiar como es el Padre Nuestro.

 

Monición a la paz.                       

Expresamos nuestro deseo de vivir en paz, al darnos la mano como signo de amistad. Pon tu mano en mi mano...

 

Invitación a la comunión.

Este es Jesús Resucitado  y presente entre nosotros. Su amor es más fuerte que nuestras debilidades.

 

POSCOMUNION. OREMOS. Te damos gracias, Señor, porque hemos celebrado, en comunidad y contigo esta Eucaristía; haz que, apostando siempre a favor de la vida, sepamos corresponder a tu amor evitando el sufrimiento y la degradación de quienes han perdido la ilusión en ella. Por JNS.
 

 

POSCOMUNION. OREMOS. Con tu palabra nos has iluminado y con tu pan nos has saciado. Que vivamos siempre con la alegría de saber que tú eres un Dios de amor y de vida. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

 

 

AVISO:

Hoy, los jóvenes del grupo de Apoyo al Tercer Mundo, nos invitan a visitarles en los pórticos, donde nos presentan productos del Comercio Justo.

 

ORACION DE ACCION DE GRACIAS

Señor, gracias por darnos tu vida,
desde el instante en que fuimos engendrados
hasta después de nuestra muerte.

Tú eres un Dios de vivos,
tu voluntad es que vivamos para siempre.

No pides sacrificios como los antiguos ídolos,
ni tampoco que despreciemos la vida,
tu don más valioso.

No sabemos el día ni la hora
en que nos visitará la muerte.

Pero cuando entregamos nuestro último
aliento en tus manos,
confiamos en que nos
insuflarás de nuevo tu Espíritu,
como hiciste con tu Hijo,
y ya no moriremos nunca más.

Ese día escucharás nuestra voz
y responderás a nuestra súplica.

Desvelados del sueño del sepulcro
podremos contemplar tu rostro
y el de nuestros hermanos que nos han precedido.

Gracias por tu Palabra
que nos llena de esperanza.

Gracias por hacernos dignos
de participar en una nueva creación
donde seremos semejantes a los ángeles.

 

BENDICION FINAL

 

DESPEDIDA

La gracia de Dios que hemos recibido nos llena de alegría y paz. En ella está la fuerza para ir al mundo a dar testimonio de nuestra fe. Podéis ir en paz.

 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia Perdón, Amor El Día del Señor ¿Quién es Jesús?