Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia Por el abandono a la paz El Día del Señor ¿Quién es Jesús?  

 

 

 

Lecturas del día

Celebración de la EucaristíaJosé Antonio PagolaJavier Garrido
Orar con el Salmo 118La Ley de MoisésPedro Mari ZalbideJosé Luís Sicre
Ley Abad de la TrapaJosetxu CanibePatxi Loidi
Comprender la LeyGustavo GutierrezJosé Mª CastilloCasiano Floristán

 

FLORENTINO ULIBARRI

 

 

ESTILO EVANGÉLICO



Neto,
claro,
limpio,
conciso,
escueto,
sonoro,
alegre,
rápido,
vivo...
Como el golpe del herrero
sobre el acero;
como el toque del forjador
sobre el hierro en crisol;
como el martillo del orfebre
sobre la gema.

El estilo evangélico es así,
con la cabeza y el corazón
al unísono.

Amortiguarlo
con explicaciones,
o intentar justificarlo,
o buscarle componendas
o prebendas futuras,
o envolverlo en algodones,
o susurrarlo para que pase sin dejar huella,
o acomodarlo a lo que se estila,
o justificar su extrañeza
apelando a que es cosa de otra cultura,
o vaciarlo de lo que no nos gusta...
es camino torcido
para el estilo evangélico.

No os acomodéis a este mundo.
No juzguéis, no condenéis.
No os hagáis los sordos.
No os escondáis.
Subid a los oteros.
Salid a los balcones y azoteas,
transitad por calles y plazas,
participad en debates y tertulias...
pero hacedlo sin arrogancia.
¡Mostrad que es posible
y merece la pena
la vida y la sociedad evangélica.

Claro,
certero,
transparente,
sencillo,
humilde,
atento,
sin imposiciones...
¡Así es el estilo evangélico!
¡No tiene caminos torcidos!

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia Perdón, Amor El Día del Señor ¿Quién es Jesús?