Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

 

 

 

Lecturas del díaOración de acción de gracias

Homilías

Diapositivas de la EucaristíaOrar con el Salmo 

 

 

 

DOMINGO

SOLEMNIDAD: SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO

18 de Junio de 2017

Misa pr. Gl. Cr. Pf Eucaristía

 

Cáritas

"Las mejores cosas de la vida NO SON COSAS”

 

 

CANTOS PARA LA CELEBRACION

 

Procesión. Alabad al Señor; Te adoro Sagrada Hostia; De rodillas, Señor; Cantemos al amor de los amores; Lauda Ierusalem; Altísimo Señor.

Entrada. Con nosotros está el Señor; Alrededor de tu mesa; Todos unidos formando un sólo cuerpo

Gloria. De Palazón.

Salmo.

Aleluya. Canta Aleluya al Señor.

Ofertorio. Necesitamos comer tu pan

Santo. Misa de Angelis.

Comunión. Ubi caritas (de Taizé); Adorote devote; Oh, Señor, delante de ti; Donde hay caridad y amor; Pan Divino.

Final. Ave Verum Corpus

 

 

 

 

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Comer juntos el cordero pascual es para los hebreos hacer memoria de que forman parte de un pueblo y que han sido liberados por el Señor. Jesús se identifica con el cordero pascual, y con su muerte en cruz hace de nosotros un nuevo pueblo y nos libra de la esclavitud del pecado y de la muerte.

Hoy celebramos que, en la Eucaristía, Jesús nos ha dejado su presencia y el memorial de su entrega por nosotros bajo las especies de los dos alimentos más básicos de la cultura mediterránea. Sí, él es el alimento espiritual que necesitamos para el camino de la vida.

A veces hace sufrir la inconsciencia y la frivolidad con que sé acercan a la Eucaristía los participantes ocasionales en misas de primera comunión y similares. Pero el escándalo es mucho más grave cuando una persona es devota de la Eucaristía y en sus ideas y acciones se aparta gravemente de los mandamientos de Jesús en aspectos como el respeto a toda persona, la justicia, la paz o la fraternidad universal. Sólo tiene sentido comulgar y adorar la Eucaristía si estamos dispuestos a adorar y comulgar con Jesús en todos los ámbitos de nuestra vida.

 

PROCESION Y CANTO DE ENTRADA

 

SALUDO

En el nombre del Padre...

El Señor, que nos invita a su mesa esté con vosotros.

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

Celebramos la Eucaristía en la fiesta del Corpus Christi; un día muy apropiado para recordar las palabras de Jesús: “Haced esto en memoria mía”.

Hoy es Día de Amor, día de pensar en el más débil, por eso Cáritas nos presenta su campaña: “Las mejores cosas de la vida no son cosas”, sino que tienen que ver con las personas. Con alegría comenzamos esta celebración.

O

Hoy es la fiesta de quienes se encuentran abatidos por sus fallos, errores y miserias; es la fiesta de quienes sufren pobreza, paro, marginación, soledad, enfermedad; es la fiesta de quienes no encuentran sentido a su vida y buscan sin cesar la luz de la verdad y la paz que no puede dar el mundo. Cuantos pasamos por estas circunstancia podemos celebrar esta fiesta con gran alegría porque Jesús nos sienta en su mesa haciendo memoria de lo que Él hizo por nosotros.

Con alegría celebramos esta Eucaristía en la Solemnidad del Corpus Christi.
 

 

Acto Penitencial: Para celebrar, con toda su verdad la Eucaristía, necesitamos unas actitudes parecidas a las de Jesús. Pidamos que Dios transforme nuestro corazón.
 

- Señor, marginamos a tus preferidos, los pobres. Tú, te hiciste pobre por nosotros. Señor, ten piedad.

- Señor, no vivimos una auténtica fraternidad. Tú, que te hiciste nuestro compañero de camino. Cristo, ten piedad.

- Señor, no nos saciamos de tu vida. Tú, que te hiciste pan para saciar nuestras hambres. Señor, ten piedad.
 

 O

Acto Penitencial: Conscientes de que Dios nos conoce, nos quiere, nos acepta y nos acoge, reconocemos nuestra realidad personal y la asumimos con sencillez y sinceridad.

- Tú, Señor, que te preocupas por todas las personas, especialmente por quienes pasan hambre y necesidad de cariño. Señor, ten piedad.

- Tú, Señor, que has querido hacerte presente en nuestra vida con el signo del pan y del vino. Cristo, ten piedad.

- Tú, Señor, que quieres despertar en nosotros un espíritu fraterno solidario, sensible, y esperanzado. Señor, ten piedad.

Dios, nuestro Padre, por su misericordia, perdona nuestros pecados y nos acompaña hasta la vida eterna.

 

Gloria. Llenos de gozo elevamos la alabanza a nuestro Dios, rezando el Gloria.

 

Oración Colecta. Oremos. Dios y Padre nuestro, míranos con ternura a cuantos nos hemos reunido para celebrar esta Eucaristía, en la fiesta del Corpus Christi y ayúdanos a reconocer tu generosidad en Jesús que es nuestro alimento para el camino. Por NSJC, tu Hijo.

 

 Oración Colecta. Oremos. Oh Dios que alimentas a tu pueblo en el largo camino que hay que recorrer en la vida. Ayúdanos a no vivir en la superficialidad y vacío rodeándonos de muchas cosas que no nos satisfacen ni nos hacen felices. Te lo pedimos por JNS, nuestro Pan de vida.
 

Monición a las lecturas

En la primera lectura escuchamos a Moisés hablando a su pueblo. San Pablo, en la segunda lectura, nos dice que el pan es uno, nosotros formamos un solo cuerpo.

No podemos vivir sólo de pan, es necesario apoyarnos en la Palabra de Dios, escuchemos atentos.
 

Primera lectura.

Las palabras que Moisés dirige al pueblo son una invitación, a recordar todo lo que Dios ha hecho con ellos. Les exhorta a creer y confiar en Dios, a no olvidarse de Él. En cierto modo, es una llamada a renovar la Alianza que el Señor ha establecido con ellos, su pueblo. Hacer memoria de las acciones de Dios a favor de su pueblo (lo hizo salir de la esclavitud de Egipto, lo condujo en el desierto, le dio a beber el agua de la roca, lo alimentó con el maná…) no es un mero recordar el pasado, sino un actualizar la salvación de Dios en el momento presente.

 

Segunda lectura.

Pablo debe afrontar en el problema de la participación de los cristianos de Corinto en los banquetes paganos. El asistir a ellos establece vínculos con los ídolos. El apóstol expone la incompatibilidad entre la asistencia a estas comidas rituales, y la participación en la Eucaristía. A través de la comunión con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, el cristiano queda unido estrechamente a Cristo, y unido a los demás cristianos. Del mismo modo Pablo, con estas palabras, exhorta a aquella comunidad tan dividida a recordar el vínculo de unidad que supone la Eucaristía: comunión de vida con Cristo, y con los hermanos.
 

Evangelio.

Jesús ha realizado el signo de la multiplicación de los panes (Jn 6,1-15). Este signo junto con las palabras que pronuncia acerca de sí mismo como “el pan vivo que ha bajado del cielo” (Jn 6,22-59: el llamado discurso del pan de vida) sirven para revelarnos que Él es el Hijo de Dios, su Enviado, el Mesías. Comer su carne y beber su sangre es participar de su misma vida, es tener la vida que Él comparte con Dios Padre. El cristiano, en la Eucaristía, al comer a Cristo –“el Pan de Vida”- adquiere una relación de gran intimidad con Él, la misma que Éste tiene con su Padre.
 

 

CREDO. Proclamamos nuestra fe en el Dios que no deja de hablarnos y de alimentarnos.

 

Oración universal: A Dios, nuestro Padre, le presentamos las necesidades que vemos a nuestro alrededor.

1.- Por quienes tienen responsabilidades en los pueblos y naciones, en grandes instituciones y organizaciones, para que prevalezca en sus decisiones el espíritu de justicia y solidaridad a favor de las personas. Roguemos al Señor.

2.- Por quienes trabajan en Cáritas y colaboran con ella, para que nos animen a poner nuestras capacidades en movimiento, haciendo nuestra la esperanza de quienes anhelan tener un espacio humano y digno en la sociedad. Roguemos al Señor.

3.- Por cuantos sufren injusticia, exclusión, paro y demás efectos de la crisis, para que sus derechos sean respetados, por políticos, responsables de la economía y por la misma sociedad. Roguemos al Señor.

4.- Por quienes estamos celebrando la Eucaristía, para que vivamos con sencillez para que los demás, puedan sencillamente vivir. Roguemos al Señor.

 

O

1.- Para que los dirigentes de la Iglesia nos den ejemplo de austeridad y pobreza evangélica. Roguemos al Señor.

2.- Para que seamos conscientes de que los pobres son el centro del Evangelio. Roguemos al Señor.

3.- Para que el cansancio y el hastío de la cultura materialista y la abundancia del consumismo no nos precipiten en la angustia, el aburrimiento vital y la depresión. Roguemos al Señor.

4.- Para que los voluntarios de Cáritas en su labor solidaria sean signo creíble del mensaje que la Iglesia predica sobre el amor. Roguemos al Señor.

5.- Para que nos hagamos pan, signo de esperanza, respuesta a las hambres y alegría para quien no la tiene. Roguemos al Señor.

- Por quienes estamos celebrando la Eucaristía, para que vivamos con sencillez para que los demás, puedan sencillamente vivir. Roguemos al Señor.

Te lo pedimos por JNS.

 

Oración universal: A Ti, Dios bueno, sensible y solidario, pendiente de nuestras necesidades, preocupado por la situación de nuestro mundo y conocedor de nuestro cansancio te presentamos algunas de ellas.


- Para que los creyentes compartamos más el pan y lo que somos con quienes necesitan de nuestra ayuda. Roguemos al Señor.

- Por quienes tienen responsabilidades en los pueblos y naciones, en grandes instituciones y organizaciones, para que prevalezca en sus decisiones el espíritu de justicia y solidaridad. Roguemos al Señor.

- Por cuantos sufren injusticia, exclusión, paro y demás efectos de la crisis, para que sus derechos sean respetados, tanto por políticos, responsables de la economía y por la misma sociedad. Roguemos al Señor.

- Por quienes trabajan en Cáritas y colaboran con ella, para que nos animen a poner nuestras capacidades en movimiento, haciendo nuestra la esperanza de quienes anhelan tener un espacio humano y digno en la sociedad. Roguemos al Señor.

- Para que veamos la importancia de los signos que expresan el drama humano y la alegría de Dios. Roguemos al Señor.

- Para que nos hagamos pan, sigo de esperanza, respuesta a las hambres y alegría para quien no tiene. Roguemos al Señor.


Escucha, Padre bueno, esta oración que expresamos con el compromiso de unirnos al esfuerzo de cambiar el mundo como cambias el pan en signo tuyo y de esperanza.

 

MONICION AL COMENZAR LA COLECTA: Es tiempo de Caridad. Cáritas nos invita a participar y hacer posible hoy la esperanza.

Gracias por vuestra generosidad en esta colecta que ahora realizamos.
 

 

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

Señor recibe estos dones que nos muestran tu generosidad con nosotros. Ayúdanos a convertirnos en discípulos y testigos del Sacramento de Caridad que estamos celebrando. Que este amor tuyo que recibimos por medio de Tu Hijo, nos una cada día más a Ti, y nos lleve a comunicarlo a todos de forma renovada y gozosa. Por J.N.S.
 

 

PREFACIO: propio (II de la Eucarístia)

El Señor esté con vosotros…

En verdad es justo y necesario bendecir tu nombre en esta solemnidad.

Tú has querido quedarte con nosotros en un poco de pan y un poco de vino, para que todos pudiéramos acercarnos a tu mesa.

Tú nos has invitado a comer de ese pan y beber de ese cáliz para entrar en comunión plena contigo.

Tu cuerpo es nuestro alimento; tu sangre nos vivifica.

Por eso, unidos a todas las personas de buena voluntad, te cantamos

Santo, Santo, Santo...
 

 

Después de la Consagración: incensar el SANTÍSIMO

 

Monición después de la consagración. (mientras el sacerdote prepara el incienso)

En este momento, el sacerdote va a incensar el Cuerpo y la Sangre de Cristo que se ofrece como alimento para todos nosotros. Es un signo más, de adoración y acción de gracias en este día del Corpus Cristi.

 

PADRE NUESTRO.

Antes de comulgar, dirijámonos ahora al Padre del cielo, pidiéndole que no falte a nadie nunca el pan de cada día, ni tampoco el pan de la Eucaristía. Tal como Jesús nos enseñó, nos atrevemos a decir:

 

INVITACION A LA COMUNIÓN:

El que come  mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él, dice el Señor.

 

Poscomunión. Oremos. Señor te damos gracias por el pan de vida que nos has entregado en esta Eucaristía. Te pedimos que cada vez que nosotros lo hagamos, "en memoria tuya", renovemos nuestra decisión de seguir partiendo y repartiendo, como Tú, en la vida diaria, todo lo que somos y poseemos. A Ti que nos diste ejemplo y vives por los siglos de los siglos. Amén.
 

O

 

Poscomunión. Oremos. Te damos gracias, Señor, especialmente, por Jesús que compartió la vida con nosotros y nos trajo tu palabra de misericordia y de aliento. Ayúdanos para que sigamos sus pasos, acompañando a quien se cansa, animando a los desesperados y luchadores por la justicia y el amor a todos. A ti que nos diste ejemplo y vives por los siglos de los siglos. Amén.
 

 

ORACION DE ACCION DE GRACIAS

Quiero comer tu carne
y beber tu sangre.
Lo necesito,
porque hay en mí un anhelo
de vida que sólo tú puedes colmar.

No quiero comulgar
para ser mejor de lo que soy
ni para estar en un nivel
superior a los demás
sino para que tú tomes posesión
de mi vida.

No te como para que tú
te transformes en mí,
sino yo en ti.

Me admira que una realidad
tan importante se manifieste
en un signo tan humilde:
un pedazo de pan y un trago de vino,
incluso tan solo un pedazo de pan
que casi no lo parece.

No pides grandes requisitos,
no exiges la perfección,
sólo un corazón humilde y creyente.

Lo decimos siempre antes de comulgar,
aunque quizás no sacamos
todas las consecuencias:
Señor, yo no soy digno...

 

BENDICION

‑ Y la bendición de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y siempre nos acompañe. Amén

 

DESPEDIDA

Dios Padre nos ha entregado a su Hijo cuyo Cuerpo y Sangre nos ha alimentado para que el Espíritu habite en nosotros. Que este misterio nos acompañe toda la semana y nos una en la comunidad que participa del mismo.
 

 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PowerPoint Eucaristía