Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Seńor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

José Antonio Pagola

Indice de publicaciones

 

 

 

Buenas Noticias

Te habla José A. Pagola

ConferenciasBerri Onak
Aprender a creerParábolas
Carta al Papa Francisco 
  

1.-  Red de evangelización: Buenas Noticias

 

 

Tiempo ordinario – Ciclo B


Hacia una espiritualidad arraigada en Jesús


Jesús vive la experiencia de un Dios Padre, de la que brotan en él dos actitudes que vive y trata de comunicar a sus seguidores: confianza absoluta en Dios y docilidad incondicional al Padre. Jesús vive desde un silencio interior en el que escucha el misterio de Dios como la Buena Noticia de un Padre.

Jesús tiene una espiritualidad centrada en el proyecto del Reino de Dios. Lo que Jesús enseńa no es una «doctrina religiosa», sino un modo nuevo de acoger y de vivir el misterio de Dios que nos lleva a situarlo todo dentro de su gran proyecto de humanizar el mundo. Él lo está ya experimentando y quiere que todos compartan su experiencia.

Jesús muestra una espiritualidad al servicio de una vida más humana. En su silencio interior, Jesús nunca percibe a Dios encerrado en su Misterio insondable, aislado del sufrimiento humano e indiferente a la historia de sus hijos. Lo experimenta como una Presencia buena y amistosa que nos está atrayendo a todos sus hijos hacia un mundo más justo y fraterno.

Jesús comparte una espiritualidad alentada por la compasión, que no se mueve tanto desde el principio de la santidad religiosa: «Sed santos, porque yo, el Seńor, vuestro Dios, soy santo» (Lv 19,2), sino desde el «Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso» (Lc 6,36).

Jesús nos enseńa la importancia de la mirada a los que sufren. La experiencia de Dios como Misterio insondable de un Padre que es Amor misericordioso hacia sus hijos despierta en Jesús su capacidad de mirar a los que sufren con amor compasivo. Me atrevería a decir que el camino más eficaz para sintonizar con la espiritualidad de Jesús es aprender a mirar de manera atenta y responsable el rostro de los que sufren. Esta mirada nos arranca de la indiferencia que bloquea nuestra compasión o de marcos religiosos o espirituales que nos permiten vivir con la conciencia tranquila sin activar en nosotros la solidaridad fraterna.

José Antonio Pagola

Nueva etapa evangelizadora.

2. Anunciar a Dios como buena noticia

 

 

TIEMPO ORDINARIO CICLO B

 

LO MEJOR DE LA IGLESIA

Domingo 32

NADIE SABE EL DÍA

Domingo 33

 

Jesucristo, Rey del Universo

 

 

 

BERRI ONAK

 

INORK EZ DU EGUN HAREN BERRI
 

 

 

3.- CONFERENCIAS