Inicio Tiempo Ordinario Jose A. Pagola Homilías Lecturas y reflexión Familia cristiana Contactos parroquia

 

 

 

ACOGER EL ESPIRITU
 

 

 

Lo habrás oído más de una vez. Importantes expertos en ciencias humanas aseguran que, de ordinario, la mayoría de las personas sólo viven un diez por cien o tal vez menos de lo que podían vivir y disfrutar.

Vemos sólo una parte pequeña de la belleza que nos rodea. Escuchamos únicamente algunos fragmentos de la música, la poesía y la vida que resuena en nuestro entorno. Sólo estamos abiertos a un campo muy limitado de emociones, sentimientos y pensamientos.

Nuestro corazón no conoce experiencias posibles de ternura y amor.

Estoy convencido de que es así. Muchas personas morirán sin haber vivido realmente con cierta intensidad. Algo semejante sucede con no pocos creyentes. Se morirán sin haber conocido por experiencia personal lo que podía haber sido para ellos una vida animada por la fe.

A los primeros discípulos de Jesús y a los cristianos de las primeras generaciones se les ve que han descubierto una manera nueva de vivir. No saben cómo explicarlo.

Dicen que han recibido el «Espíritu Santo».

Para ellos, este «Espíritu Santo» es un regalo de Dios que reciben cuando toman la decisión de seguir a Jesús. Esta fuerza que sienten en su interior, ese impulso que los anima desde dentro, esa vida que llena su corazón sólo puede venir de Dios. Todavía hoy, cuando los cristianos recitamos el «credo», decimos así: «Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida».

Yo no te puedo explicar en qué consiste esa experiencia. Cuando le estudio a Jesús, veo que él está lleno de una vida que a mí se me escapa. Él vive totalmente animado y movido por el Espíritu de Dios, y yo no.

Pero hay cosas que todos podemos intuir y hasta experimentar si nos acercamos a él.

El Espíritu de Dios enseña a no malgastar la vida de cualquier manera, a no pasar superficialmente junto a lo esencial, a no ir viviendo los días de manera inconsciente.

Centrar nuestra vida en el Espíritu es saborear la vida de una manera más intensa y honda.

El Espíritu de Dios pone en nosotros alegría interior, introduce en nosotros luz y transparencia, nos hace conocer una confianza nueva ante la vida. Algo cambia en nosotros.

Vivir animados por el Espíritu nos libera del vacío y de la soledad interior.

El Espíritu de Dios nos enseña a estar atentos a todo lo bueno y sencillo, con una atención especial a quienes sufren. Empezamos a vivir de forma más bondadosa porque crece en nosotros la capacidad de amar y ser amados.

El Espíritu de Dios nos ayuda a «renacer» cada día y nos permite comenzar cada mañana sin dejarnos derrotar por el desgaste, los errores y el cansancio del vivir diario.

No sabemos cómo ocurre, pero dentro de nosotros hay una fuerza que nos sostiene.

El Espíritu de Dios nos abre a una comunicación más confiada y sincera con Dios.

Nos enseña a orar. Nuestras dudas, interrogantes y resistencias comienzan a disolverse.

No es que hemos encontrado razones y argumentos nuevos para creer. Es otra cosa.

 

«Ven, Espíritu de Dios

luz que penetras el alma,

fuente del mayor consuelo...

descanso en nuestro esfuerzo,

gozo que enjuga las lagrimas,

y reconforta en los duelos

Mira el vacío del hombre,

si tú le faltas por dentro».

(de un himno litúrgico)

 

Nuestro corazón está cambiando. Le sentimos a Dios de otra manera.

Si vives algo de esto, enseguida te darás cuenta de que es un regalo. No lo estás consiguiendo tú a base de esfuerzo y trabajo personal. Lo único que tienes que hacer es abrir tu corazón, estar atento a lo que sucede dentro de ti, acoger a Dios con alegría y dejar que él te vaya trabajando.

Yo no sé exactamente cómo se despierta de nuevo la fe en una persona que lleva muchos años viviendo de espaldas a Dios.

Sólo sé una cosa. Cuando alguien, desde el fondo de su ser, sabe decir: «Ven, Espíritu Santo de Dios, renueva por dentro mi corazón», en esa persona comienza una nueva fe.

Si persevera en esa actitud interior, su vida cambiará.

 

JOSE ANTONIO PAGOLA

 

 

Inicio Tiempo Ordinario PowerPoint para la Eucaristía Homilias Lecturas y reflexion diaria Pagina de Jose A. Pagola Familia cristiana