Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

 

L A  V O Z  D E L  E V A N G E L I O

 

Te habla José Antonio Pagola.

 

 

BAUTISMO DE JESÚS


La voz del Evangelio. Te habla José Antonio Pagola.


Hace unos días, hemos comenzado todos, un Año Nuevo. Naturalmente nada ha cambiado, hemos cambiado el calendario pero no han cambiado las cosas. Y tú y yo sabemos que los problemas, las preocupaciones, nuestros miedos, siguen ahí. ¿Cómo podrás vivir tú, este año mejor, mejor no solo por fuera sino, sobre todo, por dentro.

Mira, hay dos cosas que son absolutamente necesarias para vivir, dos cosas: amor y sentido de la vida. Si una persona no se siente querida, si una persona no se siente apreciada, acompañada por alguien, no puede vivir del todo bien, por dentro no se puede sentir plenamente feliz, está sola, le falta algo muy importante, AMOR.

Pero por otra parte, tampoco la vida es completa si la persona no sabe encontrar un motivo para vivir, una razón, algo que dé sentido hondo a su vida de cada día. Las dos cosas son necesarias: amor y dar un sentido a la vida.

Pero si tú, eres creyente en el fondo de tu corazón, yo quiero hablarte hoy de una experiencia que tienes que cuidar mucho este año, si quieres vivir bien.

Tú eres amado, tú eres amada por Dios, es así. Y no es que seas tú bueno, o seas buena, porque Dios no te quiere porque eres bueno, porque eres buena, porque vives en pecado o no vives en pecado, no, Dios te quiere porque le sale, Dios te quiere sin fin, porque Él es así.

Si tú te convences, desde dentro y si tú vives, desde dentro, esta experiencia, tu vida empezará a tener otra alegría, otro sentido nuevo, te sentirás por dentro como no te has sentido nunca, te sentirás bien, amado, amada por Dios.

El próximo domingo se nos relata el Bautismo de Jesús y se nos dice que después del Bautismo, el cielo se abrió y se escuchó esta voz: "Éste es mi hijo querido". También tú puedes escuchar esa voz, esa voz no se dice solo para Jesús, también para ti. También tú eres hijo o hija, amado, amada por Dios. No lo olvides a lo largo de todo el año.