Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

 

 

 

 

Lecturas del día Celebración de la Eucaristía José Antonio Pagola Patxi Loidi
Florentino UlibarriUn rato de oración Abad de la Trapa Yo conozco a mis ovejas
Explicación de las lecturas Dar la vida Casiano Floristán José Luís Sicre
Jesús Maestro y Pastor Javier Garrido Jean-Pierre Bagot Gustavo Gutierrez

 

 

 

IV DOMINGO DE PASCUA

12 de Abril 2019

Misa pr. Gl. Cr. Pf. pascual.

 

 

CANTOS PARA LA CELEBRACION

Entrada. Himno a Jesucristo; Cristo es el camino; Alabaré; Juntos como hermanos; A las fuentes de agua viva.

Salmo.

Aleluya.

Ofertorio. El Señor nos ha reunido junto a Él; Bendito seas, Señor.

Santo.

Paz. La paz esté con vosotros.

Comunión. El Señor es mi pastor; Delante de Ti.

Final. Anunciaremos tu reino.

 

Domingo IV de Pascua

La raíz de la unidad de los cristianos es la unión de cada uno de nosotros con Jesús. Él nos reconoce como ovejas de su rebaño y vela para que no nos perdamos ni seamos arrancados de sus manos. Si nosotros le reconocemos, tenemos la garantía de la vida eterna y de la unión con el Padre, porque Jesús y el Padre son uno.

Si tenemos en Jesús el fundamento de la unidad, no hemos de temer la diversidad de culturas, estilos, formas y mentalidades. Vivir el pluralismo enriquece la experiencia humana y nos abre a una comunicación más profunda. Sentir necesidad de vivir en la uniformidad es síntoma de inmadurez.

Y refugiarse en la inmadurez siempre produce un dolor innecesario, como el que tuvieron que sufrir Pablo y Bernabé de manos de los judíos que no aceptaban su predicación y se ponían celosos cuando veían que los paganos se convertían.

Sin embargo, el sufrimiento y el martirio de los justos es ocasión para ellos de compartir la victoria de Cristo, quien con su sangre les lava los vestidos y da esplendor a sus vidas. Un cristiano perseguido es un cristiano predilecto a ojos del Señor.

 

PROCESION Y CANTO DE ENTRADA

 

SALUDO

 

En el nombre del Padre...

El Dios que nos anima cuando nos quedamos sin fuerzas, esté con todos vosotros.

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

Celebramos hoy el cuarto domingo de Pascua, centrado en la figura del Buen Pastor. Esta imagen nos ayuda a reconocer que es Jesús Resucitado quien nos reúne, nos guía, y cuida de nosotros, para que todos tengamos Vida en plenitud.

En este domingo del Buen Pastor, celebramos en toda la Iglesia la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Necesitamos personas que con su testimonio de cómo viven su vocación cristiana, laical, sacerdotal y religiosa, nos estimulen a vivir nuestra propia vocación, cada cual la suya.

Es lo que pedimos en esta Eucaristía.

 

Aspersión: Con profundo agradecimiento, a nuestros padres y padrinos que nos acompañaron en nuestro bautismo, recibimos ahora, con una fe adulta, la aspersión del agua bendita como símbolo de renovación de nuestro compromiso cristiano.
 

Que Dios nuestro Padre que cuida y guía a cada uno de sus hijos, tenga compasión por las veces que vamos por caminos equivocados y liberados encontremos la vida en plenitud.
 

 

GLORIA. Con agradecimiento, alabamos al Señor, cantando el Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA. OREMOS. Señor, nos hace felices y nos llena de confianza saber que Tú nos conoces, nos invitas a seguirte y nos ofreces la vida eterna. Que la fuerza de tu Espíritu, nos ayude a hacer realidad en nuestra vida todo lo que hoy nos dices. Por el mismo JNS.


 

ORACIÓN COLECTA. OREMOS. Padre Bueno que nos buscas para que descansemos en ti. Que nunca nos conformemos con una vida parca, chata o aburrida. Haznos discípulos de tu hijo. Te lo pedimos por J.N.S.
 

 

Monición a las lecturas

La liturgia de este domingo hace una llamada para que escuchemos y aceptemos con gozo la Palabra de Dios; para que nos alegremos con su mensaje, para que en momentos difíciles, nos consuele y nos llene de esperanza. Y, también, para que con nuestro testimonio de vida se vaya difundiendo por todas partes.
 

 

Primera lectura.

La misión entre los paganos aparece con Pablo. Pablo sigue siendo no sólo modelo de valentía, incluso de intrepidez, sino de «rompedor»; siendo él un judío piadoso que abraza la fe en Jesús, descubre que la misión debe llegar a los gentiles, que para los judíos no podían de ningún modo salvarse.

 

Segunda lectura.

La apocalíptica lleva las imágenes hasta sus últimas consecuencias. El cordero degollado, símbolo personalizado de Cristo, no es una figura yacente, sino que él mismo conducirá a los creyentes a la vida eterna.

 

Evangelio.

Jesús se presenta ante sus oyentes como el «buen pastor». De esta forma recoge todas las promesas de los profetas, cuando anuncian que Dios suscitará un pastor que conducirá al rebaño del pueblo de Dios y lo apacentará con pericia y entrega. Jesús cumple las promesas de la Antigua Alianza.
 

CREDO. Desde nuestra fe vacilante nos unimos en comunidad proclamando juntos nuestra fe.

 

Oración universal: A Jesús, el Buen Pastor que nos guía por buenos caminos, presentamos nuestra oración.

1.- Para que el Papa Francisco con sus gestos de cercanía, compasión y preocupación por los más pobres, siga haciendo creíble el mensaje del Evangelio y nos acerque a Jesús. Oremos.

2.- Para que, siguiendo los pasos de Jesús, surjan personas comprometidas que nos enseñen a escuchar su voz y a seguirle. Oremos.

3.- Para que, quienes tienen alguna responsabilidad se esfuercen en ejercerla con cercanía, comprensión y sencillez. Oremos.

4.- Para que lleguemos a sentir los sufrimientos de los abandonados, de los enfermos, de los que dudan y, ellos encuentren en nosotros, una mano amiga que les acompañe. Oremos.

5.- Para que toda la Iglesia: sacerdotes, religiosos, animadores pastorales, padres y educadores, ofrezcan, especialmente a los jóvenes, posibilidades de escucha y de discernimiento vocacional. Oremos.

Te los pedimos, Padre por JNS

 

O

 

Oración universal: Al Padre de ternura, que no se cansa de buscarnos y acogernos para que tengamos vida, y vida abundante, le decimos: Señor, escúchanos en tu misericordia.

- Por la Iglesia, comunidad de creyentes en Cristo Buen Pastor, que sepa escuchar y obedecer las palabras de Jesús, que nos invitan a la vida plena. Roguemos al Señor.

- Por todos los que tienen responsabilidades en la Iglesia, a quienes llamamos «pastores». Que sepan dedicar y entregar lo mejor de sí mismos al pueblo que se les ha encomendado. Roguemos al Señor.

- Por todos nosotros, que vivimos la fe en comunidad. Que sepamos apreciar la tarea, a veces ardua, otras veces ingrata, pero necesaria, de nuestros pastores. Roguemos al Señor.

- Por todas las personas que sufren, que lo pasan mal, que llevan en sus espaldas pesos insoportables o en sus piernas cansancios de largo tiempo. Que todos los que tienen responsabilidad en la Iglesia y en el mundo se fijen en ellos y les ayuden en su situación. Roguemos al Señor.

Padre de bondad y misericordia, que nos presentas a tu hijo Jesús como pastor entregado por nosotros; haz que vivamos unidos a él en tu Iglesia. Por J.N.S.

 

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

Acoge, Señor, con el pan y el vino nuestras ofrendas: nuestros esfuerzos e ilusiones; nuestras ganas de hacer un mundo conforme a tu voluntad. Por J.N.S

 

PREFACIO: II de Pascua.

 

En verdad es justo y necesario ponernos en el camino de tu hijo Jesús. Él, buen pastor de nuestra vida, nos busca y nos conduce, nos alimenta y nos hace descansar.

Él nos defiende porque somos suyos, nos protege porque aborrece el mal, nos cuida para que crezcamos como personas y creyentes.

Por eso, con toda la Iglesia, te cantamos

Santo, Santo, Santo.

 

PADRE NUESTRO. Jesucristo, nuestro buen Pastor, el resucitado, nos ha hecho hijos de Dios. Por eso nos atrevemos a decir:

 

INVITACION A LA COMUNIÓN: Este es el Cordero de Dios, Cristo Jesús, el vencedor de la muerte, que se nos da como alimento de vida eterna. Dichosos los que ya desde ahora somos invitados a la mesa de su reino.

 

 

ORACION DE ACCION DE GRACIAS

La anciana que enciende la vela al Cristo
por el nieto que busca empleo,
la mujer preocupada por el marido,
tan distante.

El joven que busca una referencia sólida
y no se resigna a aceptar que todo vale.

La religiosa que contempla agradecida
los destinos y misiones a los que fue enviada
y ahora mira a Jesús como el hilo conductor
de toda una vida.

El hombre inquieto, que quiere creer
porque piensa que tiene que haber algo
que de sentido a tantos interrogantes.

El cura, que sabe que a menudo se equivoca
pero que quiere ser un hombre para los demás
y así vivir configurado a Jesús.

Miro a mi alrededor en la Eucaristía
y los veo a todos, tan iguales,
tan distintos.
Y aún pienso en tantos otros,
también llamados, que no han venido.

Jesús nos conoce uno a uno
y nadie nos arrebatará de sus manos.
Somos uno en Jesús.

 

 

POSCOMUNION. OREMOS.  Dios y Padre nuestro, hoy te damos gracias porque nos has mostrado a Jesús como Buen Pastor. Con Él nada nos falta, y aunque caminemos por sendas oscuras, no tenemos miedo porque Él va con nosotros. Su bondad y su misericordia nos acompañan todos los días de nuestra vida.

Ayúdanos, Señor, a escuchar su voz sin confundirla con la de extraños. Por Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
 

 

O

POSCOMUNION. OREMOS. Gracias Señor por los dones de tu palabra y de tu Eucaristía. Que sepamos contemplar a Jesús como pastor de nuestras vidas, escuchando su voz y siguiendo por sus caminos. A ti que eres Dios y que vives y reinas por los siglos de los siglos.
 

 

BENDICION


 

DESPEDIDA

Cristo ha resucitado y nosotros somos miembros de su rebaño, esta semana que comienza trabajemos la confianza, el dejarnos moldear y anunciemos que Cristo está con nosotros para siempre. Hay una cita de los sacramentos de la vida que dice que al morirse el padre del autor no se lo ha llevado sino que lo ha introducido más a fondo en sus corazones. Disfrutemos de esa sensación y anunciemos esa alegría de saber que no se ha ido, sino que está más a fondo en nuestros corazones.
 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía