Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El día del Señor

Diapositivas Eucaristía

 

 

  indice Celebraciones

 

 

Celebración del Sacramento del Matrimonio

 

Consejos y reflexiones para la boda

 

monición inicial

 

( N... y N...) os saludan a todos:

  Es para ellos una gran alegría teneros cerca en este momento,

porque se sienten respaldados por vuestro cariño y amistad,

y por vuestra fe de cristianos.

  Os piden que entendáis bien este gesto,

de vivir fielmente el amor que les une,

de reflejar en su amor, el mucho amor que Dios nos tiene.

 

el señor esté con vosotros.

 

  Queridos padres, hermanos y demás familiares de N., y de N., queridos amigos.

Un acontecimiento que nos alcanza de cerca nos ha reunido hoy aquí: La celebración del compromiso de Amor de N.... y de N.... ante Dios y ante nosotros, que además de amigos, formamos la Iglesia.

Es, pues, una celebración festiva.

Es, también, una celebración en la que todos somos invitados a tomar parte activa.

Desde este momento nos sentimos gozosamente implicados en ella, atentos a los que vamos a ver; acogedores de lo que vamos a escuchar; dispuestos a participar.

  Recogidos en este momento de ORACIÓN, oramos por N., y POR N.,


oremos:

 

Escucha nuestras súplicas, Señor,

derrama tu gracia sobre estos hijos tuyos,

que se unen en tu presencia,

y hazlos fuertes en el amor.

Por nuestro Señor Jesucristo...

 

  O esta otra

 

oremos:

 

Oh Dios, que nos formaste a tu imagen y semejanza

dándonos la capacidad de amar para ser felices,

une hoy a N., y a N., en matrimonio;

sella para siempre

el amor que hoy se prometen,

a fin de que la felicidad de los dos

prevalezca en todo momento.

Y así como las personas miran ilusionadas la vida

cuando se sienten profundamente amadas,

así sea también entre vosotros,

hoy y todos los días, hasta la eternidad. Amén.

   

monición antes de las lecturas

 

N., y N., han escogido unos textos de la Biblia, que quieren proclamar en esta fiesta suya.

Son textos que les han resonado en el corazón, como verdadera carta de navegación, que Dios les entrega para este fantástico viaje que hoy inician.

Es una Palabra también, para nuestra vida. Es una Palabra que nos invitará a orar.

Escuchemos con atención.

   

1ª Lectura de la primera carta que escribió el Apóstol San Pablo a los Cristianos de Corinto. 13,4

 

“El amor es comprensivo y servicial,

el Amor nada sabe de envidias

ni de creerse el mejor, ni de mirar orgulloso a los demás

por encima del hombro.

  El amor no es grosero, no es egoísta,

no está continuamente de mal genio

ni lleva cuenta del mal que se le hace.

  El amor, lejos de alegrarse de la injusticia,

se alegra con el bien de los demás.

  El amor disculpa sin limites, confía sin límites,

espera sin límites, aguanta y aguanta sin límites.

  Ese amor nunca muere.

Mirad, tres cosas hay que permanecen:

la fe, la esperanza y el amor.

De ellas, la más grande es el amor.

Buscad, pues, sin descanso el amor.

 

                -- Palabra de Dios.    Te alabamos Señor. --  

 

·         PAULO´K KORINTO´KOAI EGINDAKO LEENENGO IDAZKIA (bizkaieraz)

 

- MAITASUNA eroapen onekoa da, biozpera da.

MAITASUNAK ez dau ikusi-eziñik,

 ez dau aundi-usterik, ez arrokeririk,

 ez asko-nairik.

 

- MAITASUNA ez da berekoi,

 ez da asarratzen;

 

MAITASUNAK ez dau susmo txarrik egiten,

 - ez dau bidebagekeritan gogorik artzen,

 egian dau bere poza.

 

- Guztia alde onera botaten dau, guztia sinisten dau,

 guztia itxaroten dau, guztia eroaten dau ondo.

 

- MAITASUNA ez da iñoiz be igaroten;

 - Iru gauzak irauten dabe :

 

     SINISMENAK, ITXAROPENAK ETA MAITASUNAK.

 

Baiña eurotariko nagusiena, MAITASUNA.

 -Aalegiñak egizuez maitasuna lortzen


 

·         PAULOK KORINTOKOEI EGINDAKO LEHENENGO IDAZKIA (batuan)

 

- MAITASUNA eraman onekoa eta bihozbera da;

 ez du bekaizkeriarik,

 ez handiusterik, ez harropuzkeriarik.

 - Ez da lotsagabea, ez berekoia,

 ez haserrekorra;

 kaltea ez du gogoan hartzen.

 

- Ez da bidegabekeriaz pozten,

 baizik eta egian pozten da.

 

- MAITASUNAK dana barkatzen du,

 dena sinisten, dena itxaroten,

 dena ongi eramaten..

 

- MAITASUNA ez da behin ere itzaltzen.

 - Hiru gauza ditugu oraindik

 iraunkor direnak :

 

     SINISMENA, ITXAROPENA ETA MAITASUNA.

 

baina hiruretan handiena MAITASUNA da.

 - Saia zaitezte, beraz, elkarrenganako maitasunean.

 

 

salmo    131

 

Señor, mi corazón no es ambicioso,

ni mis ojos altaneros,

no pretendo grandezas que superen mi capacidad;

sino que acallo y modero mis deseos,

como un niño en brazos de su madre.

Espere Israel en el Señor ahora y por siempre.

 

2ª Lectura del Evangelio de San Mateo, 7, 24-28

 

Todo aquel que escucha mis palabras y obra en consecuencia, puede compararse a un hombre sensato que construyó su casa sobre un cimiento de roca viva. Vinieron las lluvias, se desbordaron los ríos y los vientos soplaron violentamente contra la casa; pero no cayó, porque estaba construida sobre un cimiento de roca viva. En cambio, todo aquel que escucha mis palabras, pero no obra en consecuencia, puede compararse a un hombre necio que construyó su casa sobre un terreno arenoso. Vinieron las lluvias, se desbordaron los ríos y los vientos soplaron violentamente contra la casa; y se hundió, y fue grande su desastre.

Cuando Jesús terminó de hablar, la gente estaba profundamente impresionada por sus enseñanzas.

 

                                    Palabra del Señor

 

  O

2ª lectura del Evangelio de San Juan, 15, 12-16

 

             En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:

- Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su Señor; a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.

  - No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre, os lo dé.

                                 Palabra del Señor.         Gloria a Ti, Señor Jesús.

 

HOMILÍA.

 

Queréis construir vuestro matrimonio, un hogar sobre un cimiento fuerte de roca viva; sobre el AMOR...

  mirad, el matrimonio supone ya un amor inicial entre vosotros, pero exige que ese amor vaya creciendo y consolidándose día a día. El amor es algo llamado a crecer. Los problemas, las dificultades y adversidades de la vida, vividos conjuntamente por vosotros en actitud matrimonial son ocasión para profundizar y crecer en un amor cada vez más sólido y realista. Lo que en un comienzo pudo ser, sobre todo, “enamoramiento”, atracción física, goce erótico... puede irse afianzando como amor fuerte y gozoso. Pero además, vosotros: N., y N., habéis querido celebrar vuestro amor como creyentes pidiendo a Dios su bendición. Y por eso venís a celebrar el sacramento del matrimonio a la Iglesia.

  ¿Qué significa sacramento?  Palabra que significa señal, signo, algo que hacemos para recordar otra cosa; para hacer presente a alguien.

  Y así cuando vosotros vivís el matrimonio como sacramento cristiano, nos estáis recordando el inmenso amor de Dios.

  De tal forma que vuestro amor es una señal de lo que Dios nos quiere. Al veros, como os queréis, nosotros imaginamos la ternura, ALEGRÍA, fidelidad, PERDÓN, confianza, acogida, gozo, con que Dios nos ama.

  Sobre todo, recordad otra cosa: cuando vivís el matrimonio como un sacramento cristiano, vosotros mismos os estáis haciendo presente a Dios que os ama en vuestro amor, lealtad, cariño, entrega, afecto, placer, fuerza, COMPRENSIÓN, caricias, delicadeza, felicidad.

En vuestro amor podéis intuir el amor de dios... Pues si Dios me ama como me ama .....

  Esto es bonito, pero las parejas casadas sabéis cómo es la vida. Por eso este gesto se hace con respeto, en actitud de apertura, de disponibilidad, de generosidad, y también de ORACIÓN.

Vamos a intentar despertar esta fe escondida, vamos a rezar y a pedirle a Dios que está cerca, muy cerca de N.. y N...  Y también vamos a decirles a N., y N .,: Si algún día nos necesitan, si necesitáis nuestro apoyo, ayuda, CERCANÍA,  os prometemos estar cerca como hoy lo estamos de vosotros.

  Y en esta actitud sencilla, viviendo esta celebración desde dentro, damos comienzo al sacramento del matrimonio de  N., y  de   N.,

 

monicion antes del sacramento

 

Amigos: ha llegado el momento culminante de esta primera parte de la celebración: N., y N., van a proclamar su amor comprometido, fiados y gozosos del amor que se tienen y que Cristo tiene hacia ellos.

Es una ceremonia emocionante para todos; para los creyentes, es, además, un acto de fe: o sea, que descubriremos en las Palabras del Compromiso, al mismo Cristo que viene al matrimonio y une a los esposos, para acompañarles ya de por vida.

Avivamos, pues, la fe, puestos de pie.

 

  Monición

 

Un día fuisteis consagrados en el bautismo;

hoy, con un nuevo sacramento,

Cristo va a bendecir vuestro amor,

y os enriquecerá y os dará fuerza,

para que os guardéis siempre mutua fidelidad

y podáis cumplir con vuestra misión de casados,

personas que se aman, que se quieren y aprecian.

Por eso, ante esta asamblea,

os pregunto sobre vuestra intención.

 

Escrutinio  

N y N

    ¿venís a contraer matrimonio

    sin ser coaccionados, libre y voluntariamente?

    Sí, venimos libremente.

 

- ¿Estáis decididos a amaros y respetaros mutuamente durante toda la vida?

 

-  Sí, estamos decididos.

 

-  ¿Estáis dispuestos a recibir de Dios

    responsable y amorosamente los hijos,

    y a educarles según la Ley de Cristo y de su Iglesia?

 

-  Sí, estamos dispuestos.

 

Consentimiento

 

Así, pues,

ya que queréis contraer santo matrimonio,

unid vuestras manos,

y manifestad vuestro consentimiento

ante Dios y su Iglesia.

 

N....

    ¿quieres a    N...         como esposa

    y deseas vivir con ella las alegrías

    y las penas, la salud y la enfermedad,

    la vida entera tal y como ella se os presente?

 

- Sí, quiero.

 

- ¿Prometes serle fiel siempre

     y ayudarle a conseguir la felicidad

     que tú buscas y ella necesita?

 

-  Sí, prometo.

 

-  N ...

    ¿quieres a    N...      como esposo

    y deseas vivir con él las alegrías

    y las penas, la salud y la enfermedad,

    la vida entera tal y como ella se os presente?

 

-  Sí, quiero.

 

-  ¿Prometes serle fiel siempre

     y ayudarle a conseguir la felicidad

     que tú buscas y él necesita?

 

-  Sí, prometo.

 

El Señor, que hizo nacer en vosotros el amor,

confirme este consentimiento mutuo,

que habéis manifestado ante la Iglesia.

 

Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.

 

Bendición y entrega de los anillos.

 

El Señor bendiga X  estos anillos

que vais a entregaros uno al otro

en señal de amor y de fidelidad.

  Amén.

   

N...      , recibe esta alianza,

en señal de mi amor y fidelidad a ti.

 

N...     , recibe esta alianza,

en señal de mi amor y fidelidad a ti.

 

………, hartu egizu eraztun hau, nire maitasun eta zintzotasunaren

ezaugarritzat.

 

 

  Bendición y entrega de las arras.

 

Bendice  Señor, estas arras,

que se entregan como signo de los bienes

que van a compartir y derrama sobre ellos

la abundancia de tus bienes.

   

  N...   , recibe estas arras como prenda de la bendición de Dios

y signo de los bienes que vamos a compartir.

   

N...   , recibe estas arras como prenda de la bendición de Dios

y signo de los bienes que vamos a compartir.

 

..……., hartu egizuz diru honek. Izan daitezela guretzat Jainkoaren

bedeinkapenaren eta alkarregaz izango doguzan ondasunen ezaugarri

 

 

  Pidamos, ahora, especialmente por estos nuevos esposos

   

- Pidamos por ........... para que ayudados por Dios consigan hacer de su casa un hogar acogedor, sereno y alegre. roguemos al señor.

  - Para que la fuerza del amor que hoy les une, crezca en ellos cada día con nuevo vigor, y así puedan superar las crisis, dificultades y contratiempos y vivir fieles y felices. roguemos al señor.

  - Para que traten de comprenderse en los momentos de mutua dificultad y sepan perdonarse y perdonar. roguemos al señor.

  - Para que nos les falte nunca el apoyo, la cercanía, la acogida y el cariño de sus familiares y amigos. roguemos al señor.

  - Pidamos igualmente por todos los que en el mundo son víctimas de la guerra, hambre, falta de amor, por las familias desunidas, por las familias necesitadas, para que todos nosotros seamos sensibles ante las necesidades y problemas de los demás. Roguemos al señor.

    Escucha, Padre, las oraciones que te hemos presentado y los buenos deseos que tú has despertado en el corazón de cada uno de nosotros. Por JNS.

 

  ORACIÓN sobre las ofrendas

  Te ofrecemos, Señor, junto con estos dones, nuestra alegría y la de estos jóvenes esposos, y te pedimos que madure para siempre. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

liturgia EUCARÍSTICA

 

- El Señor esté con vosotros.

- Levantemos el corazón.

- Demos gracias al Señor nuestro Dios.

 

prefacio:

  En nombre de N. y N., te damos gracias, Señor,

y te bendecimos, hoy, todos juntos.

Te alabamos, porque eres el Dios del amor.

Tú has creado al hombre con infinitas ansias de amar,

y has querido que este gesto de unión

entre un hombre y una mujer, por amor,

sea para nosotros un sacramento, es decir,

un signo de lo que Tú nos quieres.

  Nuestra gratitud en esta /mañana/ tarde

va unida al amor de /estos (nuevos)esposos,/

pues ellos, al (vivir) prometerse  un amor sincero y fiel,

no hacen sino reflejar tu amor supremo.

Te damos gracias por el amor que existe en el mundo:

el amor de los esposos, el de los padres e hijos,

el de los hermanos y familiares, el de todos los amigos.

Unidos a todos aquellos

que hicieron de su vida un poema de amor,

queremos alabarte (sin cesar); (diciendo sin cesar):

 

santo, santo, santo...

Te bendecimos, Padre nuestro,

por el amor que nos has mostrado

en Jesús de Nazaret.

El sí que vivió para los demás:

amó a sus hermanos, los hombres,

al margen de todo interés y de cualquier oportunismo.

El nos ha enseñado con su vida muchas cosas:

que el amor es servicio desinteresado,

que a veces cuesta sacrificios y dolores,

que es alegría y gozo,

que está por encima de toda ley

y debe dar sentido a toda vida humana.

  Y a fin de que participáramos todos en este gozo,

el mismo Jesús nos envió su Espíritu.

  Te pedimos, Señor, que ese mismo Espíritu

venga ahora sobre este pan y este vino,

y haga posible la presencia del Cuerpo y Sangre de Jesús,

misterio de amor para todos nosotros.

 

relato:

  Así lo quiso expresar Jesús en aquella última tarde,

cuando sentado con un grupo de amigos y discípulos,

/alrededor de una mesa/, /en una cena de despedida/

tomó pan en sus manos, te dio gracias,

lo partió y se lo dio diciendo:

 

- Tomad y comed todos de El

  porque esto es mi Cuerpo

  que será entregado por vosotros.

 

 Y al final de la cena, tomó una copa de vino,

y, después de dar gracias, se lo pasó diciendo:

 

- Tomad y bebed todos de El

  porque este es el Cáliz de mi Sangre

  Sangre de la alianza nueva y eterna,

  que será derramada por vosotros

  y por todos los hombres

  para el perdón de los pecados.

  Haced esto en conmemoración mía.

 

Este es el sacramento de nuestra fe....

 

memorial:

  Te ofrecemos, Señor,

lo más grande que la humanidad ha sabido dar:

el amor de Jesús entregándose por los hombres,

muriendo y resucitando por ellos,

y el amor de los hombres dándose por los demás.

  Recibe igualmente nuestras vidas,

y, con ellas, los proyectos e ilusiones que tenemos,

las dificultades que encontremos

y el apoyo que recibimos de los otros.

  Que cuantos celebramos esta Eucaristía,

por la fuerza del Espíritu,

aprendamos a amar a los demás.

 

Intenciones:

  Cuida el amor de N. y N., unidos /hoy/, en matrimonio.

Que su compromiso de fidelidad

crezca día a día.

Conserva también el amor de los esposos aquí presentes

y de los amigos y amigas

que gozan la fiesta que estamos celebrando.

Acuérdate, Señor,

de las personas queridas que han fallecido,

en nuestras familias, y que ahora tenemos

presentes en nuestro corazón agradecido.

Que todos unidos lleguemos un día 

a celebrar contigo, con María y los santos,

la fiesta que no tiene fin.

  Y ahora, reconociendo el valor de la comunidad

que estamos formando, te aclamamos:

Por Cristo, con el y en el...  

 

 

  A. Salbatzailleak agindu ta irakatsiari

jarraituz, bildur baga esan dagigun:

 

A. Eta E.

 

Gure Aita, zeruetan zarana:

santu izan bedi zure izana;

etor bedi zure naia

zeruan bezela lurrean ere.

  Emoiguzu gaur egun onetako ogia;

parkatu gure zorrak,

geuk ere gure zordunei

parkatzen deutsegun ezkero;

eta ez gu tentaldira eroan,

baiña atara gagizuz gatxetik.

  A. Atara gagizuz, Jauna, gatx guztietatik;

emoiguzu bakea gure egunotan;

zure errukiari esker

pekatutik garbi bizi gaitezan

eta estualdietan sendo,

betiko zorionaren itxaropenean,

Jesukristo gure Salbatzaillea

noiz etorriko dan zain gagozala.


plegaria y bendición de los esposos

  - Invoquemos, hermanos, sobre

estos esposos, la bendición de

Dios, para que les proteja con su auxilio.

Fieles...

  padre nuestro.

 

- Dios Padre, autor del Universo,

que creaste al hombre y a la mujer

a tu imagen y semejanza,

y has bendecido la unión matrimonial de...

 

Señor, te rogamos por estos esposos que hoy se han unido en alianza de bodas. Descienda, Señor, sobre ellos tu abundante bendición, para que en el gozo de su mutua entrega, se vean rodeados de hijos, signo de su amor y riqueza de la Iglesia.

 

Que en la alegría te alaben, Señor,

y en la tristeza te busquen;

en el trabajo encuentren el gozo de tu ayuda

y en la necesidad sientan cercano tu consuelo;

que participen en la oración de tu Iglesia,

y den testimonio de Ti entre los hombres;

y después de una feliz ancianidad, lleguen al reino

de los Cielos con estos amigos (hijos, nietos) y

familiares que hoy les acompañan.

 

- La paz del Señor esté siempre con vosotros.

- Daos fraternalmente la paz.

 

   Emoiozue bakea alkarri.

 

 Oración después de la Comunión.   

(pARA QUE LA HAGAN LOS NUEVOS ESPOSOS)

  Señor, haz de nuestro hogar

un sitio de Tu amor.

Que no haya distanciamientos ni amarguras,

porque Tú nos unes y nos bendices.

Que no haya intolerancias ni rencores,

porque Tú nos das comprensión y perdón.

Que no haya abandonos ni tristezas,

 porque Tú estás con nosotros dándonos alegría.

Que cada mañana amanezca

un día más de entrega y servicio.

Y que cada noche nos encuentre

en mayor unión familiar.

Que demos lo mejor de nosotros

para ser felices en el hogar,

y hagamos del amor un motivo para amarte más.

Haz, Señor, de nuestras vidas

que has querido unir,

una página llena de Ti;

y que cuando amanezca

el gran día de ir a tu encuentro

nos encontremos unidos en el amor.

   

oremos:

  Te pedimos, Dios todopoderoso,

que aumentes en (estos hijos tuyos)

la gracia del sacramento recibido,

y los frutos de esta celebración

lleguen a todos nosotros.

Por Jesucristo nuestro Señor.

 

  - Que Dios os bendiga y os proteja siempre.  

- Que vuestros deseos se hagan realidad.  

- Que ayudéis siempre a los demás

    y dejéis que los demás os ayuden.  

-Que construyáis una escalera hasta las

    estrellas y la subáis peldaño a peldaño, día a día.

- Que vuestras manos estén siempre ocupadas.

- Que vuestros pies estén siempre dispuestos.

- Que vuestros corazones estén siempre alegres.

- Que vuestra canción sea siempre cantada.

- Que permanezcáis por siempre jóvenes,

   como signo de una amor siempre nuevo.

 

Y a vosotros, cuantos estáis aquí presentes,

os bendiga Dios todopoderoso,

Padre, X Hijo y Espíritu Santo. Amén.

 

     

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El día del Señor

PowerPoint Eucaristía