Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia Perdón, Amor El Día del Señor ¿Quién es Jesús?  

 

 

 

 

 

 

PARROQUIA SAN VICENTE MARTIR DE ABANDO
UNIDAD PASTORAL ABANDO-ALBIA
BILBAO



Octubre de 2019



Sacramento de la Penitencia, de la misericordia y del perdón

Comienzo del curso 2019-20



RITO DE ENTRADA

1.- MONICIÓN

Al comenzar el curso 2019-20, nos hemos reunido, hermanos, para celebrar el sacramento de la penitencia, que es el sacramento de la misericordia y del perdón de Dios. Esta celebración no puede quedarse en el mero reconocimiento de nuestros fallos y debilidades. Porque la penitencia debe apuntar siempre más alto y más lejos que la rutinaria repetición de nuestros pecados. Tiene que prepararnos para llevar bien el nuevo curso.

En esta celebración queremos sentir juntos la necesidad de mirar la vida con mayor gozo y compromiso cristiano. Y Jesucristo va a contagiar nuestra debilidad con su fuerza; nuestra apatía y desgana de creyentes con su aliento y energía.

Demos el paso a la alegría, porque sabemos que Cristo nos perdona y la comunidad cristiana nos ayuda en nuestra reconciliación. Comenzamos esta celebración cantando.

2.- CANTO

Somos un pueblo que camina

3.- SALUDO DEL PRESIDENTE

A vosotros, que en esta tarde os habéis reunido para celebrar juntos la misericordia de Dios, nuestro Padre, y el perdón de Jesús, Salvador nuestro, un saludo de parte del mismo Dios, que es Espíritu y vive en cada uno de nosotros.

Que su gracia, su perdón y su paz estén siempre con vosotros.


4.- ORACION

Señor y Maestro de nuestra vida,
no permitas que caigamos en el espíritu de desidia o desánimo,
de dominación, de banalidad.

Por el contrario, concédenos el espíritu de integridad, de humildad,
de paciencia y de caridad.

Sí, Señor, danos saber ver nuestras faltas y saber no condenar al hermano,
tú que eres misericordioso por los siglos de los siglos. Amén.



5.- LECTURAS BÍBLICAS. Y a su luz, examen de conciencia


En el Evangelio de Jesús hay una palabra clave y fundamental: la conversión. Palabra que salpica todo el Evangelio y que aparece desde la Encarnación hasta la Resurrección.

La conversión no es, normalmente, un golpe de gracia momentáneo, sino un esfuerzo constante por no envejecer por dentro. Es un esfuerzo constante y diario para no caer en la indiferencia, desgana y apatía religiosa.

Quizá, estamos tentados a pensar que sólo necesitan cambio y conversión los grandes pecadores: los terroristas, los que trafican y divulgan la droga, los que cometen grandes injusticias... ¡Qué maravilla si pudieran convertirse todos ellos! Pera todos necesitamos convertirnos, nosotros también, porque en todos nosotros existe el mal, la falta y el pecado.

Es lo que vamos a hacer ahora al revisar nuestra vida a la luz de la Palabra de Dios.

S/ • Ante la viuda pobre que echó en el cepillo sólo unos céntimos: Mc 12,41.

Lector 1: JESUS NO DIJO: Esta vieja que echa unos céntimos en el cepillo del templo es una supersticiosa.

Lector 2: JESUS SI DIJO: «Esta pobre viuda ha echado más que todos». Aquella viejecilla era formidable por su desinterés y generosidad.

S/ • Ante una pecadora pública muy conocida y despreciada: Jn 8,1-10.

L 1: JESUS NO DIJO: Aquí tenéis una pecadora pública, una adúltera enfangada para siempre en el vicio.

L 2: JESUS SI DIJO: «El que no tenga pecado, que le tire la primera piedra... ¡Mujer, yo no te condeno. Vete y no peques más!»

S/ • Ante los niños que le presentan: Mt 19,13-15.

L 1: JESUS NO DIJO: Estos niños no hacen más que dar guerra y molestar.

L 2: JESUS SI DIJO: «Dejadles que se acerquen a mí y procurad pareceros a ellos».

S/ • Ante los que le condenan injustamente: Lc 23,34.

L 1: JESUS NO DIJO: Los sumos sacerdotes son unos jueces injustos; este rey es un títere; el procurador romano es un cobarde; esta multitud que vocifera contra mi es gente despreciable.

L 2: JESUS SI DIJO: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen».

S/ • Ante un ladrón condenado a muerte: Lc 23,39-43.

L 1: JESUS NO DIJO: Este individuo ha vivido siempre fue¬ra de la ley.

L 2: JESUS SI DIJO: «Hoy estarás conmigo en el paraíso».

S/ • Ante Zaqueo, jefe de recaudadores y ladrón: Lc 19,1-10.

L 1: JESUS NO DIJO: Este hombre es un funcionario corrompido que se enriquece adulando a los ricos y oprimiendo a los pobres.

L 2: JESUS SI DIJO: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa». Él se convidó a su mesa y dejó claro que con él había entrado la salvación.

S/ • Ante la mujer samaritana que había tenido cinco maridos: Jn 4,1-42.

L 1: JESUS NO DIJO: Esta mujer es frívola, necia, con la cabeza llena de pájaros.

L 2: JESUS SI DIJO: «¡Dame de beber!» Él le pidió un vaso de agua e inició con ella una conversación y apareció la mujer distinta y convertida.

S/ • Ante un discípulo cobarde que le traiciona: Jn 21,15-17.

L 1: JESUS NO DIJO: Este fanfarrón me ha negado.

L 2: JESUS SI DIJO: «Pedro, ¿me amas?»

S/ • Ante nosotros pecadores: Mt 5,48.

L 1: JESUS NO DIJO: No hay nada bueno en esta persona, no sirve para nada. Es un integrista, un progresista, un facha, un descreído, un carca, un pecador.

L 2: JESUS SI DIJO: «Sed buenos del todo, como es bueno vuestro Padre del cielo, que hace brillar el sol sobre buenos y malos, sobre justos y pecadores»


(Momentos de silencio audición musical.)

6.- SALMO RESPONSORIAL (138)

Señor, tú me sondeas y me conoces;
me conoces cuando me siento o me levanto,
de lejos penetras mis pensamientos;
distingues mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares.

SEÑOR, ENSEÑAME TUS CAMINOS

No ha llegado la palabra a mi lengua,
y ya, Señor, te la sabes toda.
Me estrechas detrás y delante,
me cubres con tu palma.
Tanto saber me sobrepasa,
Es sublime, y no lo abarco.

Si vuelo hasta el margen de la aurora,
si emigro hasta el confín del mar,
allí me alcanzará tu izquierda,
me agarrará tu derecha.

Si digo: «Que al menos la tiniebla me encubra,
que la luz se haga noche en torno a mí»,
ni la tiniebla es oscura para ti,
y la noche es clara como el día.

7.- PETICIONES DE PERDÓN

Celebrante:

Recordando la misericordia de Dios, nuestro Padre, confesamos nuestros pecados, para alcanzar su perdón.

L 1: • Porque no hemos guardado el debido respeto a tu nombre santo.

• Porque no hemos hecho del domingo el día del Señor.

• Por las faltas de respeto y caridad entre los miembros de la familia.

ERRUKI, JAUNA

L 2:

• Por el daño que hemos hecho a nuestros semejantes en sus personas o en sus cosas, por negar nuestra ayuda al necesitado de ella; por nuestra cólera, nuestros odios, nuestras acepciones de personas y servilismos.

• Por nuestros pecados personales y colectivos contra la castidad; por nuestra ansia de confort; por la parte que nos corresponde en la destrucción de las costumbres.

KRISTO, ERRUKI

L 1:

• Por nuestros pecados contra la justicia; por aprovecharnos de los demás; por nuestros egoísmos.

• Por nuestras hipocresías y respetos humanos; por nuestras murmuraciones y calumnias; por nuestros juicios temerarios.

• Por nuestro apego a la tierra y al dinero; por nuestra ansia de poder; por el materialismo en que vivimos.


Celebrante: Y ahora, como el mismo Cristo nos mandó, oremos juntos al Padre para que, perdonándonos unos a otros, perdone él nuestros pecados.


Todos: PADRE NUESTRO.



8.- CONFESIÓN PERSONAL

Es el momento de acercarnos al sacerdote. Le manifestaremos nuestro pecado y nuestra actitud de arrepentimiento, pidiéndole el perdón de Dios. Él nos acogerá y con la absolución por mis fallos, tendré la seguridad de la acogida, del abrazo de Dios y de mi reencuentro con la comunidad cristiana. Recogemos la oración "Sólo por hoy" de San Juan XXIII que nos orientará para cumplir la penitencia.


Música de fondo

9.- ACCION DE GRACIAS COMUNITARIA

Reestablecida la armonía con nuestro Padre Dios y con nuestros hermanos presentes y ausentes; contentos con el perdón del Dios que nos ama, escogemos uno de los 10 puntos que nos presenta el programa de San Juan XXIII para cumplirlo mañana, sólo por un día.

TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR

• Por el hombre nuevo nacido en nosotros.

• Por la fuerza del bien que nos empuja hacia una vida de acuerdo con el Evangelio.

• Por el gozo de sentirnos perdonados.

• Por la paz que recreamos a nuestro alrededor.

• Por el amor que nos tienes.



10.- DESPEDIDA

El Señor os ha perdonado vuestros pecados. Haced vosotros lo mismo con vuestros hermanos. Sed antorchas luminosas que ayuden a descubrir la presencia de Dios en todas partes.



11.- BENDICION SOLEMNE

• El Señor dirija vuestros corazones en la caridad y en la esperanza de Cristo. Amén.

• Para que podáis caminar en el nuevo curso renovados y comprometidos y así agradar a Dios en todas las cosas. Amén.

• Y la bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros y os acompañe siempre. Amén.

El Señor ha perdonado vuestros pecados. Podéis ir en paz.



 

 

 
Inicio

J. A. Pagola

Contactos de la Parroquia Perdón, Amor El Día del Señor ¿Quién es Jesús?