Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

Lecturas del díaOración de acción de graciasHomilía para el veranoVida nueva
Diapositivas para la EucaristíaOrar con el SalmoGustad y vedVivir pasando de Dios
José A. PagolaJosé Luís Sicre Anhelando vida verdadera Explicación de las lecturas

 

 

 

Domingo 19 del Tiempo Ordinario

Misa Pr. Gl. Cr. Pf  dominical

  12 de Agosto de 2018

 

 

CANTOS PARA LA CELEBRACION

 

Entrada: Reunidos en el nombre; El Señor nos llama y nos reúne.

Salmo: Gustad y ved

Aleluya:

Ofertorio: Presentamos vino y pan

Santo:

Comunión: Yo soy el pan de vida; Acerquémonos todos al altar; Oh Señor, yo no soy digno.

Final: Yo siento tu voz muy dentro de mí

 

 

 

Domingo XIX del tiempo ordinario

En nuestro mundo occidental la autoridad religiosa ha perdido crédito a los ojos de mucha gente, y todos se sienten libres de satisfacer sus inquietudes espirituales como les parezca, sin sentirse atados a ningún tipo de tradición o de coherencia. Curiosamente, cuando el nivel de estudios de la población es más alto que nunca, proliferan, disfrazadas con lenguaje oriental o científico, prácticas mágicas y pseudo-espirituales que parecían asociadas a la ignorancia.

Los cristianos tenemos que mostrarnos respetuosos con todo el mundo, sean cuales sean sus creencias. El respeto es debido a la persona en sí misma, no a la calidad de sus ideas. Pero no tenemos que dejarnos engatusar.

El conocimiento del origen y el fundamento del mundo y del destino que nos espera tiene para nosotros un nombre muy sencillo: Dios Padre.

El nombre en quien encontramos la sabiduría y la fuerza para el camino de la vida lo hemos oído desde pequeños: Jesús. Él es el pan de vida eterna. Que no nos pase como a aquellos judíos que, pensando que lo sabían todo de él, lo despreciaban y no eran capaces de creer.

 

 

 

Procesión y canto de entrada

 

Saludo

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo... 

El Señor, el pan de vida, esté con todos vosotros.

 

MONICION DE entrada.

Cualquiera de nosotros, pasamos o hemos pasado momentos de tristeza, e incluso de desesperanza.

¿Quién no ha sentido la tentación de dejarlo todo ante las dificul­tades de la vida o ante las exigencias de la fe?

Jesús nos invita hoy, a escuchar, a leer la Palabra de Dios porque nos trae un mensaje de confianza y esperanza.

No podemos separar estas dos realidades, Palabra y Eucaristía. Jesús es el alimento que perdura, él nos ayuda a superar nuestros decaimientos. Sed bienvenidos.

 

O esta otra

 

MONICIÓN DE ENTRADA

Seguimos contemplando el mensaje de Jesús sobre la Eucaristía en el evangelio de san Juan.

La liturgia de hoy una vez más nos habla de la Eucaristía sobre el trasfondo del maná y del alimento que reanimó al profeta Elías.

Hoy nosotros, necesitados también de restaurar nuestras fuerzas para seguir peregrinando por la vida, recibiremos el pan sagrado que contiene un sabor de cielo y la energía del Espíritu.

Sintámonos una comunidad hermanada por la fe y unida en las pruebas de la vida.

 

 

Acto Penitencial: Con frecuencia experimentamos flaquezas y debilidades. Se las presentamos ahora al Señor que es compasivo y misericordioso.

 - Porque vemos el bien que debemos hacer, pero no conseguimos alcanzarlo. Señor, ten piedad. Erruki, Jauna.

- Porque intuimos hasta dónde debería llegar nuestra comprensión, pero nos detenemos antes de mostrarla. Cristo, ten piedad. Kristo, Erruki.

 

- Porque creemos en el Señor, pero nuestras obras no siempre lo demuestran, Señor, ten piedad. Erruki, Jauna.

 El Señor tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

 

Gloria. Proclamemos unidos la gloria de Dios rezando el Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA. OREMOS. Dios y Señor nuestro a quien podemos llamar Padre; aumenta en nuestros corazones el espíritu filial, para que merezcamos alcanzar la herencia prometida. Por NSJC, tu Hijo...

 

 O esta otra

 

ORACIÓN COLECTA. Oremos. Padre de bondad, que siempre buscas lo mejor para nosotros, permítenos acercarnos cada día más a Ti y haz que seamos capaces de cumplir con tu voluntad y amar a nuestros semejantes. PJNS.

 

Primera lectura

La desesperación humana puede llevarnos a decisiones difíciles. El primer libro de los Reyes nos enseña que por muy mal que estén las cosas el Señor siempre está con nosotros, que si confiamos en Él, nunca nos falla.

 

Segunda lectura

Pablo, a través de lo que le dice a los de Éfeso, nos da unas pautas de comportamiento para nuestras relaciones en la comunidad. Nos propone valores y nos pide que imitemos a Cristo en su amor hacia todos.

 

Evangelio

Todavía estamos en el discurso del “pan de vida” del cuarto evangelio, utiliza esta vez la imagen vetero-testamentaria del maná y lo actualiza para los cristianos para los que escribe en la figura del mismo Jesús, verdadero pan de vida.

 

CREDO. Puestos en pie recitamos juntos el Credo

 

ORACIÓN UNIVERSAL. Sabiéndonos hijos e hijas de Dios, oremos al Padre bueno que nos quiere.

 

1.- Para que la Iglesia, se alimente de toda palabra que sale de la boca de Dios. Roguemos al Señor.

 2.- Por los países más pobres de la tierra, para que cristianos y no cristianos hagamos nuestras sus necesidades y compartamos con ellos lo que somos y tenemos. Roguemos al Señor.

 3.- Por quienes se alimentan sólo de pan; para que se abran a Jesucristo y a su mensaje, y encuentren el verdadero sentido de la vida. Roguemos al Señor.

 4.- Muchas veces nos sentimos como Elías, deprimidos y desencantados de la vida. Para que encontremos, en la Palabra de Dios y en el Pan de la Eucaristía, la fuerza para el camino. Roguemos al Señor.

 Escucha, Padre, las oraciones que en este día te presentamos. Por JNS.

 

O estas otras

ORACIÓN DE LOS FIELES. Presentemos con confianza nuestra oración a Dios. Él alimentó a su pueblo en la travesía del desierto, y él nos sigue alimentando en nuestra travesía actual.

Oremos por la Iglesia, nuevo Pueblo de Dios. Que escuche siempre las necesidades verdaderas, los gritos urgentes, las peticiones que brotan del corazón de la gente sencilla. Roguemos al Señor.

- Oremos por quienes buscan y no encuentran; por quienes están cansados y necesitan un alimento que perdure; por los que siguen esperando en Dios. Roguemos al Señor.

Oremos por quienes pasan necesidades reales en nuestro mundo: los que no tienen qué comer, con qué alimentarse. Que Dios cambie nuestro corazón. Roguemos al Señor.

Oremos por los grupos y organizaciones que trabajan por una nueva cultura basada en la solidaridad y en el respeto se vean apoyados y reconocidos. Roguemos al Señor.

Oración: Escúchanos, Padre, y danos tu apoyo permanente. Por Jesucristo.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Este pan y vino que te presentamos nos recuerda tu preocupación por cada uno de nosotros, por toda la humanidad, y lo ponemos ante Ti para que con ellos nos transformes en personas más cercanas y parecidas a Ti. PJNS.

 

 

PREFACIO

En verdad es justo y necesario

que te bendigamos a ti, Padre bueno,

que nos alimentas con tus dones.

Eres el pan que sacia,

la vida que se nos promete y que no acaba.

El sentido para cada uno de nosotros,

la fuerza que nos sostiene y afianza.

La apertura al mundo,

el canto de esperanza.

Por eso, unidos a todos los coros de los ángeles, cantamos sin cesar.

Santo, Santo, Santo...

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Nos hemos alimentado con tu pan de vida, Señor. Que tu alimento nos lleve a trabajar con sencillez y alegría profundas en la transformación del mundo según tu voluntad. Te lo pedimos por J. N. S.

 

 O esta otra

POSCOMUNIÓN. OREMOS. Después de haber celebrado esta Eucaristía, te damos gracias, Señor y te pedimos nos ayudes a ser transmisores fieles y alegres de este amor que de ti hemos recibido tan abundantemente, pues muchas personas necesitan de nuestro testimonio para curar sus heridas y experimentar tu cercanía. Te lo pedimos por JNS.

 

 

BENDICIÓN FINAL

 

DESPEDIDA

Solo el Padre nos puede acercar al Hijo, no le pongamos resistencias y escuchemos su Palabra para que alimentados por su Pan podamos amar a todos los que tenemos a nuestro lado cumpliendo su voluntad.

 

 

ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS

 

¡Ay, Espíritu Santo,
cómo te llegamos a entristecer!
Parece que sólo nos acordamos de ti
por Pentecostés
y que te reducimos a un fenómeno mágico,
espectáculo de luz y viento en el cenáculo.

Cuando de hecho hemos sido
marcados por ti desde el bautismo
y sellados en la confirmación.

Eres siempre en nosotros como una fuerza vital,
un impulso de crecimiento interior
y de salida hacia los demás.

Tú nos haces capaces
de vencer el mal con el perdón,
el desánimo con la esperanza,
el mal humor con una alegría serena.

Tú nos preservas del error,
del egoísmo y del conformismo.

Tú nos animas a buscar la verdad,
a amar sin esperar recompensa,
a encontrar la paz del corazón
y el camino de la vida
siguiendo los pasos de Jesús,
que nos lleva hacia el Padre.

 

 

 

 

Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

PPS Eucaristía