Inicio

J. A. Pagola

Homilías

Lecturas del día

El Día del Señor

Diapositivas Eucaristía

Contactos

 

 

José Antonio Pagola

Indice de publicaciones

 

 

 

Buenas Noticias

Te habla José A. Pagola

ConferenciasBerri Onak
Aprender a creerParábolas
Carta al Papa Francisco 
  

1.-  Red de evangelización: Buenas Noticias

 

 

Tiempo ordinario – Ciclo B


Ser cristiano en una cultura del ruido y de la superficialidad


La invasión de los «medios» abruma a los individuos, y la rapidez con que se suceden las noticias impide cualquier reflexión algo sosegada. El individuo vive saturado de información, reportajes, publicidad y reclamos.

El desarrollo de la telefonía móvil y la comunicación informática nos ha introducido de manera acelerada en una cultura nueva donde se impone lo virtual y la multiplicidad de contactos.

La seducción se está convirtiendo en el factor que tiende a regular el consumo, las costumbres, la educación y la organización de la vida. Esta lógica seductora y hedonista tiende a privilegiar el cuerpo y los sentidos, no el espíritu o la vida interior.

La dictadura de la moda: Se cambia de televisor o de coche, pero se cambia también de pareja y de manera de pensar. Nada hay absoluto. Todo es efímero, móvil e inestable. Crece la inconsistencia y la frivolidad. Lo inmediato prevalece sobre la fidelidad.

La cultura moderna se convierte así en una cultura de la «intrascendencia», que ata a la persona al aquí y al ahora, haciéndole vivir solo para lo inmediato, sin necesidad de abrirse al misterio de la trascendencia. Una cultura del «divertimiento» que arranca a la persona de sí misma, haciéndole vivir en el olvido de las grandes cuestiones que lleva en su corazón el ser humano.

No es fácil vivir el vacío que crea la superficialidad de la sociedad moderna. Sin vida interior, sin meta y sin sentido, el individuo queda a merced de toda clase de impresiones pasajeras. De este modo, busca experiencias que llenen su vacío o al menos lo hagan más soportable. Uno de los caminos más fáciles de huida es el ruido.

La persona superficial no soporta el silencio. Aborrece el recogimiento y la soledad. Lo que busca es ruido interior para no escuchar su propio vacío. Está lejos de aprender a entrar en sí mismo y crear el clima de silencio indispensable para reconstruir su mundo interior. Lo que busca es un ruido suave, un sonido agradable que le permita vivir sin escuchar el silencio.

José Antonio Pagola
Nueva etapa evangelizadora. 2. Anunciar a Dios como buena noticia
 

 

 

TIEMPO ORDINARIO CICLO B

 

PAN DE VIDA ETERNA

Domingo 18

ATRAÍDOS POR EL PADRE HACIA JESÚS

Domingo 19

ALIMENTARLOS DE JESÚS

Domingo 20

 

Domingo 21

   
   
   
   

 

 

 

BERRI ONAK

 

JESUS GURE JANARI
 

 

 

3.- CONFERENCIAS